Líder en información económica del deporte

Competiciones

Ironman recupera el negocio pre-Covid y prevé crecer a través de las compras

El objetivo de la compañía pasa por seguir potenciando la zona del sur de Europa (Italia o Portugal), con la suma de nuevas competiciones. Ironman abrió un centro estratégico en Andorra para acoger todo tipo de eventos de montaña.

Ironman recupera el negocio pre-Covid y prevé crecer a través de las compras
De media, el perfil de usuario es una persona con una renta de entre 70.000 euros y 90.000 euros anuales

A. Ferrer

14 mar 2022 - 09:30

Ironman llega a la línea de meta. La principal gestora de triatlones en el mundo ha recuperado la cifra de negocio prepandemia en 2021 tras haber llevado a cabo 21 eventos en España, una cifra que se elevará a 23 en 2022. En 2019, el grupo facturó once millones de euros en el territorio, es decir, un 44% del negocio de la compañía estadounidense en Europa.

 

“Con el proyecto de la Ultra-Trail de Montblanc (Utmb) nos damos cuenta de que las grandes competiciones las tenemos en Europa, concretamente en el sur, nuestra zona”, explica a Palco23 Agustí Pérez, director general de Ironman en España, Portugal, Italia y Andorra.

 

La compañía abrió una nueva sede en Andorra en el año de la pandemia, desde donde se organizan hasta cinco eventos anuales en el país pirenaico, ingresando cerca de 1,5 millones de euros anualmente del Gobierno de Andorra. La estrategia para el conjunto del mercado europeo es seguir creciendo a través de las compras de otras competiciones, que pasarían a formar parte del paraguas de Ironman.

 

Con sede en Florida (Estados Unidos), Ironman llegó a España con la constitución de una sociedad en 2014, comprando la compañía organizadora del triatlón de media y larga distancia de Calella (Barcelona). La empresa divide sus distintas subsidiarias en continentes y, dentro de estas, en regiones.

 

La división del sur de Europa, que se controla desde España, cuenta con una plantilla de prácticamente treinta personas encargadas de organizar los eventos. Durante cada evento, sumando empresas colaboradas y voluntarios, la empresa puede llegar a mover mil personas.

 

 

 

 

Organizar un triatlón de larga distancia cuesta, de media, un millón de euros. Los ingresos por inscripciones generan el 70% del total de los ingresos, mientras que el 30% restante corresponde a los patrocinios y a los contratos con las ciudades. Habitualmente, la media de inscritos en un maratón de larga distancia es de 2.900 participantes que pagan una media 550 euros de inscripción, mientras que para el Ironman 70.3, tiene una media de 2.400 inscritos que pagan 260 euros de media.

 

De media, el perfil de usuario es una persona con una renta de entre 70.000 euros y 90.000 euros anuales. Más del 80% de los inscritos son de fuera del país, sin contar los tres acompañantes de los corredores, que, tras pernoctar entre cinco y seis días de media, suponen un retorno económico de cerca de veinte millones de euros.

 

A finales de marzo de 2020, Wanda Sports vendió Ironman al grupo norteamericano de entretenimiento Advance, dueño de Condé Nast y accionista de referencia de Discovery Communications, por 730 millones de dólares.

 

“La nueva propiedad apuesta por diversificar y trata de expandir la marca a otro tipo de carreras”, señala el ejecutivo. En este sentido, la propiedad de Ironman ha salido de compras y en los últimos meses ha adquirido competiciones como la 4Islands MTB Stage Race, Gravel Epic, Hate Route o la aplicación de entrenamiento ciclista FulGaz.