Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Orbea crece un 41% en 2021 y alcanza 282 millones de euros de facturación

La compañía de bicicletas, que ha sumado 170 personas más a su plantilla, alcanzando casi los mil empleados, prevé seguir creciendo durante la presente campaña y ambiciona con una facturación de 350 millones de euros para 2022.

Orbea crece un 41% en 2021 y alcanza 282 millones de euros de facturación
Este incremento se suma al 22% que creció la compañía en 2020.

Palco23

08 may 2022 - 19:15

Orbea sigue creciendo. La compañía vasca de bicicletas parte de Cooperativa Mondragón finalizó el ejercicio de 2021 con una facturación de más de 282 millones de euros, un 41% más que en 2020, y una plantilla formada por casi mil personas, según ha indicado la compañía en durante su asamblea anual.

 

Este incremento se suma al 22% que creció en 2020, cuando alcanzó los 200 millones de euros y al 32% registrado en 2019 frente a 2018, cuando su cifra de negocio se situó en 127,5 millones de euros. De este modo, Orbea ha crecido por sexto año consecutivo, y el 81% de su facturación corresponde a mercados de explotación.

 

El fabricante vasco de bicicletas también prevé alcanzar una facturación de 350 millones de euros para 2022, a través de la ampliación de capacidades de fabricación y logística y el desarrollo de soluciones tecnológicas.

 

 

 

 

Los beneficios de la empresa el pasado curso ascendieron hasta 40,7 millones de euros, lo que implica un importante fortalecimiento de sus recursos propios. La empresa, que dedica el 20% de su facturación a fondos de solidaridad y acción social, ha sumado 170 nuevos empleos este año. “El crecimiento nos permite afrontar con seguridad todos los proyectos que la empresa tiene previsto abordar” ha declarado la compañía en un comunicado.

 

Orbea, fundada en 1840, se ha centrado durante los últimos cinco años en el desarrollo de una estrategia basada en la reputación de marca y con un modelo de distribución omnicanal. En 2015, cuando Orbea comenzó su proceso de transformación, la empresa facturaba alrededor de 70 millones de euros, aunque competía con marcas globales de más de mil millones de euros de facturación.

 

Con sede central en Mallabia (Vizcaya), la empresa centraliza la fabricación de su marca propia en su plan del País Vasco y en Portugal, aunque algunos de los componentes proceden de Asia. La compañía apuesta por la integración vertical y controla procesos como montaje y pintura. Además, la empresa acaba de abrir una fábrica de ruedas en Markina.