20 May 2022 | 02:23

Líder en información económica del deporte

Clubes

El RC Celta incorporará al consejo a una exdirectiva de Citroën y a un exjugador

El club propondrá a los accionistas la entrada como consejeros de María José Táboas, ex directora de relaciones institucionales del grupo de automoción, y a Fernando Rodilla.

Palco23

31 oct 2018 - 09:35

El RC Celta incorporará al consejo a una exdirectiva de Citroën y a un exjugador

 

 

El RC Celta quiere potenciar su consejo de administración. El club propondrá a los accionistas votar el nombramiento de dos nuevos profesionales para su máximo órgano de gobierno. Se trata de María José Táboas, ex directora de relaciones exteriores institucionales del grupo de automoción PSA-Citroën en la planta de Vigo, y el exdelantero del club en los años setenta Fernando Rodilla. “Han mantenido una estrecha relación con el RC Celta durante muchos años”, recuerda la entidad presidida por Carlos Mouriño.

 

Táboas empezó a vincularse al club en 2017, cuando se jubiló del grupo galo y asumió la vicepresidencia del equipo de baloncesto femenino. “Llegó a convertirse en la primera mujer en formar parte del equipo de dirección de PSA-Citroën en Vigo”, enfatiza el club sobre la valía de la que sería la segunda mujer del consejo de administración, junto a Carmen Avendaño.

 

En la junta del próximo lunes, los minoritarios deberán o no dar su apoyo a las cuentas de 2017-2018, en el que los ingresos ordinarios fueron de 62 millones de euros y el beneficio neto se redujo casi a la mitad, con 12,98 millones de euros. Esta caída de las ganancias se debió tanto a los menores ingresos por competiciones, pues no disputó la Europa League como en el curso anterior, y también a la caída de las plusvalías por traspasos, que pasaron de 17,19 millones a 12,29 millones de euros.

 

Mouriño, que tiene garantizada la aprobación de todos los puntos del orden del día como socio mayoritario, ya avanzó hace unas semanas los números de 2018-2019. El dirigente presentará una previsión de ingresos de 72 millones de euros, con unas ganancias estimadas de tres millones de euros. La menor rentabilidad responde al aumento del coste de la plantilla, que pasará de 37 millones a 46 millones de euros para 2018-2019.