30 Jun 2022 | 15:44

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La F1 vuelve a Barcelona y recupera la normalidad con un retorno económico de 163 millones

El trazado ha invertido seis millones de euros en la remodelación del paddock, la seguridad en pista y la valla del pit-lane, entre otros. Barcelona abrirá un village en el Port Vell para exprimir el negocio del automóvil.

La F1 vuelve a Barcelona y recupera la normalidad con un retorno económico de 163 millones
La organización prevé que los aficionados que se acerquen al Circuit (tanto locales como extranjeros) dejen un gasto por persona mil euros

A. Ferrer

20 may 2022 - 05:00

La Fórmula 1 regresa a Barcelona, recuperando la normalidad dos años después. El Gran Premio de España de Fórmula 1 apaga los semáforos y echa a rodar con la presencia del 100% público en las gradas. Por ello, la capital catalana prevé percibir a lo largo del fin de semana, un impacto económico de 163 millones de euros, según estimaciones de la organización.

 

Con una capacidad de más de 140.000 espectadores, el trazado catalán colgó el cartel de sold-out unas semanas después de poner las entradas a la venta. El Circuit de Catalunya colocó las entradas por un precio de salida de 65 euros la más barata, que se elevó a 2.200 euros para aquellas que sean Corporate lounge pass (con servicio VIP, cáterin y aparcamiento incluido).

 

La organización prevé que los aficionados que se acerquen al Circuit (tanto locales como extranjeros) dejen un gasto por persona mil euros, con un gasto total de 28 millones de euros. Aunque la Fórmula 1 será el gran atractivo del fin de semana, en el trazado de Montmeló también se verán eventos de Fórmula 2, Fórmula 3 y World Series.

 

Por tanto, la edición de este curso será la más similar a la de 2019, cuando se llevó a cabo la última carrera con total normalidad. En 2020, el evento se tuvo que disputar a puerta cerrada por el coronavirus, y en la edición anterior sólo mil espectadores abonados del trazado pudieron entrar a ver la carrera desde la tribuna principal.

 

 

 

 

A finales de 2021, la Generalitat de Catalunya autorizó a la sociedad Circuits de Catalunya renovar su contrato tanto con la Fórmula 1 como con MotoGP hasta 2026. Esta renovación va ligada a un replanteamiento de la infraestructura, que, según el director general del trazado, Josep Lluís Santamaría, “necesitaba una transformación para estar a la vanguardia del resto de circuitos”.

 

Por ello, el trazado barcelonés se marcó un plan de inversiones a medio plazo por valor de 25 millones de euros hasta 2025. Hace dos meses el Circuit de Catalunya llevó a cabo la primera de las reformas por un importe de seis millones de euros, donde se acometió una reforma del paddock, la seguridad en pista y otras instalaciones, como el podio o la valla del pit-lane.

 

Está previsto que, una vez finalizado el GP de España, en junio de comienzo la segunda fase de las obras, cuya finalización llegará a finales de año tras una inversión de cuatro millones de euros. En este caso, se cambiará el sistema de las instalaciones eléctricas, del sistema de aguas y el sistema de fibra, para que todo pase a ser subterráneo.

 

 

 

 

De cara a los próximos tres años, el Circuit ejecutará renovaciones e inversiones de mayor calibre, que afectarán a los boxes de empresas, la instalación de la red 5G en todo el circuito y la instalación de placas fotovoltaicas para albergar edificios autosuficientes. La inversión destinada superará los diez millones de euros.

 

Para el ejercicio en curso, Circuits de Catalunya cuenta con un presupuesto 50,9 millones de euros. La sociedad prevé cerrar el ejercicio correspondiente a 2021 con pérdidas de 1,34 millones de euros, que se elevarán a 2,16 millones de euros en 2022.

 

Para poder acoger la carrera de Fórmula 1, el circuito debe pagar un canon de 22 millones de euros a Liberty Media, empresa propietaria de Fórmula One Group. La propiedad del circuito se divide en tres: la mayor parte pertenece a la Generalitat de Catalunya, que controla el 76,38%; el Reial Automòbil Club de Catalunya (Racc), que posee un 15,75%, y el Ayuntamiento de Montmeló, con un 7,87%.