06 Dic 2021 | 11:51

Líder en información económica del deporte

Clubes

El FC Barcelona ‘regatea’ vencimientos: contiene deuda y rebaja un 19% su pasivo a corto

El pasivo total del club se sitúa a cierre de la temporada 2020-2021 en 1.150 millones de euros y la deuda neta sube a 682,7 millones, por lo que incumple el límite de endeudamiento fijado por LaLiga.

C. De Angelis

01 oct 2021 - 19:58

El FC Barcelona ‘regatea’ vencimientos: contiene deuda y rebaja un 19% su pasivo a corto

 

El FC Barcelona gana aire con sus acreedores financieros y mejora su estructura de deuda a pesar del fuerte aumento de las pérdidas. El club cerró el ejercicio correspondiente a la temporada 2020-2021 con un pasivo financiero total de 1.149,6 millones de euros, lo que supone una ligera disminución respecto a los 1.179 millones de euros registrados un año antes. Además, la entidad redujo en un 19,1% su deuda a corto plazo, ganando tiempo ante sus acreedores. No obstante, incumple los ratios fijados por LaLiga en términos de endeudamiento.

 

Según las cuentas económicas cerradas a 30 de junio de 2021 (antes de la firma del macrocrédito con Goldman Sachs), la deuda a largo plazo se situaba entonces en 554 millones de euros, un 25,1% más que en el mismo momento del año anterior. Por su parte, la deuda con un vencimiento en los próximos doce meses se redujo hasta 596 millones de euros, frente a los más de 730 millones del cierre del ejercicio anterior.

 

El incremento del pasivo a largo se centra en la deuda con entidades de crédito, que pasa de 13 millones de euros a 145 millones de euros, y en las deudas con personal deportivo, que salta de 34,5 millones a 93,8 millones.

 

En cambio, las deudas a corto descienden tanto con entidades financieras como en acreedores comerciales. Por un lado, los vencimientos a corto plazo con bancos descendieron a cierre de la temporada 2020-2021 un 31%, hasta 183,5 millones de euros, y por otro se redujeron también los compromisos pendientes de pago con personal deportivo y con otras entidades deportivas.

 

Con los propios jugadores del club, la deuda a corto pasó de 164,1 millones de euros a 144,4 millones, mientras que las deudas con entidades deportivas pasaron de 126,2 millones de euros a cierre de 2019-2020 a 115,7 millones a 30 de junio de 2021.

 

 

 

 

La situación patrimonial del club es en todo caso complicada. El patrimonio neto consolidado del club a cierre del último ejercicio fue negativo por importe de 450,7 millones de euros, mientras que el balance consolidado muestra un fondo de maniobra negativo por importe de 553.435 miles de euros. “Estos hechos podrían suponer una duda significativa sobre la aplicación del principio de empresa en funcionamiento”, reconoce el club en la memoria de sus cuentas anuales.

 

Esta anotación tiene, según el club, tres “factores mitigantes”, como que la proyección de tesorería para los próximos doce meses refleja la capacidad de club de poder atender a sus compromisos de pago y la obtención de financiación por parte de 525 millones de euros para refinanciar deuda, en referencia al crédito otorgado por Goldman Sachs a la entidad catalana el pasado verano.

 

Por otro lado, la deuda neta del club, atendiendo a los criterios de control económico de LaLiga, se situó a cierre del ejercicio en 682,7 millones de euros, frente a los 488 millones de cierre de la temporada 2019-2020. Este incremento, de casi el 40%, junto a la caída de los llamados ingresos relevantes del 26%, ha impedido al FC Barcelona cumplir con la norma de que la deuda neta se sitúe por debajo del 100% de los ingresos. En concreto, este ratio pasó del 59,7% a 30 de junio de 2020 al 112,8% un año después.

 

El FC Barcelona tampoco cumple con el indicador de punto de equilibrio, que atiende a la diferencia entre ingresos relevantes y gastos relevantes de las tres últimas temporadas. En cambio, sí lo hace en términos de límite salarial: los gastos de personal pasaron del 47% en la temporada 2019-2020 al 60% en la 2020-2021, situándose por debajo el máximo posible, fijado en el 70%.