01 Dic 2021 | 02:03

Líder en información económica del deporte

Clubes

CF Intercity sigue el camino del Benfica y anota un gol en la historia del fútbol español

El club alicantino, que disputa la Segunda Rfef, se convertirá en el primer conjunto español en cotizar en bolsa a partir de hoy. Las acciones del club se venderán a 1,2 euros por título, tras recibir la validación de BME Growth.

CF Intercity sigue el camino del Benfica y anota un gol en la historia del fútbol español
En 2002 se creó el Stoxx Europe Football, un índice compuesto por veintitrés equipos de fútbol

Albert Ferrer

29 oct 2021 - 05:00

CF Intercity hace sonar la campana. El club alicantino, que milita actualmente en la nueva Segunda Rfef, sigue los pasos de otros clubes de la élite futbolística como el Benfica, Manchester United o Borussia Dortmund y salta al parqué. De este modo, el conjunto se convierte en el primer equipo español que cotiza en bolsa.

 

El club se financia con ampliaciones de capital de los propios accionistas. En la temporada 2020/2021, la entidad contaba con un presupuesto de 1,5 millones de euros, el mismo que para el presente curso. El consejo de administración de la empresa ha tomado como referencia para el inicio de la contratación de las acciones un precio de 1,20 euros por título, que coincide con el acordado en las últimas operaciones corporativas que ha llevado a cabo la compañía justo antes de su incorporación al mercado.

 

El Intercity, que es la decimotercera empresa que este año se incorpora a BME Growth (el antiguo Mercado Alternativo Bursátil), cuenta con un primer equipo masculino que compite en la Segunda División RFEF, un equipo femenino en Primera Regional Valenciana, un filial en Primera Regional, un equipo de fútbol playa que juega en la Liga Mediterránea y una escuela de fútbol base en San Juan.

 

El club alicantino se convierte así en la tercera compañía que se incorpora a BME Growth desde el Entorno Pre-Mercado. Este programa de BME acompaña a las empresas en su camino hacia los mercados de valores con formación y ayuda en su adaptación para poder dar el salto en condiciones más favorables.

 

 

 

 

El conjunto de Segunda Rfef no es el primer club que se encuentra en el mercado de valores, pues hay que remontarse a 1983 para encontrar el primer equipo de fútbol que hiciese sonar la campana. Por aquel entonces, el Tottenham Hotspur inglés se convirtió en el conjunto inicial de todo el mundo cuyas acciones cotizasen en bolsa, con el objetivo de hacer frente a sus deudas, que superaban la cifra de 900 millones de pesetas tras construir una nueva tribuna en su estadio, White Hart Lane.

 

Tras la creación de la nueva competición inglesa en 1992, la Premier League, una decena de clubes británicos y escoceses comenzaron a cotizar en bolsa, si bien hoy en día únicamente el Manchester United es el único conjunto que está presente en el parqué, aunque en el de Nueva York.

 

A estos clubes les siguieron otras grandes instituciones europeas como el Olympique de Lyon, AS Roma, SS Lazio, Juventus de Turín, Benfica o Borussia Dortmund. La gran mayoría de ellos continúan hoy día cotizando en bolsa, si bien el Manchester United sigue siendo el más poderoso de todos.

 

Debido al boom generado a finales de siglo entre los clubes europeos por salir al parqué y poder contar con el respaldo económico suficiente para llevar a cabo distintas acciones que requerían de un músculo económico potente, en 2002 se creó el Stoxx Europe Football, un índice compuesto por veintitrés equipos de fútbol.

 

 

 

 

En él figuran cinco clubes de Dinamarca, cuatro de la liga turca, tres de Portugal e Italia, dos equipos de la Premier League, uno de la liga de Suecia, otro de la Bundesliga, un club de Polonia, un equipo de fútbol de Macedonia, otro de la liga holandesa, y un club de la Ligue-1.

 

Según la revista Forbes, España cuenta con dos de los tres clubes más ricos del mundo, FC Barcelona y Real Madrid. Pese a contar con un respaldo económico holgado, ambos clubes no cotizan en bolsa. En la década de 1990, cuando imperaba una fuerte crisis económica en el fútbol español, se decidió implantar las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), y todos los clubes que tuviesen pérdidas los cuatro años anteriores estaban obligados a reconvertirse. FC Barcelona, Real Madrid, Athletic Club y CA Osasuna fueron los únicos equipos que no tenían pérdidas y, actualmente, siguen sin reconvertirse a SAD, un requisito indispensable para poder cotizar en bolsa. Asimismo, el alto nivel de endeudamiento que han tenido los equipos españoles estos últimos años es otro freno para saltar al parqué, ya que para entrar en bolsa se exigen tres años consecutivos de beneficios, algo que no sucede con Barça ni Madrid.