Competiciones

La Federación de Rugby supera niveles pre-Covid con ingresos de seis millones de euros

La entidad ha vuelto a números negros, con un superávit de 38.328 euros, después de aumentar sus ingresos en un 42,9% en el ejercicio. La federación percibió un aumento de las subvenciones del 34,8%, hasta 3,1 millones de euros.

La Federación de Rugby supera niveles pre-Covid con ingresos de seis millones de euros
El gasto en el ejercicio se disparó un 37,2% con la vuelta a la normalidad tras el impacto de la pandemia, que implicó paralizar competiciones.

Miquel López-Egea

21 oct 2022 - 05:00

Ensayo de la Federación Española de Rugby (FER). La entidad cerró 2021 con unos ingresos de seis millones de euros, lo que representa un 42,9% más que en 2020 y un 1,7% más que en 2019, según consta en sus últimas cuentas anuales. Por otro lado, el organismo ha vuelto a números negros, con un superávit de 38.328 euros, después de registrar unas pérdidas de 108.264 euros en 2020.

 

La entidad cerró el ejercicio con unos fondos propios de 422.993 euros, un 11,6% más que en 2020. La temporada 2021 se saldó con la celebración del 90% de las competiciones nacionales previstas y la formación se reinició al 100%. El rugby es actualmente un deporte en auge en España: en cinco años, su número de licencias ha aumentado un 50%, hasta superar las 37.000 licencias.  

 

En el pasado ejercicio, la entidad percibió un aumento de las subvenciones del 34,8%, hasta 3,1 millones de euros gracias principalmente al aumento de la subvención del Consejo Superior de Deportes (CSD) y de World Rugby, que se destinó a financiar los programas de alto rendimiento.

 

 

 

 

El aumento de las subvenciones vino acompañado de un ligero aumento de los ingresos federativos del 2,1%, hasta 1,6 millones de euros. Los ingresos por publicidad y convenios descendieron un 31,2%, hasta 738.802 euros, puesto que, en el año del Covid-19, Heineken España no prorrogó su acuerdo de 300.000 euros anuales, Renfe suspendió su acuerdo y LaLiga y Leciñena optaron por no renovar el acuerdo. Pese a esto los provenientes de cuotas y clubes compensaron la caída y crecieron un 57,5%, hasta 755.842 euros.

 

La entidad también obtuvo otros ingresos ordinarios como los 289.256 euros facturados al Ayuntamiento de Madrid por el patrocinio del Torneo de 7 de Madrid masculino y femenino. También ingresó 37.112 euros por la venta de material Joma y otros productos en los eventos de la federación.

 

Asimismo, los ingresos por taquillaje aumentaron un 85,2%, hasta 96.295 euros, mientras que los ingresos por cesión de torneos y organización de eventos, principalmente el Torneo 7 Madrid, fue de 373.295 euros, partida que no reportó ingresos en el año del Covid-19.

 

 

 

 

Por otro lado, el gasto en el ejercicio se disparó un 37,2% con la vuelta a la normalidad tras el impacto de la pandemia, que implicó paralizar competiciones. En concreto, los gastos de personal ascendieron a 971.939 euros, con más de 300.000 euros destinados al personal de alta competición; mientras los gastos diversos, como suministros de actividades o producción audiovisuales, ascendió a 1,6 millones de euros, un 63,3% más.

 

La entidad remarca que el Covid-19 obligó a incurrir en costes suplementarios para mitigar los efectos de la pandemia, como gasto en test de PCR en las concienciaciones nacionales y material de prevención la adquisición de test de antígenos para desarrollar las competiciones nacionales.

 

En octubre del año pasado, la entidad presentó un presupuesto para 2022 de 5,2 millones de euros, con reducción de las actividades de fuera de programa, y preveía cerrar 2021 con un déficit de 190.000, según consta en el acta de la reunión de la comisión delegada.

 

En julio, Juan Carlos Martín Sánchez Hansen fue elegido nuevo presidente de la entidad, tomando el relevo de Alfonso Feijóo, tras su dimisión. Hansen es el decimonoveno presidente de la historia de la entidad y estará al frente de la entidad cuando se cumplan cien años de su fundación.

 

 

 

 

La dimisión de Feijóo cargo se produjo tras el terremoto generado en la entidad a causa de la expulsión de España de la Copa del Mundo de Rugby por alineación indebida. Fue la segunda ocasión que la FER registró esa irregularidad, ya que le costó también no poder acudir en la cita de 2019.

 

España alineó al sudafricano Gavin van den Berg durante la fase de clasificación y Rumanía presentó alegaciones, ya que el combinado rumano sostenía que el jugador no era apto para jugar con la selección española. Van den Berg no había sido residente en España durante el periodo necesario de tres años antes de jugar con la selección española el 18 de diciembre de 2021 y el 5 de febrero de 2022.

 

World Rugby impuso una multa de 25.000 libras (29.648 euros) a la entidad, además de descontar cinco puntos por cada uno de los dos partidos en los que fue alineado el jugador sudafricano Van den Berg.