Competiciones

Especial 2022: El año en el que el deporte femenino se sentó a la mesa

2022, el año en el que Asobal siguió los pasos de la Liga F y se convirtió en liga profesional

El CSD aprobó en julio convertir Asobal en profesional, lo que supuso marcar un hito para este deporte y cumplir una reivindicación histórica. Con esta catalogación, prevé que aumente el impacto mediático de la competición.

2022, el año en el que Asobal siguió los pasos de la Liga F y se convirtió en liga profesional
De esta manera, Plenitude da su nombre a todas las competiciones organizadas por Asobal: Liga, Copa Asobal y Minicopa.  Además del cambio de nombre, el acuerdo incluyó el diseño de un nuevo logotipo para la liga.

M. L-E.

23 dic 2022 - 05:00

Temporada histórica para el balonmano español. El Consejo Superior de Deportes (CSD) aprobó en julio la profesionalización de la Liga Asobal de balonmano a partir de la próxima temporada, siguiendo los pasos de la Liga F, marcando un hito para este deporte, respondiendo a una reivindicación histórica.

 

En el séptimo mes del año, Asobal recibió el informe favorable de la dirección general de alta competición del CSD, garantizando que la profesionalización de la competición "dotará a la organización de la estabilidad, solvencia y profesionalidad de sus estructuras”.

El acuerdo se produjo después de que el pasado 9 de junio los dieciséis clubes que conforman la categoría aprobaran por unanimidad el nuevo estatus de la categoría, con el visto bueno del CSD.

 

El acuerdo no estuvo exento de polémica puesto que unos días antes, la junta directiva de la Real Federación Española de Balonmano había propuesto retirar a partir de junio de 2022 la organización de la máxima categoría del balonmano español a Asobal. Al final, la federación retiró la votación de este punto de su asamblea anual, esquivando la que hubiera sido otra crisis en el balonmano español.

 

 

 

 

En este contexto, el CSD asegura que la profesionalización conllevará un aumento del impacto mediático, fomentará la innovación, las infraestructuras, la tecnología y la digitalización. “La profesionalización fortalecerá la economía de los clubes incidiendo de manera positiva en la preparación de los jugadores, y eso hará que obtengamos mejores resultados en las competiciones, también internacionales”, aseguró para justificar  la decisión el secretario de Estado para el Deporte, José María Franco.

 

Desde abril de 2021, la competición está presidida por Servando Revuelta, que antes de ser elegido por unanimidad por la asamblea de la Asobal, ocupaba la presidencia de la junta gestora desde noviembre de 2020. La competición terminó el ejercicio 2021-2022 con unos ingresos de 1,6 millones de euros, lo que supuso un incremento del 6,7% respecto al curso anterior. El aumento se produjo tras el incremento del 11,1% en la partida de derechos audiovisuales, hasta un millón de euros.

 

Con este reconocimiento, la Asobal se convirtió en la cuarta liga profesional estatal profesional, junto a Primera División y Segunda División de LaLiga, la ACB de baloncesto y la Liga F.

 

Pese a este nuevo reconocimiento, la patronal y los clubes aún tienen muchos deberes por hacer. Por ejemplo, un 56,1% del total de acuerdos firmados por la liga Asobal y sus equipos en la temporada 2021-2022 correspondían en contratos firmados por empresas locales, mientras que un 8,1% eran contratos con instituciones, según datos de Strock Consulting, por lo que, a cierre de la temporada pasada, la competición aún tenía una alta dependencia de las empresas locales y regionales.

 

Por otro lado, la patronal cumplió y en septiembre consiguió vender los naming rights de la competición, a través de un acuerdo de patrocinio hasta 2024-2025 por un total de 1,8 millones de euros. 

 

De esta manera, Plenitude da su nombre a todas las competiciones organizadas por Asobal: Liga, Copa Asobal y Minicopa.  Además del cambio de nombre, el acuerdo incluyó el diseño de un nuevo logotipo para la liga.