28 May 2022 | 16:46

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Camino a Pekín 2022

De Milán 2026 a la candidatura de los Pirineos: los Juegos de invierno más allá del Covid-19

La ciudad italiana se prepara para recoger el testigo de Pekín 2022, Juegos en los que se ha realizado una inversión de 84.000 millones de euros para construir y promover la industria de los deportes de nieve entre sus ciudadanos.

De Milán 2026 a la candidatura de los Pirineos: los Juegos de invierno más allá del Covid-19
Para aumentar el alcance de Milán 2026, el COI ha incorporado al esquí de montaña

A.Ferrer

04 feb 2022 - 05:00

Los Juegos de Invierno Milán-Cortina D’Ampezzo 2026 buscan parecerse a los de Pyonchang 2018, los últimos Juegos de Invierno sin Covid-19. En las dos últimas citas olímpicas (Tokio 2020 y Pekín 2022), la ausencia del público general ha reportado una importante merma de ingresos, tanto para la organización del evento como para el Comité Olímpico Internacional (COI), que encara el futuro con el objetivo de celebrar los próximos Juegos de Invierno “con total normalidad”.

 

El evento que se celebrará en Italia dentro de cuatro años será el encargado de recoger el testigo de Pekín 2022, donde se han invertido 84.000 millones de euros para construir las infraestructuras necesarias para llevar a cabo el evento y, al mismo tiempo, promover la industria de los deportes de nieve entre sus ciudadanos.

 

A mediados de 2019, el COI eligió como sede de los Juegos de Invierno de 2026 a la candidatura formada por Milán-Cortina D’Ampezzo por delante de la opción sueca, integrada por Estocolmo-Are.

 

Los Juegos de Invierno 2026 serán los cuartos que se disputen en territorio transalpino, después de los de invierno de 1956 (también en Cortina), verano de 1960 (Roma) y los de invierno 2006 (Turín).

 

Con un presupuesto estimado de 3.900 millones de euros, la competición invernal ha desgranado algunas de sus partidas: 65 millones de euros para la remodelación de las pistas de bobseligh, nueve millones de euros para nuevos teleféricos o diez millones de euros para la remodelación de las rampas de salto de esquí.

 

Para aumentar el alcance de Milán 2026, el COI ha incorporado al esquí de montaña, modalidad que estará compuesta por una prueba de sprint masculino y femenino (individual) y un relevo mixto. La incorporación de este deporte se debe, en parte, a la notoriedad que obtuvo en los Juegos Olímpicos de la Juventus de Invierno de Lausana 2020, además de ser un deporte particularmente popular en Italia.

 

 

 

 

De cara a los Juegos de Invierno de la próxima década (2030), Aragón y Cataluña presentaron una candidatura conjunta para ser la sede del evento, que, en un principio, debería celebrarse en los Pirineos.

 

Tras las discrepancias surgidas en los últimos meses entre la Generalitat de Catalunya y el Gobierno de Aragón por el grado de protagonismo que debe tener cada territorio, se prevé que ambos gobiernos terminen llegando a un acuerdo para presentar formalmente al COI la candidatura, que ha sido respaldada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Comité Olímpico Español (COE).

 

En la carrera para albergar los Juegos de Invierno también se encuentran Sapporo (Japón), que ya se presentó para albergar los Juegos de 2026, Salt Lake City (Estados Unidos), que dispondrá de un presupuesto cercano a 2.000 millones de euros y Vancouver-Whistler (Canadá), sede de los Juegos de invierno de 2010.