Líder en información económica del deporte

Competiciones

Camino a Pekín 2022

Olmo Hernán (Rfedi): “Hay que conseguir una experiencia parecida a la de la Fórmula 1”

Según el director general de la Real Federación Española de Deportes de Inviernno, la entidad debe saber aprovechar el impulso que ha supuesto la pandemia para los deportes al aire libre y realizar un trabajo pedagógico.

Olmo Hernán (Rfedi): “Hay que conseguir una experiencia parecida a la de la Fórmula 1”
"Sería ideal que hubiera coordinación de administraciones"

Miquel López-Egea

04 feb 2022 - 05:00

Mejorar la experiencia, entender el producto, adaptar el formato y acercarse a la afición. Esta es la receta de la Real Federación Española de Invierno (Rfedi) para mantener y aumentar el engagement de la afición con los deportes de invierno. Según Olmo Hernán, director general de la federación, la entidad debe saber aprovechar el impulso que ha supuesto la pandemia para los deportes al aire libre y se tiene que hacer un trabajo pedagógico para darles valor.

 

El directivo sostiene que la administración “Hace lo que puede en un país que nunca ha terminado de creer que puede hacer grandes cosas en los deportes de invierno” y recuerda que habría que cambiar la política de subvenciones de “café para todos” y repartirlas en función de los posibles resultados deportivos. 

 

La Rfedi terminó 2021 con unos 4,4 millones de gasto, un 20% más que el año anterior a causa de la partida destinada a los Juegos Olímpicos y por las competiciones que no se pudieron disputar en el año del Covid-19. La entidad ha salvado los números negros tras recibir una subvención extraordinaria del Consejo Superior de Deportes que ha cubierto los gastos.

 

 

Pregunta: Los Juegos Olímpicos volverán a estar marcados por la pandemia, ¿cómo afecta a los deportes de invierno tener que competir a puerta cerrada?

 

Respuesta: Quita esplendor y espectáculo, pero las adaptaciones  tecnológicas aportarán una nueva visión. Se aprovechará no tener una gran afluencia para dar mejor visibilidad y más impacto de los eventos a través de una producción televisiva interesante.

 

 

P.: Los deportes de invierno y los deportes outdoor se han popularizado tras la pandemia, ¿se mantiene el empuje?

 

R.: La gente se ha dado cuenta de que hay una maravilla que son las montañas y los deportes de nieve. Se está viendo en las cifras de los clubes, de las federaciones y de las estaciones. La montaña es un lugar seguro. Como federación, tenemos que aprovechar el impulso que nos supone estar en esta situación favorecedora. Queremos sacar partido a que la gente esté interesada en los deportes de nieve.

 

 

P.: Uno de los retos que tienen es mejorar en cuanto a audiencias, ¿hasta qué punto los Juegos Olímpicos son esenciales para lograrlo?

 

R.: Son el highlight cada cuatro años. Permite llegar a gente que no conoce a los deportes de invierno, que están en la ciudades y no son de nuestro nicho de interés. Los Juegos son importantes porque cuentan historia de deportistas y de iconos. Los Juegos nos posicionan ante las personas a las que no llegamos en el día a día. Aunque el horario de transmisión será un hándicap. Pero contamos con formatos compactos y redes sociales.

 

 

 

 

P.: ¿Las audiencias de estos deportes podrían sobrevivir sin esta cita?

 

R.: La Copa del Mundo tiene una audiencia considerable, pero los Juegos ayudan a llegar a países que no ven asiduamente estos eventos. Los Juegos sirven para descubrir nuevas disciplinas. Pero la audiencia es estable todos los años.

 

 

P.: ¿Cómo se puede mantener el engagement por estos deportes una vez terminado el evento?

 

R.: Lo intentamos de muchas maneras: acercando y explicando las normas, poniendo en valor la dificultad de las pruebas y los trucos o de la velocidad. Hay mucho trabajo pedagógico para darle valor. Hay que contar las historias de los deportistas y se tiene que ver su esfuerzo, para que el público empatice con ellos. Un sentimiento de equipo puede reforzar o incluso mejorar los resultados. Este año hay más interés en los Juegos. Se percibe.

 

 

P.: España sumó dos medallas en los últimos Juegos, ¿es necesario tener figuras como Lucas Eguibar o Queralt Castellet para aumentar la demanda de estos deportes?

 

R.: Con Paco Fernández Ochoa cambió la tendencia. Queralt y Lucas tienen un impacto sobre los niños y animan a que muchos puedan ver que se puedan dedicar a ello, en lugar de jugar al fútbol, como hacen el 90% de sus compañeros. Por eso trabajamos.

 

 

P.: ¿Ha evolucionado la demanda de deportes de invierno tras haber reconocido a las modalidades freestyle como olímpicas?

 

R.: Fue muy inteligente. Hay estaciones que incluso tienen un 40% de practicantes de freestyle. Los snowparks antes eran marginales. Se ha logrado generar interés entre las nuevas generaciones. En la Rfedi lo supimos ver, cambiamos la inversión y apostamos por ello. Fuimos hábiles y ahora tenemos deportistas con opción a medalla. Tenemos cuatro veces más presupuesto en snowboard y el freestyle no existía.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo se puede aumentar el espectáculo de los deportes de invierno?

 

R.: Tenemos que adaptar los formatos a los jóvenes, hay que pensar cómo consumen y adaptar la oferta. El deporte debe ser espectacular y tener un formato de competición que haga mantener el interés. También se tiene que entender. Los deportes de invierno tienen que tener una experiencia parecida a la de la Fórmula 1.

 

 

P.: ¿Cómo valora el papel de la administración en cuanto a las aportaciones que realizan tanto a la federación como en becas a los deportistas?

 

R.: Hace lo que puede en un país que nunca ha terminado de creer que puede hacer grandes cosas en los deportes de invierno. Hace falta que alguien de alto nivel se de cuenta de que en España hay mucho interés y mucha cultura de nieve. Falta un plan estratégico para entender que son un motor económico en zonas de montaña.

 

 

P.: ¿Cómo puede afectar al deporte si España se queda fuera del medallero en cuanto al reconocimiento mediático e institucional?

 

R.: La medalla la necesita el deportista porque la merece. Seguramente no tener medalla generará alguna duda sobre el proyecto, pero los deportistas han demostrado en Copa del Mundo que están ahí, incluso los jóvenes. El trabajo está hecho. Una medalla genera impacto positivo, pero también hay un plan si volvemos sin ellas.

 

 

 

 

 

P.: Con las dos medallas obtenidas en Pyeongchang 2018, ¿cómo ha evolucionado el patrocinio en el último ciclo olímpico?

 

R.: Positivamente. Hemos tenido muchas buenas noticias gracias a los éxitos deportivos y a una gestión estable y transparente. Se han acercado patrocinadores que nunca habían tenido interés. Audi incluso ha incrementado su ayuda y Movistar ha buscado impacto en la base.

 

 

P.: ¿En qué país se debe fijar España para crecer en este deporte?

 

R.: Sería necesario hacer un análisis de las opciones de medalla y de los resultados más probables en big data, e ir a por ello. A veces pensamos en el café para todos y que todos tengamos ayuda, pero hay que buscar hacerlo mejor que otros países. Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Países Bajos tienen proyectos y planes estratégicos en alto nivel: han hecho selección de las actividades en las que pueden tener más posibilidades y han puesto los recursos ahí. Han apostado con cabeza.

 

 

P.: ¿España necesita unos Juegos de Invierno?

 

R.: Sí. Y podemos demostrar al mundo que somos capaces. Veremos si nos toca en 2030 o más adelante.

 

 

 

 

R.: ¿Cómo afecta la falta de acuerdo entre instituciones para celebrarlos?

 

R.: Sería ideal que hubiera coordinación de administraciones, pero hay voluntad por parte de todos. Los pequeños detalles internos se pueden resolver y reconducir

 

 

P.: España cada vez está ganando más relevancia en deportes de invierno por la evolución de sus infraestructuras pero, ¿el país cuenta actualmente con las infraestructuras necesarias para desarrollar los deportes de invierno?

 

R.: Tenemos grandes estaciones con grandes inversiones e incluso hay selecciones que vienen a entrenar. Pero habría que hacer una adaptación. Tenemos instalaciones excepcionales para competir. En el campo de los saltos de esquí habría que buscar una solución, pero esta se prevé. 

 

 

P.: ¿La dependencia de las estaciones del sector público influye negativamente en el desarrollo de los deportes de invierno?

 

R.: No veo grandes diferencias. Hay una calidad común y hay una gran sensibilidad en hacer competiciones y acercar a los niños a la base. El que esquía con ocho años, será un cliente en treinta años.