22 May 2022 | 16:04

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Mediapro pierde la apuesta: Carcaj cierra tras no cumplir objetivos

El grupo audiovisual ha decidido cesar las operaciones de la casa de apuestas cruzadas que creó en 2016, ante el lento crecimiento de este segmento en España, que mueve mensualmente más de seis millones de euros.

Marc Menchén

25 abr 2017 - 05:00

dani garcia ivan helguera presentacion carcaj

 

La apuesta no le ha salido como esperaba a Mediapro. El grupo audiovisual ha decidido echar el cierre de Carcaj, la casa de apuestas cruzadas que lanzó en marzo de 2016, precisamente en vísperas de El Clásico. En esta ocasión, ha sido un día después del partido que más juego online genera en España cuando ha decidido advertir al regulador de que cesará sus operaciones el 31 de mayo, según ha podido saber Palco23.

 

Fuentes del sector señalan a este diario que la decisión se debe a que la empresa no ha cumplido con los objetivos previstos, debido a que este segmento del juego no ha crecido en línea con lo esperado. Este mercado, donde sólo estaban operando Carcaj y Betfair, tiene la particularidad de que son los jugadores particulares los que fijan las cuotas a partir de las que quieren apostar, en lugar de ser la propia casa las que las marca.

 

El negocio consistía en quedarse una comisión del 5% de cada apuesta cruzada entre los usuarios, de forma que no se ponía límites a los jugadores. Por el contrario, en el modelo tradicional y que concentra casi la totalidad del negocio de las apuestas, es el operador el que fija las cuotas a pagar por cada operación en función de los límites que ella considera que financieramente puede asumir. Además, tiene el derecho de eliminar la cuenta de un usuario que ya haya ganado demasiado dinero.

 

Una portavoz de la compañía confirma la decisión de cerrar Carcaj, y añade que se está buscando recolocar dentro de otras empresas de Mediapro a la decena de trabajadores que formaban parte del operador de juego. Entre ellos está  Roger Ferrús, que fichó por la multinacional española en junio de 2015 procedente de Suertia, donde era responsable de operaciones y producto desde 2012.

 

 


Las apuestas deportivas cruzadas empezaron a funcionar en España en agosto de 2015, y desde el mes de octubre empezaron a mover mensualmente más de cinco millones de euros. El segmento empezó a crecer, pero el volumen mensual medio sólo pasó de 5,65 millones en 2015 a 7,22 millones de euros en 2016. Por el momento no existen datos referentes a 2017, pero Mediapro considera que la evolución no estaba siendo la esperada.

 

Para entender las magnitudes de las cifras, cabe señalar que las apuestas deportivas de contrapartida, donde operan gigantes como Bwin, Betfair y William Hills, mueven cada mes en torno a 400 millones de euros. En total, el juego vinculado a las competiciones como el fútbol, el baloncesto o el tenis creció un 22,27% en 2016, rebasando por primera vez la cota de los 5.000 millones de euros.

 

La del juego no es la única línea de negocio que Mediapro ha abierto en torno al deporte, donde concentra una parte importante de su negocio. La compañía, que lideran Jaume Roures y Tatxo Benet, controla derechos audiovisuales, gestiona la carrera de deportistas y diseña los espacios museísticos de varios clubes, entre otros. En total, la compañía cerró 2016 con unas ventas de 1.536 millones de euros, un 1,7% más que el ejercicio anterior. El beneficio neto mejoró un 18,5%, hasta 141 millones de euros.

 

La compañía se encuentra en la recta final para dar entrada a un nuevo inversor mayoritario, que adquirirá el paquete accionarial de Torreal y otros socios para alcanzar el 51%. En la operación, que valora Imagina en 1.500 millones de euros y está siendo asesorada por Lazard y Citi, se ha invitado a los fondos Pamplona Capital y Orient Hontai para que presenten ofertas vinculantes.