09 Dic 2021 | 14:55

Líder en información económica del deporte

Media

El Barça-Madrid también se verá a 30.000 pies de altura

M.M.A.

19 mar 2015 - 16:10

El clásico de este domingo será un partido de altos vuelos, y nunca mejor dicho. Mediapro ha cerrado un acuerdo con Turkish Airlines por el que el duelo entre el FC Barcelona y el Real Madrid podrá verse a bordo de los aviones de la aerolínea turca. Se trata de la primera vez que un partido de la Liga BBVA podrá verse a 30.000 pies de altura, una experiencia que los aficionados de la Premier League y la Bundesliga ya podían vivir con algunas compañías aéreas.

 

Se trata de una de las principales novedades para el encuentro que se disputará en el Camp Nou y cuyo horario (21:00h) permitirá establecer importantes audiencias en América. El acuerdo con Turkish Airlines, que estará operativo en todos sus vuelos y no únicamente en los que despeguen o aterricen en España, supone ampliar aún más el potencial de espectadores de El clásico, que se estima en un máximo de 400 millones de personas.

 

Mediapro, titular de los derechos audiovisuales de ambos equipos esta temporada, realizará un importante despliegue de recursos: más de 300 profesionales (productores, realizadores, técnicos…), diez unidades móviles y un dispositivo de más de 30 cámaras en el Camp Nou. La multinacional catalana distribuirá la señal en más de cien países, aunque algunos grandes grupos audiovisuales han pedido una personalización de la señal; es el caso de Direct TV, Canal+ Polonia, beIN Sports Arabic, beIN Sports USA o beIN Sports Francia, que desplazarán sus equipos a Barcelona para realizar conexiones previas y posteriores al encuentro.

 

Canal+, que retransmitirá en exclusiva el partido en España, instalará 28 cámaras en 22 posiciones distintas del Camp Nou, incluido un travelling que recorrerá 40 metros y producirá vistas aéreas espectaculares. Además, la plataforma de televisión de pago de Prisa ha preparado un especial que arrancará en la mañana del domingo y seguirá con el análisis posterior tras el pitido final del árbitro.