26 Ene 2022 | 22:06

Líder en información económica del deporte

Fitness

Nueva etapa en Supera: recorte de la deuda para acelerar su crecimiento

La entrada de Portobello Capital mediante una ampliación de capital permitirá a la cadena gallega ganar el músculo necesario para competir en el recuperado mercado de concesiones y en el acelerado segmento del 24 horas.

Patricia López

01 dic 2017 - 05:00

Con la ampliación de capital Supera reducirá deuda y conseguirá músculo financiero para seguir creciendo

 

 

Bocanada de aire fresco para Supera. La gestora de instalaciones deportivas ha recurrido al pulmón financiero del capital riesgo para reducir su deuda y crecer en el mercado español del fitness. La sociedad ha dado entrada en el accionariado a Portobello que, a través de una ampliación de capital de más de 50 millones de euros, se convierte en accionista mayoritario de una de las principales cadenas de gimnasios del país.

 

Los orígenes de Supera se remontan a 1993, cuando la compañía gallega empezó a gestionar instalaciones deportivas y, en especial, piscinas municipales. En aquel momento los ayuntamientos y la Xunta de Galicia financiaban la construcción de complejos deportivos cuya explotación sacaban a concurso. Bajo este modelo, el concesional, Supera ha tejido una red de 29 centros municipales en España y Portugal, una cifra que la convierte en el segundo mayor operador de gimnasios públicos del país.

 

El boom del ladrillo provocó que las constructoras entraran en el sector deportivo, y Supera optó por hacer lo propio con la creación de su propia promotora, lo que le permitió integrar y controlar el proceso de construcción. La crisis económica y el freno a la obra pública, con la derivada caída del volumen de licitaciones, empujó a Supera hacia la diversificación, con el lanzamiento de la marca Supera 24 Fitness.

 

 

 

 

Bajo este concepto que abre durante todo el día la compañía aceleró su crecimiento, a través de un modelo que requiere menor inversión para abrir, aporta mayor flexibilidad y acorta los plazos de apertura. De ahí que en menos de dos años haya abierto 16 instalaciones de este tipo.

 

Su elevado ritmo de crecimiento le llevó a cerrar una emisión de bonos por 55 millones de euros que le permitió aliviar el calendario de vencimientos de pago y conseguir liquidez para llevar a cabo su objetivo de aperturas.

 

Supera cerró 2016 con una facturación de 41,5 millones de euros y un beneficio de 2 millones de euros, el doble que el obtenido en 2015. En la actualidad, la cadena cuenta con una red de 45 gimnasios, que representan más de 212.000 metros cuadrados, una plantilla que supera los 1.200 empleados y una cartera de clientes de 200.000 abonados.

 

Si bien la entrada de Portobello en el accionariado diluye la participación del resto de accionistas, en el capital seguirán figurando Fernando Chinchurreta, hasta ahora presidente de la compañía y Guillermo Druet, que seguirá al frente de la cadena como director general.

 

También figuran el ex director general José Manuel González y Ricardo García Seijo, que en su momento presidió la empresa como representante de Banco Pastor. De hecho, la entidad de crédito se convirtió en accionista principal de la cadena entre 2008 y 2014, cuando empezó a vender progresivamente sus participaciones hasta salir del accionariado.