01 Dic 2021 | 07:17

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Dorna pierde 94 millones en 2020 pero contiene el golpe en 2021

La compañía organizadora del Mundial de Motociclismo cierra el ejercicio 2020 en negativo tras una temporada marcada por la pandemia del coronavirus en la que priorizó dar continuidad al campeonato.

Javier Trullols

30 jul 2021 - 05:00

Dorna pierde 94 millones en 2020 pero contiene el golpe en 2021

 

El negocio de Dorna Sports se contrae por la pandemia. La compañía organizadora del Mundial de Motociclismo perdió 94 millones de euros en 2020, tras ver reducida su facturación casi un 30%, hasta 209 millones de euros, según consta en sus cuentas anuales, en un año en la que la pandemia del coronavirus obligó a adaptar el calendario de carreras cancelando las pruebas en Asia, Oceanía y América.

 

“Pretendimos sacar adelante el mundial y que se pudiera realizar el campeonato, sabiendo de antemano que iba a suponer unas pérdidas incluso mayores que no hacer el evento, pero creíamos que era nuestra obligación realizarlo”, expone Enrique Aldama, director financiero de la compañía, a Palco23.

 

Dorna había concluido 2019 con unas pérdidas de 8,3 millones de euros, una cifra que se multiplicó en 2020, en un ejercicio lastrado por la crisis del Covid-19. En cambio, en el ejercicio terminado el pasado 31 de diciembre de 2020 Dorna obtuvo un resultado bruto de explotación (ebitda) positivo de 60,5 millones de euros.  

 

 

Aldama señala que la entrada en números rojos fue aceptado por los accionistas de Dorna, controlada por el grupo de capital riesgo Bridgepoint, y explica que la compañía pudo afrontar la situación sin necesidades de capital y sin recurrir a préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

 

La empresa atribuye a la pandemia las pérdidas, con una notable disminución de ingresos en partidas como público, que se quedaron a cero debido a que las carreras se disputaron a puerta cerrada, o de los ingresos por promotores. En 2021, los ingresos se están recuperando y “estarán por encima de 2020, pero por debajo de 2019”, afirma Aldama.

 

La mayor parte de la cifra de negocios de la empresa, el 78% (162 millones de euros) corresponde a prestaciones de servicios fuera del territorio nacional. Del total de volumen de ingresos, el 66% (137 millones de euros) proviene de la comercialización de derechos audiovisuales pese a una caída de cerca del 35% en relación a 2019. Por otro lado, los servicios publicitarios aportaron en 2020 ingresos por 42 millones (un 14% menos), los servicios televisivos 28 millones (caída del 15%) y los servicios logísticos un millón de euros (reducción del 68%).

 

En 2020, el pasivo no corriente cayó un poco más de un 2%, hasta 1.506,65 millones. Dorna redujo ligeramente sus deudas a largo plazo, un 0,5%, hasta 821,9 millones de euros, de los que prácticamente la totalidad son deudas con entidades financieras. En concreto, son 821,8 millones de euros, como parte de una línea de crédito senior que tiene un límite de 880,8 millones. “El préstamo senior se encuentra dispuesto en un importe bruto de 770,77 millones de euros y 72 millones de dólares (importe bruto total de 58,67 millones de euros al tipo de cambio de cierre)”, detalla la compañía.

 

“Teníamos una situación positiva de caja que nos ha permitido aguantar el tirón y unos bancos financiadores que nos han continuado otorgando líneas de crédito que nos permitían continuar avanzando”, expone Aldama, explicandi por qué el grupo no necesitó recurrir a créditos ICO.

 

Por su parte, el pasivo corriente se vio rebajado en un 6%, hasta 30,29 millones de euros, de los que los acreedores comerciales y otras cuentas a pagar representan casi el 71%, con 21,44 millones de euros.

 

En cuanto a los fondos propios, se vieron reducidos un 5%, hasta 1.801,64 millones de euros, con unas reservas que se mantuvieron en 1.885,96 millones de euros, en un ejercicio al que se imputaron pérdidas de 8,3 millones de ejercicios anteriores y en el que los socios han aportado 8,7 millones.

 

 

La estructura del capital de la sociedad “es estable” actualmente, con “dos accionistas principales, el fondo de pensiones de Canadá y Bridgepoint con una participación que ronda en total el 80%, y un 20% que es propiedad de los gestores”, explica el director financiero.

 

De cara a 2021, y debido a la situación cambiante e impredecible de la pandemia, Dorna anticipa en su memoria de 2020 que “se esperan unos resultados inferiores a los de ejercicios anteriores”, pero las circunstancias impiden “realizar una estimación cierta”. En cualquier caso, el resultado generado no será proporcional al número de grandes premios que se celebrarán, detalla la compañía, “puesto que la situación actual no permite celebrar los campeonatos con total normalidad debido a las restricciones sanitarias”. El calendario estaba previsto que constara de 19 pruebas en la fecha de formulación de las cuentas anuales.

 

El año 2021 es mejor que el 2020”, detalla el director financiero, que avanza que “preveíamos tener un final mejor, al estimar que a partir de julio la situación iba a mejorar, pero la última ola dificulta los planes iniciales”. En cualquier caso, Dorna cerrará este ejercicio en pérdidas, “con una situación mucho mejor, pero no todavía en beneficios”. Y de cara a 2022 la empresa es optimista, planificando en base a un escenario de recuperación que dependerá de la evolución de la pandemia.

 

En agosto de 2019, Dorna presentó el calendario provisional de cara a 2020, compuesto por veinte carreras. Pero la propagación del coronavirus en marzo del año pasado obligó a la organizadora del Mundial a cambiar sus planes. La primera carrera estaba prevista en Qatar para el 8 de marzo, pero no tuvo lugar hasta el 19 de julio en el circuito de Jerez-Ángel Nieto, en un calendario que quedó recortado a catorce carreras.

 

La cobertura televisiva en directo del campeonato en 2020 cubrió un total de más de 200 países, con 22.208 horas de programación durante el ejercicio. Las imágenes de MotoGP llegaron a 432 millones de hogares a través de las retransmisiones de televisión. La audiencia de televisión es joven, ya que un 62% de los espectadores es menor de 35 años, de acuerdo a la memoria de la compañía.

 

Este año, Dorna sigue pendiente de la evolución de la pandemia para adaptar el calendario de MotoGP. La semana pasada, junto a la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) y la asociación que representa a los equipos (Irta, por sus siglas en inglés) anunció la cancelación del Gran Premio de Tailandia.

 

El Circuito Internacional de Chang iba a acoger el Gran Premio del 15 al 17 de octubre, pero debido a las consecuencias de la pandemia y a las restricciones asociadas a la misma, se  decidió cancelar. Dorna está valorando la posibilidad de incluir un nuevo Gran Premio que lo sustituya.

 

 

La pandemia sigue causando estragos en el calendario de las competiciones deportivas internacionales. Hace un mes, Dorna y la FIM anunciaron la cancelación del Gran Premio de Japón debido a las restricciones del país asiático por el Covid-19. Por ello, la competición decidió trasladar la carrera al circuito de Austin (Texas), y aplazó una semana el GP de Tailandia, a la postre cancelado.

 

Los aficionados españoles pueden seguir las retransmisiones esta temporada a través de Movistar, ya que la productora llegó a un acuerdo con la plataforma over-the-top (OTT) Dazn el pasado enero para ofrecer los campeonatos de Fórmula 1 y MotoGP a sus abonados, como hiciera desde 2013 a 2018.

 

En los últimos meses, Dorna ha reestructurado su área comercial tras la salida de Pau Serracanta. Después de veinte años trabajando en la compañía española como director general comercial, el ejecutivo abandonó su puesto en mayo. Tras su salida, sus funciones las asumirá Manel Arroyo, pero con el cargo de chief commercial officer, de nueva creación. El directivo mantendrá el liderazgo del área de media, que pilotaba hasta ahora, y gestionará también los patrocinios.

 

Por otro lado, tras los anuncios los acuerdos con Honda, Yamaha o Ducati, Suzuki cerró el círculo de grandes constructores de MotoGP que competirán en la categoría reina durante el período de 2022 a 2026 tras llegar a un acuerdo con Dorna el pasado abril.