Líder en información económica del deporte

Clubes

Guangzhou FC: salvado y hundido por el rey chino del ‘real estate’ Evergrande

El conjunto chino, campeón de ocho de las últimas diez ligas y uno de los principales inversores en fichajes multimillonarios en la última década, ha visto como la crisis de su matriz, cuya deuda asciende a más de 300.000 millones de dólares, puede terminar con su historia.

Albert Ferrer

24 sep 2021 - 04:48

Guangzhou FC: tocado y hundido por el rey chino del ‘real estate’ Evergrande

 

 

Auge y cada de la gran promesa del fútbol chino. En sólo diez años, el Guangzhou FC ha pasado de llegar a los más alto gracias al gigante inmobiliario Evergrande a ser arrastrado con él casi hasta la desaparición, ante la amenaza de la quiebra del grupo que arrastra una deuda de más de 300.000 millones de dólares.

 

Como consecuencia de la nueva normativa de la Superliga China y la situación actual en la que se encuentra el club, cuyas pérdidas en 2019 alcanzaron hasta 256 millones de dólares, el club ha retirado el naming Evergrande del club, pasando a denominarse Guangzhou FC.

 

Fundado en 1954 en la ciudad de Cantón (Guangzhou), el club era un conjunto modesto que ganó la Segunda División china en 2007, pero en 2009 fue descendido por escándalos de amaños. Tras ser intervenido por las autoridades chinas, en 2010 fue comprado por quince millones de dólares por la inmobiliaria Evergrande, que aportó un nuevo naming y el capital necesario para dominar el fútbol asiático en la siguiente década.

 

En la década de 2010, el conjunto de Guangzhou realizó varios desembolsos propios del fútbol europeo, como el fichaje de los latinoamericanos Jackson Martínez al Atlético de Madrid en la 15-16 por 42 millones de euros y los de Paulinho y Talisca por 40 millones de euros y 20 millones de euros, respectivamente.

 

Con la entrada de la inmobiliaria en el accionariado junto con la plataforma de comercio electrónico Taobao, perteneciente a Alibaba, el Guangzhou Evergrande ganó ocho de las últimas diez ligas y dos Champions League asiáticas, imponiendo una hegemonía en Asia que sólo pudo interrumpir el Shanghai Sipg en 2018, otro club cuya notoriedad ha sido fundamentada en un cheque en blanco.

 

 

 

 

Tras la crisis en la que está inmerso el club, el entrenador del conjunto chino, Fabio Cannavaro, cuyo salario anual asciende a 11,6 millones de euros, ha llegado a un acuerdo a un acuerdo con la directiva para rescindir su contrato, ya que la delicada situación financiera del grupo Evergrande obligaba a recortar gastos.

 

Los clubes de la Superliga China ha llevado a cabo el menor gasto en fichajes de la década en 2021, con apenas 22 millones de dólares

Con el objetivo de convertirse en una de las primeras potencias del fútbol en 2050, el Gobierno chino llevó a cabo una inversión de dos millones de dólares por ciudad del país para construir más de quince ciudades de fútbol, involucrando así la formación de nuevos talentos de cara a un futuro próximo.

 

En 2020, la Superliga China puso freno a las inversiones millonarias de sus clubes en futbolistas extranjeros, dando paso a una etapa de restricciones y limitaciones presupuestarias, buscando frenar la espiral inflacionista en la que la competición había entrado en la última década y que comportó la desaparición del Jiangsu FC.

 

De hecho, a principios de este curso, se estableció el menor desembolso en fichajes de la última década en la Superliga China, con un gasto de apenas 22 millones de dólares, una cifra que poco tiene que ver con la suma récord de la temporada 2016-2017, cuando los clubes superaron el umbral de los 400 millones de dólares.