Líder en información económica del deporte

Entorno

Business Women Empowerment

Bárbara Fuertes (CSD): “En deporte es clara la falta de mujeres en puestos de liderazgo”

La subdirectora general de Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes (CSD) reivindica un mayor número de oportunidades para la mujer en los ámbitos de decisión de empresas del sector y en clubes y federaciones deportivas. 

Bárbara Fuertes (CSD): “En deporte es clara la falta de mujeres en puestos de liderazgo”
El deporte puede ser una importante palanca de cambio y transformación para nuestra sociedad

A.F.O.

08 mar 2022 - 05:00

Bárbara Fuertes apuesta por un mayor protagonismo de la mujer en los puestos directivos. La ejecutiva, subdirectora general de Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes (CSD) asegura que “hemos de generar el interés de mujeres por esta gestión deportiva y proporcionar las bases de igualdad en el acceso a estos puestos donde desarrollar una carrera profesional en el deporte”.

 

 

Business Women Empowerment

 

 

Pregunta: Hay pocas mujeres en puestos de poder en el ámbito deportivo. ¿Por qué sucede?

Respuesta: El acceso a los puestos directivos es, sin duda, el principal techo de cristal que sufre la mujer, no sólo en el deporte, pero en el ecosistema deportivo es especialmente significativa la falta de mujeres en puestos de liderazgo. No se puede atribuir esta situación a una única causa, quizá porque la multiplicidad de factores que influyen tenga que ver con elementos históricos, culturales y consuetudinarios, en la sociedad en general y en el mundo deportivo en particular. La presencia de la mujer en los ámbitos directivos aún no es la que realmente merece. La brecha se ha reducido en mayor medida en la práctica deportiva, donde, si bien sigue habiendo mayor número de licencias federativas masculinas, el incremento es sustancial en los últimos años. Fuera del ámbito federativo se está equilibrando el acceso a la práctica deportiva entre mujeres y hombres y, por ello, podemos decir que la lucha por la destrucción de barreras para igualdad en el deporte va cosechando progresivamente grandes éxitos. Prueba de este desequilibrio son los datos de presidencias en las 65 federaciones españolas, donde tan solo contamos con dos presidentas de federación.

 

P.: El movimiento feminista ha sido protagonista en los últimos años en el ámbito político y social. En el ámbito deportivo y empresarial, ¿aprecia una mejora del acceso y la visualización de mujeres en puestos directivos?

R.: Vamos cosechando avances. Obviamente la mejora en el acceso y la visibilidad de las mujeres en puestos directivos se va produciendo, pero la realidad es que de una manera lenta y de forma desigual en unos ámbitos y en otros. Cuando hablamos de acceso y visibilidad del liderazgo femenino en el ámbito deportivo olvidamos que este mundo deportivo abarca no sólo el ámbito de la competición. Se trata de una industria y un ecosistema que requiere de profesionales cualificados en aspectos como gestión, dirección, salud, márketing, estrategia, comunicación, periodismo, y función pública. Todos estos ámbitos profesionales asociados al deporte son escenarios de oportunidades de liderazgo para la mujer. Hemos de generar el interés de mujeres por esta gestión deportiva y proporcionar las bases de igualdad en el acceso a estos puestos donde desarrollar una carrera profesional en el deporte.

 

P.: En términos debate público, ¿se han dejado de lado asuntos que, como este, estaban ‘de moda’ antes del Covid-19?

R.: La igualdad real entre hombres y mujeres y la eliminación de barreras de género no puede ser una moda pasajera. En un mundo y una sociedad en los que la igualdad estuviera consolidada e interiorizada en todos los aspectos sociales y profesionales, no sería necesaria la reivindicación y la intervención pública. Tiene que ser un camino progresivo en el que todos tenemos que estar implicados.  

 

P.: ¿Qué se puede hacer desde las empresas para visibilizar a las mujeres en puestos de dirección?

R.: Es muy importante que las mujeres que ya ocupan cargos de responsabilidad sean capaces de tener una visibilidad capaz de atraer el foco de atención y servir de ejemplo para muchas otras. Además, el liderazgo femenino en el sector empresarial genera nuevas oportunidades y abre puertas a otras mujeres. La creación de referentes tiene como consecuencia que las mujeres vean que en el deporte existen oportunidades de carrera y desarrollo personal y profesional, ejerciendo un efecto multiplicador que es el que perseguimos.

 

P.: ¿La desigualdad o falta de diversidad tiene consecuencias económicas en las empresas o entidades deportivas?

R.: Diversos estudios demuestran que los motivos por los que la diversidad debe ser una variable fundamental para las empresas son de diferente índole: la utilización de todo el talento, la importancia de las mujeres como factor impulsor de creatividad, la presión de los reguladores, accionistas e inversores o la gestión de riesgos y la aportación de las mujeres en términos de creatividad e innovación.

 

P.: ¿Qué barreras encuentran las jóvenes profesionales? ¿Son distintas a las que había para las anteriores generaciones?

R.: Las barreras principales siguen teniendo relación directa con la cultura, la dificultad para la conciliación, junto con los procesos de promoción no objetivos. Falta mostrar a la sociedad y a las mujeres que en el mundo directivo tienen posibilidades de carrera, y para ello se tienen que generar las consecuentes oportunidades. Los cambios son lentos en la medida que también es lenta la interiorización de esta igualdad de oportunidades y relevos culturales. No obstante, en los últimos años el efecto multiplicador de conciencia de igualdad está teniendo sus frutos, y en el deporte sucede algo parecido.

 

P.: ¿Qué países son para usted un referente en empoderamiento femenino? ¿Y qué sector?

R.: Creo que nuestro referente debe estar en las políticas impulsadas en el marco de las instituciones europeas. Desde la Unión Europea se están aplicando medidas y aprobando normativas contra la discriminación.

 

P.: ¿Qué grado de desarrollo tiene el empoderamiento femenino en el deporte respecto a otros sectores?

R.: El deporte, como fenómeno social de primer nivel en nuestra sociedad, camina con el mismo paso en muchos desafíos sociales. En el deporte se ha avanzado mucho, pero al igual que en otros ámbitos, aún queda mucho por hacer. Las mujeres deportistas son, además, grandes referentes sociales por los formidables valores que transmiten: sacrificio, compañerismo o esfuerzo son algunos de los ejemplos. Además, el deporte es un ámbito fantástico para crear ejemplo.

 

P.: ¿Existe la igualdad de oportunidades a la hora de ascender profesionalmente en las empresas del sector?

R.: Los procesos de promoción en las empresas deberían ser más justos y equitativos. En determinados casos se presupone que la mujer, por problemas familiares, no va a poder trasladarse a otro lugar, asumir nuevas responsabilidades o tener las habilidades de liderazgo necesarias, a pesar de que sus evaluaciones sean positivas. Algunos estudios han puesto de manifiesto que las mujeres, a pesar de tener mejores evaluaciones en su desarrollo, están en peores posiciones para promocionar.

 

P.: ¿La desigualdad tiene consecuencias económicas en la empresa?

R.: Diversos estudios demuestran que los motivos por los que la diversidad debe ser una variable fundamental para las empresas son diversos: la utilización de todo el talento, la importancia de las mujeres como compradoras, la presión de los reguladores, accionistas e inversores o la gestión de riesgos o la aportación de las mujeres en términos de creatividad e innovación.

 

P.: Dígame las tres medidas que toda empresa que quiera hacer avances en materia de igualdad debería tomar

R.: En primer lugar, sería muy conveniente un análisis de todas las decisiones estratégicas que se adoptan en la propia empresa y que tienen que ver con la diversidad y la discriminación de la mujer. Es fundamental tener datos objetivos para poder actuar. En segundo lugar, la implementación de políticas activas de promoción de la igualdad, plantando cara a las principales barreras que pesan sobre la mujer. El edificio de la diversidad de género se construye a diario con el trabajo de las mujeres y de los hombres que dan vida a las organizaciones.

 

P.: Desde un punto de vista simbólico, ¿el deporte tiene un papel particularmente relevante en el ámbito del empoderamiento femenino?

R.: El deporte puede ser una importante palanca de cambio y transformación para nuestra sociedad, no sólo como algo simbólico. El empoderamiento de la mujer en el ámbito deportivo puede ser un verdadero referente para todos los sectores económicos, ya que este Gobierno concibe la igualdad como un elemento indispensable de una sociedad justa y avanzada en la que se sustenta una democracia plena.