Clubes

UE Cornellà dispara su presupuesto un 38,5% y mira al profesionalismo

La entidad es el club no profesional que más jugadores aporta a la liga profesional con hasta ochenta futbolistas como Jordi Alba o Keita Balde. El 32% de los ingresos del club proviene de traspasos y derechos de formación.

UE Cornellà dispara su presupuesto un 38,5% y mira al profesionalismo
Actualmente los clubes pueden rentabilizar su base mediante los ingresos por derechos de formación e inscripción a la LFP, acuerdos con los clubes y mecanismos de solidaridad internacional.

Miquel López-Egea

20 oct 2022 - 05:00

UE Cornellà mira el fútbol profesional. El club que milita en Primera Federación y que disputa sus partidos en el Rcde Stadium, ha presentado un presupuesto de ingresos y gastos de 1,8 millones de euros, importe que representa un incremento del 38,5% frente a 2021-2022. La entidad aún no ha cerrado las cuentas de 2021-2022, aunque presentará números negros. El club ha incrementado su presupuesto con el objetivo de consolidarse en Primera Federación y “soñar algún día con debutar en el fútbol profesional”, según fuentes del club a Palco23.

 

La entidad tiene un modelo de negocio basado en el fútbol base. Concretamente, un 32% de los ingresos provendrán de traspasos y derechos de formación de jugadores, mientras que un 10% de acuerdos con entidades deportivas. De hecho, la UE Cornellá es el club no profesional que más jugadores aporta a la Liga de Fútbol Profesional (LFP), hasta ochenta futbolistas. Algunos de ellos son Jordi Alba, Víctor Ruiz, Edgar González, Javier Puado, Nico Melamed, Edgar Badía, Keita Balde, Aitor Ruibal, Ignasi Miquel o David Raya.

 

Otro de las partidas destacadas es la de subvenciones y programas de ayudas de la Real Federación Española de Fútbol (Rfef), que representa un 38% del total. Los derechos activos audiovisuales suponen un 11% del total. Por otro lado, ticketing y abonados sólo representan un 3,6% de los ingresos y publicidad y patrocinio un 4,2%.  

 

 

 

 

En cuanto a gastos, el 51% proviene con el personal contratado de la entidad, tanto personal deportivo como no deportivo. El resto corresponde a mutualidades, arbitrajes y sanciones, desplazamientos, compra de material deportivo y sanitario y servicios profesionales u otros servicios externos. “Esperamos que cada año la inversión en fútbol base repercuta más en los ingresos del club, este es un trabajo que se realiza desde hace años y con un éxito a medio largo plazo, como nos está ocurriendo en la actualidad”, explica. 

 

Actualmente los clubes pueden rentabilizar su base mediante los ingresos por derechos de formación e inscripción a la LFP, acuerdos con los clubes y mecanismos de solidaridad internacional. Este es el modelo por el que ha optado la UE Cornellà.

 

Por lo tanto, un club percibe un ingreso cuando se realiza una transferencia nacional e internacional de un jugador que había formado parte de su cantera o con un contrato básico privado entre clubs, en los que estos convenios establecen una serie de cláusulas, por lo que, si el jugador en cuestión acaba triunfando en el profesionalismo, el club en el que inició su formación recibe una compensación económica por ello.

 

 

  

 

La actual normativa establece que cuando un club inscribe con licencia profesional a un futbolista amateur, está obligado, como requisito previo para obtenerla, a depositar en la Rfef la cantidad que corresponda, según la normativa vigente del momento, en función de la división que se trate.

 

Posteriormente, dicha cantidad se distribuye proporcionalmente entre los clubes a los que anteriormente hubiese estado vinculado el jugador. Este importe asciende a 48.041 euros para los clubes de Primera División y a 21.035 euros para los de Segunda. En las inscripciones referentes a categorías inferiores, como Primera Rfef, esta cuantía es de 3.005,06 euros.

 

Por otro lado, los mecanismos de solidaridad internacional de la Fifa establecen que se deberá pagar una indemnización por formación cuando un jugador, menor de 23 años, se inscribe por un club en calidad profesional o cuando un jugador profesional es transferido entre clubs de dos asociaciones distintas.