28 Ene 2022 | 06:35

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Team Heretics se desmarca del resto y sí disputará la liga de ‘CS:GO’ de la LVP

El club respalda el proyecto de la gestora, después de que varios de sus rivales decidieran desvincularse para promover su propio torneo.

Palco23

10 dic 2019 - 16:37

Team Heretics respalda el proyecto de la LVP en torno al videojuego CS:GO. El club dirigido por Antonio Catena ha decidido desmarcarse finalmente del resto de principales equipos de eSports y mantener su plaza en la competición de la gestora de Mediapro. Su movimiento llega una semana después de que algunos rivales decidieran no renovar para promover su propio campeonato.

 

“Hace unos días algunos clubes se desvincularon de la organización para buscar otra liga en la que competir; para Heretics, la estrategia deportiva pasa por continuar compitiendo durante la próxima temporada”, señala la organización en un comunicado. Ahora, está por ver cómo impactará su continuidad de cara a 2020 en los movimientos que se venían produciendo.

 

La LVP ha explicado que las plazas que han dejado vacantes Vodafone Giants, Movistar Riders y Mad Lions, entre otros, “se designarán en las próximas semanas a aquellos clubes que cumplan con los requisitos exigidos por la organización y que aporten valores como la profesionalidad, la deportividad o la competitividad”.

 

La postura de los clubes que han abandonado la competición es clara: “La propuesta no nos resultaba atractiva y decidimos retirarnos, pero vamos a seguir apostando por CS:GO porque es una parte esencial en nuestras estructuras”, aseguraba a Palco23 uno de los directivos consultados semanas atrás. De fondo, la petición de un mayor reparto de recursos económicos respecto a un bote que actualmente es de 100.000 euros.

 

Los ingresos que genera CS:GO no llegan a 450.000 euros por temporada, mientras que los gastos de producción, organización de eventos presenciales y el resto de acciones superaron los 700.000 euros en 2019. Dicho de otra forma, aún existe un déficit de cerca de 300.000 euros que esperan reducir a corto plazo con la entrada de más ingresos procedentes de los derechos audiovisuales y otros acuerdos comerciales.