16 Ene 2022 | 22:48

Líder en información económica del deporte

Competiciones

RPM Sports toma el control de las Titan Series tras recomprar el 50% de ASO

Para 2022, la compañía quiere avanzar en el continente americano, con una prueba en Baja California, y con otra en Asia. Durante el próximo curso, la empresa quiere duplicar su número de pruebas, hasta veinte eventos.   

RPM Sports toma el control de las Titan Series tras recomprar el 50% de ASO
En 2022, RPM Sports impulsará el segmento de los eSports.

Miquel López-Egea

22 dic 2021 - 05:00

RPM Sports suma y sigue. La empresa organizadora y gestora eventos deportivos, que el mes pasado cambió de manos, ha tomado el control de las Titan World Series tras recomprar el 50% de la joint venture que hasta ahora tenía con Amaury Sports Organisation (ASO), organizador del Tour de Francia, desde 2017 para organizar las Titan Series de ciclismo de aventura. El importe de la operación no ha trascendido.

 

Las Titan World Series engloban la Titan Desert de Marruecos, una carrera en Arabia Saudí y otra en Almería. La primera edición de la prueba se celebró en Marruecos en 2006 y después dio el salto a Cuba, bajo el nombre de Titan Tropic, hasta 2018. Para 2022, RPM quiere avanzar en el continente americano, con una prueba en Baja California, y con otra en Asia.

 

“La decisión se toma porque queremos dar más velocidad y tracción a nuestra estrategia de internacionalización del proyecto Titan World Series, por lo que teniendo el control lo podremos hacer más rápido”, señala Jesús García, consejero delegado de la compañía, a Palco23. “Es un driver de internacionalización es muy importante para nosotros, por lo que lo queremos gestionar”, añade.

 

 

 

 

RPM Sport continúa siendo socio de ASO, con la que comparte una unión temporal de empresas (UTE) para gestionar el Maratón y el Medio Maratón de Barcelona. También tiene los derechos del Dakar en España desde hace 25 años. 

 

En 2022, RPM Sports impulsará el segmento de los eSports. “Ya tenemos una unidad especializada en este segmento, pero estamos buscando oportunidades para ocupar el territorio con más legitimidad”, afirma el directivo. Actualmente, RPM tiene conversaciones abiertas con operadores del sector y en el primer semestre de 2022 espera anunciar una operación corporativa dentro de segmento

 

En total, la compañía duplicará el número de pruebas de 2021, situándose en torno a los veinte eventos, entre ellas, varias Étape du Tour, La Mussara o Non Stop Series. Además, para el próximo curso, la compañía desembarcará en segmentos como el gravel y el trail running.

 

 

 

 

Asimismo, RPM quiere implementar su presencia en el territorio maratón, running y abrir mercado en deportes de deslizamiento como el snowboard o el skate. “Es muy relevante este territorio para nosotros, queremos agrupar esta disciplina y lanzar alguna prueba para personas que quieran deslizarse por la nieve o el asfalto, por lo que lanzaremos alguna prueba con la idea de crecer bastante”, detalla García.

 

Con sede en L'Hospitalet de Llobregat, RPM-Sports organiza y gestiona eventos deportivos nacionales e internacionales, eventos corporativos multidisciplinarios y es propietaria de una editorial especializada en publicaciones deportivas y de motor en formato online y offline.

 

El mes pasado, García, el director general de RPM, Cristian Llorens, y Juan Draper, director general de Mktg, compraron la empresa a Dentsu Aegis Network en una operación de Management Buy Out (MBO). El hólding creado por los directivos es Experientia Sport & Entertainment.  En 2016, la firma japonesa Dentsu Aegis Network anunció la compra del grupo Alesport, fundado en 1975 por Jaime Alguersuari.   

 

Tras la transacción, la compañía ha mantenido sus oficinas, marcas y estructuras en Madrid y Barcelona, aunque el negocio de la capital ya se ha integrado en el de Barcelona. Actualmente la empresa tiene un acuerdo privilegiado con Dentsu y mantiene su editorial, apostando por una transformación digital, y su agencia de viajes.

 

 

 

 

Según los últimos datos disponibles, la empresa cerró 2019 con una facturación de 8,25 millones de euros, cuando contaba con 79 empleados y con unas pérdidas de 644.550 euros, un 70% menos que el curso anterior.

 

“Desde que tomamos la compañía la hemos puesto en beneficio, habiendo trasladado los eventos al último trimestre de 2021”, señala el directivo. García también subraya que “hemos demostrado que tenemos plena capacidad de implementar los retos que nos proponemos, aunque en este último trimestre se ha visto una gran variedad de eventos, que ha hecho que el mismo número de practicantes tuviera que dividirse en una oferta que se ha mutiplicado”.

 

A su parecer, esta situación se estabilizará en 2023, proporcionando “beneficios lógicos dentro de un resultado bruto de explotación (ebitda) razonable dentro del segmento del deporte”. Para este curso, la compañía no prevé alcanzar los números de antes del Covid-19, pero en 2022 prevé un incremento “considerable” gracias al aumento de número de eventos.