Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 02 Junio 202012:22:44

Buscador

;Menu
h Competiciones

El deporte profesional empieza a rodar: así es el calendario de las grandes competiciones

Algunos torneos como la Bundesliga ya han retomado su actividad, mientras que otros como LaLiga, Premier League, NBA, Euroliga, ATP y Fórmula 1 aún trabajan con fechas provisionales.

22 May 2020 — 04:57
Álvaro Carretero
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El deporte profesional empieza a rodar: así es el calendario de las grandes competiciones

 

 

Para los aficionados al fútbol, la vuelta de la Bundesliga se convirtió en un auténtico bálsamo. La prueba de ello son las audiencias de Sky Alemania, que disparó su audiencia un 27,4% el primer fin de semana, y que evidenció el ansia por consumir contenidos en directo tras dos meses de parón. Sin embargo, el torneo germano es sólo una excepción y, salvo torneos menores, ninguna de las grandes competiciones tiene confirmada aún su fecha de regreso. Algunas como la Premier League, LaLiga y la Serie A apuntan a mediados de junio, mientras que Fórmula 1 NBA y ATP prevén arrancar entre julio y agosto.

 

La mayoría de grandes competiciones ya han realizado las primeras previsiones sobre su posible vuelta, aunque ninguna ha logrado cerrar aún una fecha definitiva. La desescalada del deporte profesional, igual que la social, se producirá por fases, en función de la evolución sanitaria de cada país. Eso en lo que respecta a las ligas domésticas, ya que las que se disputan por todo el mundo, como MotoGP, F-1 o ATP, tendrán una serie de dificultades añadidas.

 

El principal escollo serán las cuarentenas obligatorias para los extranjeros que llegan a un país. En el caso de España, el Gobierno aprobó un decreto por el que cada viajero debe permanecer 15 días en confinamiento, al igual que en Reino Unido, que ya ha descartado hacer excepciones, poniendo en riesgo el acuerdo alcanzado por Liberty Media y Silverstone.

 

 

 

 

El fútbol toma la delantera

 

 A excepción de la Ligue-1, que comunicó hace semanas su suspensión definitiva, y la Bundesliga, que ya ha vuelto al césped, las grandes ligas de fútbol trabajan con planes similares. Premier League y LaLiga fijaron el 12 de junio como posible fecha de regreso y la Serie A un día más tarde, el 13 de junio. El calendario, no obstante, es provisional, con una horquilla que se estira hasta la segunda quincena de junio.

 

Esta sería la fecha límite, pues federaciones como la italiana ya han comunicado que la competición debe finalizar obligatoriamente antes del 2 de agosto. ¿El motivo? No coincidir con la vuelta de la Champions League y la Europa League. Uefa y Fifa comunicaron al inicio de la pandemia que la pretensión era acabar los campeonatos domésticos y después los internacionales y la última previsión de Aleksander Ceferin, presidente del regulador europeo, es volver en agosto, aunque sin una fecha establecida.

 

De esta forma, los torneos internacionales ganaban tiempo hasta que se flexibilizasen las posibles cuarentenas obligatorias impuestas por cada país, tal y como ha sucedido, lo que complicaría su actividad. Por otro lado, los equipos habrían echado a rodar y afrontarían en un mejor estado de forma las exigencias del nivel europeo.

 

Ahora bien, las cuatro grandes ligas han detectado en sus test a jugadores y cuerpo técnico varios positivos por Covid-19. La diferencia respecto al inicio de la pandemia es que la competición ya no se parará, como ha sucedido en Alemania. El protocolo será de aislamiento del equipo, como si se tratase de un lesionado, para poder finalizar la temporada.

 

 

 

 

La Rfef apuesta por jugar en julio

 

Más allá del fútbol profesional, las competiciones organizadas por la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) también han fijado una fecha de vuelta, siempre sujeta a la aprobación de las autoridades sanitarias. Los play-off de Segunda División y Tercera División arrancarían el 18 de julio y, de ser necesario, se extenderían hasta la primera semana de agosto. La fase de ascenso Reto Iberdrola Femenina, en cambio, se celebraría en un único fin de semana, el del 25 y 26 de julio.

 

La Primera Iberdrola, en cambio, la Rfef decidió cancelar definitivamente la liga y declarar al Barça virtual campeón. La Copa de la Reina quedó suspendida pero entre el pasado 10 de marzo y el 21 de marzo la competición tenía que realizar un parón por los torneos Fifa. Pese a que en un primer momento se alegó que no eran una competición profesional, Segunda B y Tercera sí que han seguido adelante con las fases de ascenso. 

 

La fase final de la Lnfs, por su parte, prevé arrancar entre la segunda semana de julio y la tercera de este mismo mes. Ahora bien, si la Rfef consigue la validación del Gobierno el plan es adelantarla y que pase a la semana del 23 de junio al 30 de junio. Lo que por ahora no tiene fecha es la final de la Copa del Rey de fútbol, cuyos finalistas, Athletic Club y Real Sociedad, piden que no se celebre hasta que no se garantice jugar con público en los estadios.

 

 

 

 

El baloncesto, en busca de soluciones urgentes

 

La NBA fue la primera competición deportiva en pulsar el botón rojo y suspender su actividad y ahora quiere ser la primera en regresar, al menos en Estados Unidos. Adam Silver, comisionado de la liga, dará la primera hoja de ruta el 1 de junio, aunque según fuentes del sector la competición no volverá hasta finales de julio o, incluso, agosto. El reto será cubrir un cupo de partidos para alcanzar el 70% de la fase regular y no indemnizar a las televisiones locales, que servirá además como fase de adaptación a los play-off y fijar las últimas plazas. 

 

Más complicada se presenta la situación para la Euroliga. La competición europea tiene hasta el lunes 25 de mayo para tomar una decisión. En caso de volver, se ha planteado una cuarentena del 29 de mayo al 11 de junio y unas ventanas de entrenamiento del 12 de junio al 2 de julio, sin precisar aún si se jugará en sede única. La máxima competición se disputaría entre el 4 y el 26 de julio, mientras que la Eurocup se acortaría del 4 de julio al 17 de ese mes. La Basketball Champions League, gestionada por la Fiba, ha optado por programar una final a ocho en septiembre.

 

La ACB, a diferencia de la Euroliga, aún contará con una semana más de margen para decidir cuándo reanudar la liga, que se disputará en formato play-off con los doce primeros clasificados. La asociación de clubes tiene hasta el 31 de mayo para tomar una decisión tanto sobre la fecha como sobre la sede, con el posible calendario de la Euroliga como principal escollo.

 

La gestora no ha acordado una unificación de los calendarios con las ligas domésticas, a diferencia de Uefa y Fifa, como tampoco la ACB ha sido capaz de acordar con la Federación Española de Baloncesto (FEB) el sistema de ascensos y descensos. Todas las federaciones han optado por un sistema de ascensos sin que ningún club pierda su categoría, a excepción de la ACB, que mantiene un pulso por evitar una 2020-2021 con veinte equipos.

 

La Liga Femenina Endesa fue cancelada por la federación, que aún mantiene abierta la posibilidad de jugar un play-off en LEB Oro para decidir los ascensos, aunque con la reticencia de varios clubes. A diferencia de ACB y Euroliga, ninguna se juega ingresos significativos por televisión y, ante la imposibilidad de llenar las gradas, que es la principal vía de negocio de estos clubes, jugar implica un gasto adicional que no ven compensado.

 

 

 

 

El motor, pendiente de las cuarentenas

 

La Fórmula 1 fue de las últimas competiciones en echar el freno a su actividad. Ni siquiera el positivo de un miembro del equipo McLaren echó para atrás la disputa del GP de Australia, al menos hasta que la propia escudería se negó a participar un día más tarde. A finales de abril se estableció el 5 de julio como fecha de vuelta, en el GP de Austria, aunque aún se desconoce el calendario de carreras y si realmente podrá cumplir dichos planes.

 

Su gran hándicap: las cuarentenas obligatorias para las personas que viajan de otros países. Un día después de alcanzar un acuerdo con el circuito de Silverstone para disputar dos carreras en su trazado, el Gobierno británico afirmó que no habría excepciones en dicha medida, una situación similar a la que se encontrarían en España si Barcelona se hace con otra prueba. Con su futuro aún en el aire, la previsión era acabar en diciembre en Oriente Medio.

 

En MotoGP la mayor parte de los pilotos empezó a entrenar hace dos semanas aunque Dorna Sports, ya ha fijado el 19 de julio el regreso para la competición, que llegará a Jerez con dos GP consecutivos. 

 

 

 

WPT, ATP Y WTA, los más prudentes

 

La semana pasada la ATP, WTA y Federación Internacional de Tenis (ITF) anunciaron que el circuito profesional no se reanudaría, como mínimo, hasta agosto. Las tres entidades se unieron al inicio de la pandemia para realizar una toma de decisiones conjunta, convirtiendo al tenis en el deporte que mayor unidad ha mostrado en la gestión de sus torneos. O lo sería a excepción de los Grand Slam, ya que Roland Garros optó por reprogramar su torneo a finales de septiembre sin consensuar con el resto de grandes torneos.

 

A diferencia de la F-1, cuya intención es adelantar lo máximo posible su vuelta, las tres entidades han optado por pausar el circuito hasta tener completas garantías, algo especialmente sensible en el tenis, con cientos de jugadores compitiendo de forma simultánea en torneos de distintos niveles en todo el mundo. Ese es el principal motivo por el que World Padel Tour (WPT) ha optado por seguir la misma línea y no fijar una casilla de salida.

 

El ciclismo, a rueda del Tour

 

El Tour de Francia ha prevalecido como la prueba reina del calendario ciclista. El evento francés ha logrado mantener sus 23 días de calendario, aunque aceptó moverse de julio a finales de agosto (del 29 de este mes al 20 de septiembre) sólo tras la prohibición expresa del Gobierno de Emmanuel Macron de disputar ningún torneo profesional hasta entonces.

 

El Tour se mantendrá como la prueba hegemónica y hará coincidir durante seis días el Giro (del 3 de octubre al 25 de este mes) con La Vuelta (entre el 20 de octubre y el 8 de noviembre). Unipublic, gestora de la prueba española, ha sido la única que ha recortado el calendario, de 23 etapas a sólo 18, renunciando además a la salida desde Holanda y a su paso por Portugal. Otras como la Volta Catalunya, la Vuelta al País Vasco y la Clásica de San Sebastián cancelaron su edición de 2020 para descongestionar el calendario.

 

Además, ha habido un cambio de orden en las clásicas, ya que primero se correrá en las Ardenas y posteriormente en Flandes. A todo este cúmulo de competiciones apretadas entre septiembre y octubre se suman los Mundiales de la Unión Ciclista Internacional (UCI), como el Mundial de crono (23 de septiembre) y el de ruta (27 de septiembre).

 

 

 

 

Asobal y EHF canceladas; Diamond League en el aire

 

La competición de atletismo estableció el 14 de agosto como posible vuelta a las pistas, con el objetivo de finalizar la temporada el 17 de octubre en China, con una sede aún por decidir. Todo ello tras suspender las citas de Londres, Rabat y Zúrich y establecer la de Mónaco como punto de partida. El Covid-19 no sólo obligó a modificar el calendario y sacrificar meetings, sino también a cambiar el formato de competición y que la Wanda Diamond League 2020 deje de ser una serie estructurada de citas que lleven a una final.

 

En el balonmano continental la federación europea, al principio escéptica a parar sus competiciones, optó por una solución más drástica. Las finales a cuatro de clubes masculinos y femeninos se disputarán la temporada que viene: el 28-29 de diciembre y el 5-6 de febrero, respectivamente. Es decir, que los equipos deberán acudir sin parte de los jugadores que se habían clasificado este año.

 

La Asobal, por su parte, nombró al FC Barcelona y al Bera Bera en la categoría femenina como campeones virtuales después de que la Real Federación Española de Balonmano (Rfebm) solicitase la suspensión definitiva de la liga. Tampoco se jugará un play-off en segunda división y serán los dos primeros clasificados los que asciendan directamente.

 

¿Qué pasa con la NFL y la MLB?

 

A diferencia de la NBA, que se ha encontrado con el parón con la temporada en curso, la NFL pudo acabar su última temporada y la MLB estaba a punto de iniciarla. En el caso de la liga de fútbol americano, que debería volver el 10 de septiembre, aún se valora poder arrancar con normalidad, aunque a puerta cerrada, lo que ocasionaría pérdidas de hasta 5.500 millones de dólares (5.017 millones de euros), equivalentes a un 40% de su negocio.

 

En el caso de la MLB, la situación es aún más incierta. La temporada de las ligas menores ya ha sido cancelada y aún no ha alcanzado un acuerdo económico para empezar la temporada. Rob Manfred, comisionado de la liga, espera regresar a mediados de julio y en caso de no poder reactivar la competición las pérdidas rebasarían los 4.000 millones de dólares (3.648 millones de euros).

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...