18 Ene 2022 | 09:17

Líder en información económica del deporte

Fitness

Las mejoras salariales, último escollo para firmar el convenio de instalaciones deportivas

El punto de fricción es la absorción y compensación salarial de los trabajadores, que según los UGT y CCOO debe mantenerse mientras que los empresarios quieren recortar.

Patricia López

17 jul 2017 - 05:00

 

La negociación del IV convenio colectivo de instalaciones deportivas encara su recta final. Tras más de un año y medio de negociaciones, y un sinfín de negociaciones que hasta ahora no han llegado a buen puerto, patronal y sindicatos han acercado posturas para aprobar la regulación que rija las condiciones laborales y los trabajadores del sector durante al menos el próximo año. Así lo han confirmado las partes implicadas a Palco23 tras la reunión celebrada el pasado jueves, día 13.

 

Fuentes cercanas a los empresarios admiten que “hay predisposición por parte de ambas partes para alcanzar un acuerdo”, y prueba de ello es que “los gerentes se muestran favorables a ofrecer el aumento salarial que los sindicatos piden”, dado que “los trabajadores han cedido en algunos aspectos sociales que habían conseguido en el III convenio”.

 

Sin embargo, el acuerdo aún no es total. El punto de fricción radica en la compensación y absorción, es decir, en que los técnicos cuyo sueldo está por encima de las tablas salariales mínimas, también se beneficien de la subida. A día de hoy, el salario mínimo de un empleado de instalaciones deportivas oscila entre 794,31 euros y 1.098,16 euros mensuales, en función del grupo profesional.

 

“No es lo mismo pactar un incremento para todos los empleados, independientemente del salario que tengan, que para aquellos que cobran el mínimo fijado por convenio”, indican los empresarios. “Lo que planteamos es que el empresario no esté obligado a realizar la subida pactada a los empleados que ya superen el mínimo estipulado en el convenio, sino a aquellos que cobran el mínimo”, comentan.

 

El sindicato, por su parte, apunta que la patronal quiere acabar con uno de los puntos clave del III convenio, ya que “el incremento salarial para los trabajadores que cobran por encima de lo fijado en el convenio ya lo establece el propio documento, así que lo que pretende la patronal es eliminarlo”.

 

La mesa negociadora volverá a reunirse el 26 de junio con el objetivo de alcanzar un acuerdo que afectará a buena parte de las 26.197 empresas que se dedican a las actividades deportivas. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en su mayoría son compañías que gestionan instalaciones deportivas, gimnasios y clubes”, que en 2015 emplearon a 180.000 personas.