01 Dic 2021 | 20:14

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Federación Portuguesa de Fútbol crea un fondo de dos millones para apoyar a los clubes

El fondo se dividirá en dos: una parte a fondo perdido y otra en concepto de préstamo, que llegará hasta 1.500 euros por club.

Palco23

26 feb 2021 - 12:23

La Federación Portuguesa de Fútbol crea un fondo de dos millones para apoyar a los clubes

 

La Federación de Portugal quiere salvar el fútbol más modesto. En esta línea, la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) ha creado un fondo de dos millones de euros para apoyar a los clubes que se han visto obligados a suspender las competiciones a causa del Covid-19, según ha informado el propio organismo en un comunicado.

 

El fondo tendrá un valor total de dos millones de euros, con una parte a fondo perdido y la otra en concepto de préstamo, que llegará hasta 1.500 euros por equipo en la segunda división femenina y distrital, 1.250 euros para la tercera división femenina y 1.000 euros para los clubes formadores de fútbol sala.

 

Tras el comunicado emitido por la FPF, el organismo ha asegurado que todos los clubes incluidos en las competencias podrán solicitar las ayudas, contando cada asociación con 15.000 euros.

 

 

En el actual estado de emergencia decretado en Portugal el pasado 14 de enero, sólo están en activo los campeonatos profesionales (primera y segunda liga), la primera división femenina, el fútbol sala y la Copa de Portugal, habiéndose suspendido el resto de las competiciones desde marzo de 2020.

 

Hace apenas un mes, el gobierno portugués lanzó un programa de subvenciones de tres millones de euros para ayudar a las distintas asociaciones y clubes deportivos de Portugal. El objetivo de las ayudas servían para renovar, rehabilitar y conservar las instalaciones deportivas portuguesas.

 

La directora ejecutiva de la Liga Portugal, Sónia Carneiro, aseguró a principios de año que el futbol portugués perdería este año 266 millones de euros hasta final de temporada. Además, reafirmó que otro parón de la competición doméstica podría suponer un colapso para las entidades deportivas.