11 Ago 2022 | 06:33

Líder en información económica del deporte

Clubes

El voto de censura a la junta de Bartomeu sigue adelante: referéndum en octubre, elecciones en noviembre

La oposición consigue las 16.521 firmas necesarias y pone contra las cuerdas la junta de Bartomeu que podría verse obligada a convocar un referéndum para votar la moción de censura, que se debería realizar entre el 10 y el 22 de octubre.

Palco23

17 sep 2020 - 12:40

El voto de censura a la junta de Bartomeu sigue adelante: referéndum en octubre, elecciones en noviembre

 

 

Vuelve la presión sobre la junta de Josep Maria Bartomeu, presidente del FC Barcelona. La oposición ya ha recogido las firmas necesarias para tirar adelante con la moción de censura contra la junta de la entidad.

 

Tras la presentación de la moción el pasado 26 de agosto por parte del precandidato Jordi Ferré, los otros dos precandidatos, Víctor Font y Lluís Fernández-Alá, y los ocho grupos de opinión que promovían esta moción de censura necesitaban conseguir 16.521 firmas, lo que representa un 15% del censo electoral que ahora es de 110.132 socios. Según apuntan varios deportivos, los promotores tendrían la intención de entregar cerca de 18.000 firmas, cifra que se acabará de confirmar esta tarde cuando se entreguen las papeletas al club.

 

Esta ha sido la moción de censura más participativa de la historia del club, tal y como apuntó Marc Duch, portavoz de la plataforma Més que una Moció, en una entrevista en RAC1. “Es una barbaridad la afluencia de la gente que hemos tenido los últimos días, y más teniendo en cuenta que el contexto no ayuda”, añadió Duch.

 

Ahora, el club tiene un plazo de diez días hábiles, a partir de la constitución de la mesa del voto de censura, para verificar si las firmas entregadas son válidas o no, así como para oficializar el recuento. En el caso que todo el proceso se haga lo más rápido posible (constituyendo la mesa del voto de censura mañana mismo y verificando las firmas en un único día, algo muy improbable), el voto de censura se podría celebrar el 1 de octubre, teniendo en cuenta que la convocatoria para la jornada de votación se debe realizar en un plazo de entre 10 y 20 días hábiles a partir de la verificación de las firmas del club.

 

 

 

Una opción más factible, teniendo en cuenta lo que se ha tardado en las últimas ocasiones para verificar las firmas, es que el referéndum se celebre celebrar el 10 de octubre, a muy tardar, el 22 del mismo mes.

 

Para que la moción sea aprobada y se cese a la junta, el referéndum deberá ganar con el 66% de los votos, dos tercios de la participación, y que la participación sea, como mínimo, de un 10% de los socios (11.014 votantes).

 

En el caso que no se diera dicha situación, el mandato de la junta podría continuar hasta las elecciones previstas para el 21 y 22 de marzo, tal y como lo anunció la semana pasada el vicepresidente Jordi Cardoner.

 

Por lo contrario, si la moción de censura prospera, la junta quedaría cesada de forma automática y una gestora, presidida por Carles Tusquets Trías de Bes, presidente de la Comisión Económica de la entidad, asumiría el control del club con la principal función de convocar los comicios a la presidencia en un plazo máximo de tres meses.

 

La vía más rápida hasta las urnas sería convocar las elecciones a principios de noviembre (10 de noviembre sería el primer día en el que se podrían convocar, si el voto de censura se celebrase el 10 de octubre), mientras que, si se estirasen los plazos al máximo, las urnas se pondrían en enero de 2021.

 

 

En la historia del Barça sólo ha habido dos ocasiones en las que se han recogido las firmas necesarias para obligar a la junta en activo a poner las urnas para una moción de censura. La primera vez, fue el expresidente Joan Laporta, entonces líder del grupo Elefeant Blau, que promovió una moción contra el entonces presidente Josep Lluís Núñez. La victoria fue para Núñez con un total de 24.863 votos (el 61,5%), mientras que Laporta obtuvo 14.358 sufragios (el 35,5%).

 

La segunda moción de censura votada fue en 2004, cuando los socios Oriol Giralt y Christian Castellví consiguieron recoger las 4.000 firmas que entonces eran necesarias. Era la primera vez que era imprescindible ganar la votación con el 66% de los votos y que hubiera un 10% de participación, los mismos requisitos que en la actualidad. A pesar de que la moción ganó con claridad, con el 60% de los votos a favor, no fue necesario para cesar a la junta de Joan Laporta, pues no se consiguió que dos tercios de los votantes apoyaran la moción.