30 Jun 2022 | 09:59

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Turismo de aventura y nuevas tiendas: ¿qué debe hacer el ‘outdoor’ acercarse a los nuevos consumidores?

La tercera jornada de la Outdoor by Ispo puso el foco sobre el rol que jugarán los puntos de venta a nivel mundial y el binomio que deben formar junto con el turismo como los principales vehículos transformadores del sector.

Álvaro Carretero

03 jul 2019 - 04:56

La tercera jornada de la Outdoor by Ispo puso el foco sobre el rol que jugarán los puntos de venta a nivel mundial y el binomio que deben formar junto con el turismo como los principales vehículos transformadores del sector.

 

 

El futuro del retail especializado en deportes al aire libre, a debate. Después de que la escalada y la sostenibilidad prácticamente monopolizasen la conversación en las dos primeras jornadas de la Outdoor by Ispo, el tercer día esta derivó hacia los puntos de venta y el impacto del turismo. La transformación digital de los negocios y la alineación de los principales fabricantes a nivel europeo pretenden sentar las bases de la “nueva era” que el European Outdoor Group (EOG) pronosticaba al inicio de la feria. Una etapa en la que China también tendrá un papel protagonista.

 

“El outdoor no se ha estacando, pero sí que crece a ritmos mucho más lentos”, señaló Pauline Shepherd, directora de investigación de mercados del European Outdoor Gruop (EOG). Pese a la caída experimentada en el mercado europeo, este aún representa el 52% de las ventas, seguido por el running, con un 9,9% de cuota de mercado.

 

Los principales fabricantes tienden a reforzar su apuesta con tiendas propias y por contraer la lista de distribuidores para sus productos. Tal es el caso de The North Face, que planea reducir a más de la mitad el número de operadores con los que trabaja, que se situarían entre las 100 y 150 empresas a escala mundial. En España ya reforzó su asociación con El Corte Inglés con la apertura de cuatro corners, sin olvidar su red de establecimientos propia, que suma un nuevo local en 2019, tal y como adelantó a este diario a principios de año Quim Tomàs, director general de la empresa en la Península Ibérica.

 

 

 

 

La segmentación del mercado del retail y la intrusión de otras compañías no especializadas en deportes outdoor ha acrecentado la competencia. El objetivo compartido por diferentes empresas consultadas por Palco23 durante la feria pasa por “acercarse a los consumidores más jóvenes”, mientras que otras aseguran que se volcarán en "la tecnicidad del producto".

 

He ahí el gran debate que continúa sobrevolando en el sector, que no se cerrará ni en esta ni en las próximas convenciones. Lo que sí se va clarificando cada vez más es el posicionamiento que cada fabricante toma en el mercado, algo que “va a construir los significados de cada marca y las empoderará de cara a cada perfil de usuario”, aseguró Benjamin Benichou, consejero delegado de Creative Bot.

 

Otra de las líneas fundamentales que deberá abordar el retail especializado en deportes al aire libre es la transformación digital de sus negocios. Si bien la mayoría de fabricantes ya cuentan con plataformas de ecommerce, aún se debe reforzar la estrategia de comunicación a través de canales como las redes sociales, así como “aplicar la digitalización a todos los procesos de una empresa, empezando por los almacenes para garantizar una mayor productividad en una era en la que el consumidor demanda instantaneidad”, afirmó Lars Gutermuth, miembro del consejo de administración de Loxxess. 

 

 

 

 

Por otro lado, China también adquirió un papel protagonista durante la tercera jornada de la feria. Los fabricantes que provienen de Asia, en su mayoría chinos, cuentan con su propio pabellón, desde el que ofrecer un choque multicultural a los visitantes. Aunque el espacio destinado a estas compañías no está entre las salas denominadas como focos calientes por la organización del evento, supone un primer acercamiento al rol que el gigante asiático aspira a jugar en la industria del deporte en la naturaleza.

 

Durante todo el día tuvo lugar un seminario en el que se analizó de forma exhaustiva el presente y los retos a corto y medio plazo que deben afrontar este tipo de compañías. Asimismo, se puso el foco en la dificultad que tienen las empresas chinas para posicionarse en un mercado mucho más maduro como el europeo y con un amplio abanico de players.

 

Finalmente, desde la Adventure Travel Trade Association (Atta) se realizó un llamamiento para integrar bajo el mismo paraguas a todos los actores de la industria del outdoor. “Nosotros podemos desarrollar planes de turismo activo sostenible, pero eso sólo es una parte dentro del impacto que generamos”, indicó Chris Doyle, director ejecutivo de la organización.

 

 

 

 

Durante la ponencia también tuvo lugar la presentación del último informe anual de la Atta, según el cual el turismo de aventura ha experimentado un crecimiento del 44% en los últimos nueve años, hasta mover 683.000 millones de euros en todo el mundo y un target superior a los 50 millones de viajeros. “Queremos construir puentes con el resto del sector, sobre todo con las marcas, que tienen un gran nicho que explotar en este tipo de turismo”, culminó Doyle.

 

Así discurrió el tercer día de feria, en el que los rocódromos continuaron improvisados captaban a los aficionados y las bicicletas eléctricas recorrían los pabellones, clara muestra de la importancia que han adquirido estos modelos para el sector ciclista. La feria ha querido demostrar en su primer año en Múnich que el futuro pasa por integrar la sostenibilidad como un valor transversal, pero también por China, por el turismo y por el retail. El reto ya no es lograr que las patas encajen, sino decidir el tipo de mueble que se quiere ensamblar con ellas.