Líder en información económica del deporte

Competiciones

Los maratones de Nueva York y Berlín se despiden oficialmente de 2020

Ambos majors han optado por no disputar su edición de este año, como ya hicieran Boston y Tokio al inicio de la pandemia. Aún se desconoce el futuro de los otros dos grandes: Londres y Chicago.

Palco23

24 jun 2020 - 16:42

Las maratones de Nueva York y Berlín se despiden oficialmente de 2020

 

 

Las carreras populares serán uno de los sectores más afectados por el coronavirus. Los últimos en cancelar sus ediciones de 2020 han sido el Maratón de Nueva York y el de Berlín, que se suman así a Boston y Tokio, que se suspendieron de forma definitiva con el inicio de la pandemia. En liza aún quedan ortos dos majors: Londres y Chicago, previstos para octubre.

 

El maratón de Nueva York estaba previsto para noviembre, pero el repunte de contagios en Estados Unidos, las restricciones a la movilidad para los extranjeros y la incertidumbre sobre el aforo, han obligado a tomar la decisión en un año en el que se iba a celebrar su cincuenta aniversario. Los corredores tendrán la opción de recibir un reembolso total por el dorsal o guardarlo para los próximos años (2021, 2022 o 2023).

 

El maratón de este año iba a contar con la cifra récord de 53.640 corredores en una ruta que, tradicionalmente, atrae en las calles neoyorquinas a un millón de personas. En el caso de la prueba de Berlín, más de 62.000 runners iban a tomaron la línea de salida en 2019 y, tras suspender de forma cautelar la carrera, prevista para el 27 de septiembre, la organización ha optado por cancelarla de forma definitiva.

 

El Ayuntamiento de Berlín no levantará la restricción de celebrar eventos de más de 5.000 participantes, una medida impuesta desde abril, cuando llegó el pico de contagios en Alemania. Al igual que la prueba de Nueva York, se devolverá el dinero a los participantes o se les invitará a canjear su dorsal para carreras en los próximos años.

 

Esa misma decisión se tomó en Boston, el primer major en cancelarse, pero no en Tokio, que dejó en el aire a sus más de 38.000 inscritos y sólo celebrará la prueba para los 200 atletas de élite que compiten por puntos en el ránking mundial.