11 Ago 2022 | 01:03

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Premier, sin público: el Gobierno suspende el plan para la vuelta de los aficionados se suspende

El Gobierno británico puso bajo revisión el plan que debía permitir a los aficionados ingleses regresar a los estadios a partir del 1 de octubre. El repunte de casos en el país ha obligado al ejecutivo a tomar nuevas medidas para frenar la escalada de la pandemia.

Palco23

22 sep 2020 - 12:00

La Premier, sin público: el Gobierno suspende el plan para la vuelta de los aficionados se suspende

 

 

La Premier seguirá con los estadios vacíos. El Gobierno de Boris Johnson ha decidido suspender el plan para que el público pudiera regresar a los estadios tras los repuntes de casos por coronavirus en el país.

 

Ya la semana pasada, el ejecutivo avisó de que ponía bajo revisión la fecha inicialmente prevista para el 1 de octubre, y esta mañana el número dos del Gobierno, Michael Gove, ha asegurado que ya no se contempla esta fecha, según BBC Sports.

 

A principios de mes, Inglaterra abrió los estadios de segunda división en una prueba piloto que permitía acceder a mil aficionados a los recintos deportivos profesionales. Una medida que, al máximo dirigente de la Premier, Richard Masters, no le gustó y avisó que no se abrirían los estadios de la Premier League sólo para un millar de espectadores.

 

Jugar a puerta cerrada le costaría a la Premier League 700 millones de libras, según estimaciones de la propia liga

 

De hecho, Gove también ha confirmado a la BBC que esas pruebas piloto también quedan suspendidas, en lo que son unas nuevas medidas restrictivas que el Gobierno de Johnson está poniendo en marcha para intentar controlar el avance de la pandemia.

 

“Por ahora vamos a parar el programa de retorno de los aficionados a los estadios, pero queremos que, cuando sea posible, que vuelva más gente”, asegura el ministro del Gabinete del Reino Unido.

 

En este sentido, Masters señaló al mismo medio que era “absolutamente crítico” el retorno de los aficionados a los estadios para frenar la caída de ingresos, que ascendería a 700 millones de libras en el caso que esta temporada se tenga que jugar a puerta cerrada.