Líder en información económica del deporte

Competiciones

Servando Revuelta (Asobal): “Es complicado tener inversores si la competición no es tuya”

A partir de la temporada 2023-2024, cuando Asobal será profesional, la entidad tendrá la opción de vender el producto “de una manera diferente, por lo que entrarán más patrocinadores”, afirma el presidente de la competición.

Servando Revuelta (Asobal): “Es complicado tener inversores si la competición no es tuya”
“No existe la chispa del campeón en Asobal, pero sí es atractiva”

M. L-E.

20 jul 2022 - 05:00

El profesionalismo, clave para el desarrollo del balonmano nacional. A partir de la temporada 2023-2024, cuando Asobal será profesional, la entidad tendrá la opción de vender el producto “de una manera diferente, por lo que entrarán más patrocinadores”, anticipa el presidente de Asobal, Servando Revuelta. El ejecutivo subraya que el profesionalismo, y por lo tanto dejar de depender de la Real Federación Española de Balonmano (Rfebm) supondrá tener el control del producto. Además, servirá para recortar distancias con el FC Barcelona, que actualmente domina hegemónicamente la competición.

 

 

Pregunta: ¿Qué debe hacer el balonmano para aumentar su audiencia tras dar el salto al profesionalismo?

 

Respuesta: Hacer una liga más competitiva y poner énfasis en la difusión para llegar a más potenciales consumidores de balonmano a través de analógico y redes sociales; es decir, poner más la carne en el asador.

 

 

P.: ¿Cómo puede Asobal ganar competitividad frente a otras ligas?

 

R. Dotándose de más ingresos e intentando detener los jugadores que están buscando opciones fuera de España, ganando más atractivo y haciendo que el FC Barcelona no parta con este favoritismo real.

 

 

 

 

P.: ¿Es necesario ser una competición profesional? ¿En qué cambia?

 

R.: Podemos vender el producto diferente y generar más ingresos. Hay que cambiar de cara al operador televisivo y con nuevos patrocinadores, pero ahora dependemos, en parte, de la federación. Tenemos un convenio y nunca se puede exceder el final de este. De esta manera, es complicado que lleguen inversores cuando una competición no te pertenece porque no hablas de tu producto.  

 

 

P.: Hasta ahora no se había decidido dar el paso al profesionalismo. ¿Por qué ahora?

 

R.: Es un anhelo histórico. La situación nos ha hecho creer que era el momento después de ver lo que había ocurrido con el fútbol femenino. Somos una liga de hace más de treinta años y ahora podemos tener nuestro espacio gracias al CSD.

 

 

P.: ¿Cómo monetizará Asobal el salto al profesionalismo?

 

R.: Es ilusionante, pero nos traerá muchas obligaciones, como revisar el convenio con la asociación de jugadores. Ahí podemos tener mayor impacto y tendrá que desaparecer la temporalidad de los contratos. Tenemos un proyecto ambicioso y muchas partes que mejorar, además del encargo. Si no conseguimos los recursos, no servirá de nada. El trabajo no es desde la semana pasada, es un trabajo que llevamos haciendo desde hace tiempo.

 

 

 

 

P.: ¿Serán capaces los clubes de cumplir con lo que se les demanda?

 

R.: Para eso hay que apoyarles. Los clubes tendrán que cambiar las estructuras porque las exigencias serán mayores. No podrán tener estructuras pequeñas, habrá que crear nuevos puestos y afianzar el márketing.   

 

 

P.: ¿Qué estrategias adoptará la competición a partir de ahora?

 

R.: Debe haber un cambio en la difusión de los partidos. El envoltorio tiene que ser más atractivo. Debe ser más visual. Hay que producir todos los partidos a través de la app y que todos puedan llegar a los espectadores.

 

 

P.: ¿Cómo se ha recuperado como negocio y espectáculo del balonmano en la temporada 2021-2022?

 

R.: Paulatinamente. El impacto de la pandemia todavía perdura. No podemos hacer un análisis muy exhaustivo porque esta temporada ha habido algunas reticencias para acudir a los pabellones. Será el tercer ejercicio con la pandemia y seguimos sin tener problemas de pagos o situaciones que pueden ser desagradables. Si todo va en consonancia, esta sería la que nos refrende para conocer dónde estamos y ver el cambio de cara al año que viene.

 

 

 

 

P.: ¿Qué fortalezas ha demostrado el balonmano hasta ahora como espectáculo? ¿Y debilidades?

 

R.: Pese que el Barcelona gana casi todos los partidos, todos los demás partidos han sido un espectáculo. El segundo o el tercer clasificado podían perder en cualquier campo. Tenemos entrenadores por todo el mundo y tenemos un sello. No existe la chispa del campeón, pero sí es atractiva. Como debilidades, el mayor desafío es que vuelva el mismo volumen de público a los pabellones.

 

 

P.: El balonmano ha demostrado una alta dependencia del patrocinio local y regional, ¿cómo puede cambiar este modelo?

 

R.: El modelo es necesario y continuará. Las localidades de balonmano no son de ciudades grandes. La industria local es muy importante. El deporte es muy vistoso y puede ser interesante. Deberíamos conseguir acuerdos a través de la asociación a escala nacional o internacional.

 

 

P.: El sector tiene una alta dependencia del ticketing y abonos. ¿Cómo se puede cambiar el modelo?

 

R.: Hay una dependencia real por los aforos. Hay clubes que tienen una gran masa de seguidores y son los que más han sufrido. No es cuestión de cambiarlo, sino de explorar nuevas vías. Si dotamos de más recursos y lo hacemos más visible, valdrá más y se les puede dotar de un dinero y tendrán más seguridad.

 

 

 

 

P.: ¿Cuál es el ejemplo internacional para tomar como referente?

 

R.: La liga alemana y la francesa. La segunda tiene unas ventajas fiscales que no tenemos aquí. Hay que seguir su desarrollo y crecimiento en volumen económico.

 

 

P.: ¿Unas ventajas fiscales serán una solución para mejorar? ¿Qué más podría hacer la administración?

 

R.: La ley de mecenazgo nunca se ha terminado de mejorar. Pero así, el deporte sería más atractivo para que apoyaran nuestro deporte. Por ahí debería ir.

 

 

P.: ¿Habría que cambiar el modelo competitivo?

 

R.: Es una discusión que aparece de vez en cuando. Ahora mismo, no cambiaría el modelo. Sigue habiendo una diferencia entre FC Barcelona y otros equipos. Si nos fuéramos a otros años cuando ha habido más igualdad y se hicieran play-off más atractivos, se podría plantear.  

 

 

 

 

P.: ¿Que el equipo más fuerte de la competición dependa del fútbol es una debilidad?

 

R.: Hay que estar agradecido al Barça por la inversión que hace en este deporte. Los demás debemos trabajar más para que la distancia sea menor. Ya ocurrió hace veinte años, cuando al Barça se le podía hacer frente. No es un problema de una estructura de club detrás del Barça, al revés, es una bendición.

 

 

P.: ¿Con el profesionalismo podrán los clubes recortar distancias con Fútbol Club Barcelona?

 

R.: Eso creemos, si les dotamos de más ingresos. Veremos cómo quedamos. Hay que renovar el contrato televisivo y veremos si nuestro producto vale más y qué vías se pueden explorar. Estamos muy contentos con LaLigaSportsTV. Para nosotros ha sido un soporte, veremos cómo podemos ver lo que vale nuestro producto.

 

 

P.: ¿Cómo se pueden aumentar los ingresos por derechos televisivos?

 

R.: Uno de los pasos es el profesionalismo. Se podrá hacer un desarrollo mucho mayor. Era algo de la federación. Se puede desarrollar más en años y una inversión mayor: si teníamos que ir a convenio eran tres o cuatro años y para alguna plataforma esto le cuesta y mira con recelo la relación entre la federación y la competición. Los sponsors y las plataformas huyen de problemas.

 

 

P.: ¿Cómo se puede aumentar la base de este deporte?

 

R.: Haciendo más visual el entorno de los partidos e intentando que la liga sea más competitiva. A escala formativa, todos los hitos que se están consiguiendo es por la labor que se están haciendo en los clubes. Hay buen trabajo de captación, entrenamiento y formación de talentos.