05 Jul 2022 | 02:33

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Las traineras se adueñan de las aguas de Cantabria tras duplicar licencias federativas

Un deporte que nació de la mano de pescadores de sardina, navegando hacia el puerto para vender a mejor precio su producto, subsiste en Cantabria; donde ha aumentado sus licencias en los últimos cinco años, hasta llegar a mil.

Las traineras se adueñan de las aguas de Cantabria tras duplicar licencias federativas
En Cantabria hay mil federados que compiten en los torneos de traineras y en los últimos cinco años ha duplicado su número de licencias.

Albert Martínez

30 may 2022 - 05:00

Las traineras navegan por las revueltas aguas de Cantabria. Este deporte autóctono del norte de España nació en el mar Cantábrico en la segunda mitad del Siglo XIX, originalmente como una carrera de pescadores de sardinas: el primero que llegara remando a la costa con el producto, vendía a mejor precio el pescado. De esta forma, se inició una competición entre cofradías y villas marineras de la región que dio lugar a lo que hoy conocemos como campeonato de traineras y cuenta con hasta mil licencias deportivas.

 

Las traineras son embarcaciones estrechas y largas, que pueden alcanzar gran velocidad. Cuando el tratado de Utrech prohibió a embarcaciones balleneras y barcos de altura pescar en el mar del norte, la trainera apareció como alternativa, ya que permitía pescar sardinas. Las primeras regatas se llevaron a cabo en Santander y San Sebastián; y ya en 1920 se escribió una primera reglamentación.

 

El equipo con más tradición en las traineras es la SDR Pedreña, que cuenta con 600 socios y un centenar de licencias deportivas. El 40% de las licencias pertenecen a menores de 18 años, ya que es el primer deporte que aprenden los niños en el pueblo. “Si te fijas en las fichas técnicas de todas las plantillas de la historia del club, observas que los apellidos de los deportistas se repiten cada 30 años: este es un deporte que pasa de padres a hijos”, declara Beatriz Gelpi, asesora externa de la entidad.

 

La SDR Pedreña es un club con sede en la pedanía de Pedreña, del municipio de Marina de Cudeyo, en Cantabria; y cuenta con poco más de 5.000 habitantes. “Pese a la fuerza de la tradición, el club también impulsa actividades en la escuela del pueblo, enseñando a los niños mayores de diez años los movimientos de los remos y impulsando la práctica de este deporte desde las edades más jóvenes”, afirma Gelpi.

 

 

Iniciarse en las traineras requiere de una inversión inicial superior a otros deportes, como el fútbol o el baloncesto. Al ser un deporte autóctono de la región Cántabra, está protegido por la comunidad, que ofrece una subvención de 200.000 euros al año al impulso de las traineras. Cada embarcación trainera cuesta 40.000 euros y cada palamenta 10.000 euros, a lo que hay que sumarle el desplazamiento de deportistas y embarcaciones por todo el litoral. Para ello, la Federación Cántabra de Remo (FCR) subvenciona a casi todos los clubes para sufragar los gastos de desplazamiento. Por otra parte, los ayuntamientos que cuentan con clubes que disputan el campeonato de traineras, ofrecen entre 30.000 euros y 70.000 euros para la actividad deportiva y el mantenimiento de las instalaciones.

 

En Cantabria hay mil federados que compiten en los torneos de traineras y en los últimos cinco años ha duplicado su número de licencias. La previsión es que a finales de 2024 ya alcancen los 1.600 federados. Teniendo en cuenta que la comunidad cántabra cuenta con medio millón de habitantes, es la región de España con mayor porcentaje de deportistas de traineras, superando a Galicia y al País Vasco.

 

Para impulsar la base de las traineras en Cantabria, la FCR cuenta con una subvención que premia la participación de la base en las regatas; y cuantos más participantes ofrece un club, mayor es el dinero recibido. Por otra parte, la Federación también cuenta con un programa de tecnificación, que ofrece 20.000 euros a los mejores deportistas de traineras de la base, con el objetivo de la mejora deportiva a través de entrenamientos específicos.

 

Las traineras apenas aparecen en televisión. En la década de 1980, Radio Televisión Española (Rtve) emitía campeonatos en La 2, pero, con el paso del tiempo, las emisiones fueron reduciéndose, hasta que lentamente desaparecieron. En algunos canales autonómicos del norte de España, como la ETB del País Vasco o la televisión gallega, las traineras aparecen de vez en cuando, sin embargo, en Cantabria no hay ningún acuerdo televisivo. “Este año intentamos ofrecer los campeonatos por streaming, pero cada retransmisión tenía un coste de 20.000 euros, lo que nos parecía inasumible”, declara Víctor Canal, presidente de la FCR, a Palco23.

 

 

Los clubes de traineras cuentan con presupuestos más elevados de lo que en primera instancia pudiera parecer, ya que las embarcaciones son muy costosas y hay que equipar a los veinte deportistas que suelen componer un equipo profesional. “Los más humildes cuentan con 80.000 euros para todo el año, los medianos 350.000 euros de presupuesto y los más grandes, como Hondarribia o CRO Orio pueden alcanzar los 700.000 euros”, afirman fuentes del sector a Palco23.

 

“Ningún deportista de traineras vive de esto, como mucho dos o tres entrenadores en toda España, no más”, afirma el presidente de la FCR. Sin embargo, la SDR Pedreña se encuentra en un proceso de profesionalización de sus estructuras. La Junta Directiva ha externalizado los servicios de comunicación y asesoramiento profesional en la gestión, para poder cuadrar cuentas a final de temporada.