07 Dic 2021 | 06:08

Líder en información económica del deporte

Clubes

Palma Futsal reduce su presupuesto un 15%, hasta un millón de euros, tras ajustar su plantilla

El club cerró la temporada 2020-2021 con unas pérdidas de 300.000 por la ausencia de abonos y ticketing derivadas de las restricciones decretadas por la administración por el Covid-19. El club cuenta con 2.000 abonados. 

Palma Futsal reduce su presupuesto un 15%, hasta un millón de euros, tras ajustar su plantilla
Varios clubes históricos de Mallorca se han afiliado al club en los últimos años, a través de la Fundació Palma Futsal, propietaria del club, y del programa Connectant l’Esport.

M. L-E.

19 nov 2021 - 05:00

Palma Futsal se aprieta el cinturón. El club de fútbol sala que milita en la Liga Nacional de Fútbol Sala (Lnfs) ha presentado un presupuesto para la temporada 2021-2022 de un millón de euros, un 15% menos que la temporada anterior, cuando fue de 1,2 millones de euros.

 

Según explica José Tirado, presidente de la entidad, la reducción se ha producido tras “ajustar la plantilla del primer equipo, con tres jugadores menos”, pasando a doce jugadores, puesto que, además, con la nueva normativa de la Lnfs, las convocatorias deben ser de doce jugadores en lugar de catorce jugadores. Asimismo, el club ha hecho una apuesta por el filial, que ascendió la pasada temporada a Segunda División y que, juntamente con la base, tiene un presupuesto de 160.000 euros.

 

El club, que cuenta con ocho trabajadores no deportivos, cerró el curso anterior con unas pérdidas de 300.000 euros por el golpe de la pandemia, que implicó no cumplir con el presupuesto previsto en abonos y ticketing. “No sabíamos nada y hubo partidos en los que no tuvimos públicos, mientras que otros eran al 50%; por lo que no pudimos tener 1.500 socios”, manifiesta Tirado.  

 

 

 

 

El club, en una temporada normal, cuenta con 3.100 abonados y 3.000 familias vinculadas al club de manera indirecta, puesto que tiene una base de 2.800 niños en siete deportes distintos. De esta manera, aunque el club tenía caja para aguantar el golpe, ha optado por hacer “un presupuesto para equilibrar, pudimos aguantar el chaparrón, pero debemos ser un club saneado y estable, por lo que bajar el presupuesto nos hace estar tranquilos”.

 

Entre el 55% y el 60% de los ingresos corresponden al patrocinio, mientras que la administración aporta un 18% del presupuesto. El resto corresponde a abonos y ticketing, derechos de televisión, merchandising y proyectos propios como la escoleta, viajes o torneos privados o el bar del pabellón de Son Moix, con capacidad para 3.800 aficionados.

 

Varios clubes históricos de Mallorca se han afiliado al club en los últimos años, a través de la Fundació Palma Futsal, propietaria del club, y del programa Connectant l’Esport. A cambio de operar con los colores y el escudo del club, la Fundació asesora su gestión y su estructura, en el marco de un acuerdo de patrocinio. Los equipos bajo el paraguas de la Fundació son el Voley Palma, Hándbol Marratxí, Waterpolo Mallorca y cinco filiales de fútbol sala.  

 

 

 

 

“Todos juegan con los colores por lo que hemos apostado por un sentimiento de isla”, asegura.  Actualmente, la entidad cuenta con 2.000 abonados, cifra que espera aumentar cuando se permita llenar completamente el pabellón. “Debemos volver a la normalidad cuanto antes, estamos en una situación de recuperación y aunque perdimos sólo un 5% de los patrocinadores, tenemos que mantener el nivel previo de la pandemia”, asegura.

 

Para recuperar a los aficionados y aumentar la audiencia del fútbol sala, el directivo recuerda que “tenemos la mentalidad de hacer de un partido un espectáculo” y que el reto “es trasladarlo a la televisión”. “Tenemos speaker y circo en el descanso, hacemos que una persona se enganche al espectáculo y pueda vibrar”, reitera.

 

Asimismo, Tirado considera que la administración “tiene que ser consciente de que se ha ayudado a muchos sectores y a la cultura” y que “el deporte ha tenido problemas graves con la hostelería o el turismo, pero a ellos si les han llegado ayudas, mientras nosotros hemos tenido que sobrevivir”.