Competiciones

Dori Ruano: “El ciclismo debe reinventarse, no ha cambiado desde su nacimiento”

Repensar el modelo de carreras, conseguir nuevas referentes a nivel nacional y profesionalizar a las deportistas son el camino que debe emprender el ciclismo femenino para aumentar la audiencia y la cifra de negocio.    

Dori Ruano: “El ciclismo debe reinventarse, no ha cambiado desde su nacimiento”
“Quizás es necesario que haya menos equipos ciclistas femeninos, pero que los que existan, paguen a las profesionales”.

Albert Martínez

24 oct 2022 - 05:00

Pregunta: Comenzaste a competir en la década de 1990. ¿Qué ha cambiado desde entonces en el deporte femenino?

 

Respuesta: Ha cambiado la visión que tiene la sociedad sobre la mujer y el deporte. A nivel cultural, la sociedad transmitía que era anormal que una mujer compitiera, la prensa no hablaba de nosotras, la visibilidad era nula… Ahora vamos hacia un horizonte en el que no habrá deporte masculino y deporte femenino, sólo habrá deporte.

 

 

P.: En los últimos tiempos, el ciclismo ha perdido audiencia en televisión. ¿Por qué se ha quedado atrás?

 

R.: Yo creo que no hay tanta gente viéndolo en directo, pero se ha diversificado mucho la forma de ser aficionado del ciclismo. Las redes sociales, las carreras en diferido, los highlights de una carrera… Se usan otros métodos a la hora de seguir un deporte y no creo que el ciclismo se haya quedado atrás en cuanto a audiencia.

 

 

P.: ¿Qué puede hacer el ciclismo para atraer a una audiencia que busca deportes más dinámicos, que le ofrezcan más estímulos visuales?

 

R.: Uno de los hándicaps del ciclismo es que no ha cambiado nada desde que comenzó hasta hoy. Tendríamos que darle una vuelta a eso, porque es cierto que mucha gente monta en bicicleta, mucha más que hace una década, pero no se enganchan a seguir el ciclismo profesional, sólo somos aficionados aquellos a quienes nos apasiona mucho esto.

 

 

P.:En España hay casi 6.000 ciclistas federadas, un 32% más que en 2019. ¿A qué se debe el crecimiento?

 

R.: El ciclismo es un deporte en el que es muy fácil comenzar: coges una bicicleta y sales a la carretera, y tú eliges la insistencia, los kilómetros, la ruta… No es nada aparatoso y las lesiones no son habituales. Sin embargo, aunque las licencias hayan aumentado, no han crecido el número de corredoras que compiten. Parece que la mujer aún no ha dado el salto del todo a las competiciones deportivas.

 

 

 

 

P.:¿Y cómo puede el ciclismo despertar en las ciclistas las ganas de competir?

 

R.: En general, las mujeres buscan dos cosas en el ciclismo: sentirse bien con su físico y socializar. El trabajo de las Federación es detectar quién es competitiva y facilitarle que prueba marchas deportivas y competiciones, deben encontrar el talento.

 

 

P.:Vivimos una época de auge para el deporte femenino. ¿Esta ola también ha llegado al ciclismo?

 

R.: No podemos compararnos con el fútbol o el atletismo, sino con nosotras mismas. Hemos progresado mucho en los últimos años, si miras el número de practicantes, el crecimiento es meteórico. Y eso que las mujeres somos más precavidas, nos cuesta más salir a la carretera, bordear el peligro, los coches… Ya no te digo comenzar a competir y tener que meterte en el pelotón. Para muchas, es impensable.

 

 

P.: En España, los deportes ganan popularidad cuando hay un gran deportista nacional. Usted ganó dos campeonatos del mundo y puso al ciclismo femenino en el mapa. ¿Falta ahora una gran figura nacional?

 

R.: Ahora hay corredoras a un gran nivel, pero no sólo tienes que estar en un momento álgido, tienes que ganar. En España, la gente se engancha a los deportes cuando un español gana. Nos falta esa medalla que cree repercusión en todos los estratos de la sociedad y así aumentar la repercusión y la visualización. 

 

 

P.:¿Qué puede imitar el ciclismo femenino de los grandes torneos masculinos? 

 

R.: El ciclismo femenino es mucho más impulsivo que el masculino: se corre por sensaciones, sin estar pendiente de estrategias limitadas por un equipo. Si te encuentras bien, atacas. El ciclismo masculino está más encorsetado. Tenemos la ventaja de que las carreras son más cortas, lo cual invita a atacar más y difundir el descontrol. En los hombres las carreras son más largas e incluso más cansinas. 

 

 

 

 

P.:Javier Guillén habla de la épica de la Vuelta como un valor fundamental para crear espectáculo. ¿Se percibe igual en el ciclismo femenino?

 

R.: Va dando pasos para conseguir esa épica. No podemos hacerlo deprisa, porque no hay tantas mujeres que puedan acabar grandes etapas de montaña, que son las que generan la épica. Por ejemplo, este año el Giro de Italia ha aumentado su número de días de carrera y la dificultad de sus puertos. Pero para seguir aumentando la intensidad de este deporte, el pelotón debe profesionalizarse.

 

 

P.:¿Hasta que las deportistas no puedan vivir de sus propios ingresos al deporte femenino le faltará seriedad?

 

R.: Ese es el quid de la cuestión. Los catorce equipos que forman el World Tour deben ser profesionales y pagar a sus corredoras 31.000 euros anuales, lo cual, si vemos de dónde veníamos, es un gran paso. En cambio, los equipos continentales no pueden afrontar ese tipo de gastos. En España, sólo un equipo ha firmado que podría pagar la Seguridad Social y un contrato de media jornada. Hasta que la Unión Ciclista Internacional (UCI) no obligue a pagar un mínimo a las corredoras, esto va a seguir sin profesionalizarse. Quizás es necesario que haya menos equipos ciclistas femeninos, pero que los que existan, paguen.

 

 

P.:El Tour de Francia masculino reparte 2,3 millones en premios, y el femenino 230.000 euros. ¿Cómo se podrían equiparar las cifras?

 

R.: Las mujeres deben generar sus propios recursos antes de aumentar el prize money, no nos podemos comparar aún con los hombres porque acabamos de empezar. Hay que aumentar la repercusión global y todo el dinero que se genere reinvertirlo en las corredoras. 

 

 

 

 

P.:El ciclismo ha expulsado en ciertos momentos de su historia a los patrocinadores por los problemas del dopaje. ¿Es arriesgado patrocinar en ciclismo?

 

R.: Quiero creer que tanto el ciclismo masculino como femenino están limpios, porque hemos avanzado en entrenamiento,

recuperación y metodología científica. Diez años atrás, la situación era mucho peor. Necesitamos un voto de confianza.

 

 

P.:¿Falta márketing para promover las competiciones femeninas?

 

R.: Hasta ahora ha sido imposible. ¡Si no se ha podido pagar a las ciclistas, imagina a los profesionales del márketing! Es la pescadilla que se muerde la cola, porque si no se vende, no hay interés; si no hay visibilidad, no hay negocio. 

 

 

P.: ¿Y a quién le encargaría una campaña para que aumente el interés por este espectáculo?

 

R.: Por ejemplo, Eurosport y Tour de Francia femenino son un gran modelo a imitar, con una campaña intensa y costosa en publicidad. Al final, todo se resume en gastarte el dinero o no gastarte el dinero.