19 May 2022 | 03:50

Líder en información económica del deporte

Fitness

Fernando Torres logra un nuevo socio para impulsar su negocio de gimnasios

La cadena del delantero del Atlético de Madrid amplía capital en 800.000 euros con la entrada de un nuevo accionista. Los recursos se destinarán a inaugurar el tercer club de Nine Fitness.

Patricia López

22 mar 2018 - 04:59

Fernando Torres contará con el apoyo de un nuevo socio para acelerar el crecimiento de Nine Fitness

 

 

Fernando Torres quiere seguir impulsando su cadena de gimnasios, y ha decidido asociarse con un inversor para hacerlo. El delantero del Atlético de Madrid ha abierto la puerta del accionariado de Nine Fitness a un nuevo socio, que ha entrado en el capital con una inversión de 800.000 euros según ha podido saber Palco23. Fuentes de la compañía explican que estos recursos se destinarán a la apertura del tercer club de la empresa, que este año abrirá en el centro comercial El Deleite de Aranjuez (Madrid), como ya adelantó este diario.

 

La empresa prevé invertir 1,6 millones de euros en el nuevo club, que contará con 2.000 metros cuadrados y, si se cumplen las previsiones, se inaugurará durante este año. Los planes de Torres y su nuevo aliado, cuya identidad no ha trascendido, van más allá. Fuentes de la compañía han confirmado a Palco23 que el nuevo socio les “acompañará en futuros proyectos”, por lo que la empresa seguirá contando con su apoyo financiero.

 

Más allá del proyecto en Aranjuez, la intención de la cadena es continuar creciendo en Madrid y tratar de replicar el modelo a otras ciudades de España. “Estamos barajando la posibilidad de otra apertura en la Comunidad Madrid para finales de 2018 y diferentes posibilidades en todo el territorio nacional para 2019”, ha explicado en Óscar Meléndez, consejero delegado.

 

 

 

 

Esta ampliación de capital no provoca la pérdida de control de Torres, que se mantiene como socio mayoritario de Nine Fitness. A punto de cumplir cuatro años en el sector, la cadena cuenta ya con dos instalaciones en el centro de Madrid y en Pinto. La primera, ubicada en el número 3 del Paseo Acacias, cerca de la Estación de Atocha, cuenta con 3.000 metros cuadrados. La segunda se encuentra en el centro comercial Plaza Éboli, y dispone de 2.500 metros cuadrados. Ambos están equipados con Matrix y Technogym, sus dos proveedores de equipamiento.

 

La dirección no ha hecho pública su facturación de 2017, pero según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, en 2016 la empresa logró una cifra de negocio de 1,5 millones de euros, un 4,7% más que en 2015. Durante aquel ejercicio la empresa dejó atrás los números rojos y entró en beneficios, con un resultado neto de 182.588 euros. El jugador decidió destinar ese importe a compensación de las pérdidas de ejercicio anteriores, que en 2015 fueron de 268.623 euros.

 

 

 

 

Uno de los gastos en los que recortó Nine Fitness fue el de personal, con una reducción del 9,2%, hasta 817.202 euros, debido a que la plantilla se redujo hasta cuarenta personas entre personal fijo y temporal, cuatro profesionales menos que el año anterior. Para mantener su operativa, se amplió la deuda a largo plazo un 49,9%, hasta 399.992 euros, por un préstamo de Banco Santander. Por otro lado, firmaron un millón de deuda con otras empresas del grupo en 2013, año en que se fundió la cadena.

 

Fernando Torres no es el único deportista de élite que ha apostado por la industria del fitness para hacer negocio más allá del campo de fútbol. Cristiano Ronaldo siguió sus pasos cerrando un contrato para ceder su imagen a la cadena estadounidense Crunch Fitness, que ya dirige dos gimnasios en la capital. Aitor Ocio, exjugador del Athletic Club, ha inaugurado su tercer club en el País Vasco y Rafinha es socio inversor de Templun BCN, un gimnasio de artes marciales.