Líder en información económica del deporte

Fitness

Brooklyn Fitboxing prevé rebasar los 200 gimnasios y facturar 40 millones en 2023

La cadena estima que, sólo en España, puede contar con hasta 250 gimnasios. En Cataluña, concretamente, con su modelo de poblaciones de como mínimo 30.000 habitantes, puede llegar a operar con hasta cincuenta gimnasios. 

Brooklyn Fitboxing prevé rebasar los 200 gimnasios y facturar 40 millones en 2023
La cadena estima que el punto de equilibrio se consigue con entre 150 socios y 170 socios, que se alcanzan en un máximo de tres meses, mientras que la inversión se recupera a los dos años, con unos ingresos objetivos de entre 15.000 euros y 25.000 euros a

Miquel López-Egea

11 nov 2022 - 05:00

Brooklyn Fitboxing acelera. La compañía española de centros de boxeo sin contacto espera disparar su volumen de negocio un 34% en 2023, hasta, como mínimo, cuarenta millones de euros más que duplicar el resultado de 2019, según ha explicado Alberto Campo director de desarrollo de negocio de la compañía.

 

Fundada en 2014, la empresa espera alcanzar 200 gimnasios a escala global en el próximo ejercicio. Actualmente, la cadena cuenta con 170 gimnasios y abrirá otros veinte en los próximos meses. La cadena estima que, sólo en España, puede contar con hasta 250 gimnasios. En Cataluña, concretamente, con su modelo de poblaciones de como mínimo 30.000 habitantes, puede llegar a operar hasta cincuenta gimnasios.

 

Brooklyn Fitboxing, que opera a través de franquicias, cuenta con más de 50.000 usuarios y está presente en ocho mercados internacionales:  Bélgica, Rusia (donde mantiene la actividad pese al estallido de la guerra en Ucrania), Italia, Irlanda, Colombia, Perú, Argentina y Portugal. En breves desembarcará con un centro en París (Francia) y otro en Berlín (Alemania).

 

 

 

 

A largo plazo, la cadena se plantea desembarcar en otros mercados como Reino Unido, Brasil, México y Estados Unidos, pero antes quiere consolidar su presencia en los mercados actuales. En el mercado italiano y en el argentino, cuenta con siete centros en cada uno, mientras que, en Portugal, opera con cinco gimnasios.

 

“Éxito como tal sólo hemos tenido en España; Milán está siendo un éxito, que ya está en el ‘top 10’ de facturación, e, Italia, Alemania y Portugal son la prioridad internacional”, asegura Campo.

 

La cadena, que ha optado por no subir precios en los últimos meses, tiene un ticket medio de 60 euros y opera dos modelos, uno de entre 100 metros y 150 metros cuadrados y otro de entre 150 metros cuadrados y 250 metros cuadrados.

 

 

 

 

El modelo más pequeño, pensado para localidades de menos de 100.000 habitantes, requiere una inversión inicial de 125.000 euros y permite hasta 16 sacos de boxeo, mientras que el modelo de mayor tamaño requiere una inversión de 200.000 euros con hasta 24 sacos de boxeo.

 

Brooklyn Fitboxing alcanza un acuerdo con sus franquiciados de siete años y después se renueve cada tres años, con dos trabajadores por centro, un entrenador y un club manager. En total, la cadena tiene ochenta empleados. El cánon de entrada es de 25.000 euros y el coste de 24 sacos requiere otros 25.000 euros, aunque la mayor inversión es para las reformas, que se puede situar en unos 130.000 euros en función del local.

 

 

 

 

El royalty mensual es del 7% de las ventas, mientras que otro 1% de ellas se destina a la responsabilidad social corporativa. En total, el gasto mensual de un centro asciende a 8.500 euros, siendo el personal la mitad del gasto.

 

La cadena estima que el punto de equilibrio se consigue con entre 150 socios y 170 socios, que se alcanzan en un máximo de tres meses, mientras que la inversión se recupera a los dos años, con unos ingresos objetivos de entre 15.000 euros y 25.000 euros al mes.

 

“Tenemos muy poca exposición a la factura energética, de cara a la expansión nos puede afectar el entorno económico actual porque les cuesta más entrar en un negocio”, asegura Campo.

 

En marzo del año pasado, la compañía levantó diez millones de euros en su primera ronda de financiación liderada por el grupo de inversores Civis. Con esta operación, José Múgica, ex consejero delegado de Ecoalf, y Frédéric Gilg, socio de GA Partners, pasaron a formar parte del consejo de la compañía.