02 Dic 2021 | 02:13

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La ATP baraja un 2020 en blanco o salvar los Grand Slams y sus finales

El presidente del circuito, Andrea Gaudenzi, da prioridad a que se disputen las grandes citas ante la dificultad para recomponer el calendario por la estacionalidad de los torneos.

Palco23

09 abr 2020 - 16:00

La ATP baraja un 2020 en blanco o salvar los Grand Slams y sus finales

 

 

La ATP empieza a asumir que quizás 2020 acabe siendo un año en blanco. El nuevo presidente del circuito profesional, Andrea Gaudenzi, asume que aún hoy es imposible cuándo se podrá retomar la actividad, razón por la que daría por bueno si al menos pueden salvarse los Grand Slam y los Masters 1000, que permitirían definir el cuadro de las Nitto ATP Finals por méritos deportivos. Hoy, sólo una gira de tierra batida en el segundo semestre salvaría el 80% de las pruebas.

 

“Tenemos las Finales en noviembre, pero mi deseo es que los jugadores que estén en Londres hayan tenido la oportunidad de demostrar que son los mejores”, ha señalado el ejecutivo en una entrevista con varios medios italianos. En la misma, admite que “nadie sabe cuándo volveremos por lo que no tiene sentido hablar de agosto o septiembre ahora”, aunque “es muy posible que el tenis no se reanude hasta el próximo año”.

 

Wimbledon ya ha anunciado que la edición de 2020 no se celebrará y pasará directamente a 2021, aprovechando que la organización sí tenía un seguro contra pandemias que le permitirá no sufrir ningún quebranto económico. Roland Garros, por su parte, decidió moverse unilateralmente de junio a septiembre y el US Open aún no ha decidido qué hará.

 

 

 

 

Gaudenzi ha mostrado su malestar con esta decisión unilateral, al criticar que “lo que pasó demuestra que el tenis necesita regulaciones más estrictas”. “Es comprensible porque la Federación Francesa entró en pánico después del discurso de Macron y sintieron la necesidad de plantar su bandera en el mes de septiembre”.

 

El ejecutivo ha admitido que una de las complicaciones adicionales del tenis es la estacionalidad de sus giras, pues los torneos de tierra batida necesitan celebrarse en la época del año con menos riesgo de lluvias. “Estamos trabajando en la opción de cuatro semanas de tierra después del US Open; el mejor escenario posible sería jugar la gira norteamericana en verano, luego tierra, después la gira asiática y después las Finales ATP”, ha asegurado.