11 Ago 2022 | 09:44

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Barça admite que se incumplieron los protocolos internos

El informe de PwC concluye que el club no encargó ninguna campaña difamatoria y que no existió conducta corrupta a partir de la contratación de servicios de monitorización y análisis de redes sociales.

Palco23

06 jul 2020 - 20:00

El Barça no encargó ninguna campaña difamatoria, según un informe elaborado por PwC

 

 

El Barça incumplió los protocolos de aprobación internos en la contratación de servicios estratégicos y confidenciales. Así lo concluye un informe de PwC, encargado por el FC Barcelona a raíz del estallido del Barçagate, y valorado durante la junta directiva ordinaria celebrada hoy. Del informe se desprende que el club no encargó ninguna campaña difamatoria ni existió conducta corrupta por su parte, pero también que no se cumplieron los protocolos de aprobación internos a la hora de formalizar y renovar contratos.

 

Con la finalidad de corregir las disfunciones que se han producido en la tramitación de estos contratos, la junta directiva ha encargado al director ejecutivo, Òscar Grau, la redacción de un procedimiento para proyectos que la junta considere estratégicos y confidenciales. En concreto, la junta considera que “la gestión de estos contratos por parte del club no ha sido suficientemente precisa, y por eso tomaremos todas las medidas correctoras que correspondan”, ha explicado el club en un comunicado.

 

“Es obvio que ahora hay un daño reputacional importante que difícilmente se corregirá, pero tenemos que aspirar a ello”, ha apuntado el portavoz del FC Barcelona, Josep Vives, al manifestar que “el informe indica que no se ha hecho todo bien”.

 

 

 

 

Asimismo, la entidad ha anunciado que tomará acciones penales contra quien haya formulado acusaciones falsas e infundadas, ya que el informe concluye que el club no realizó ninguna campaña difamatoria en redes sociales. Asimismo, pedirá rectificar a los medios que hayan imputado al club esas conductas.

 

La auditoria de PwC también concluye que el club pagó un millón de euros por un contrato de monitorización de las redes sociales, pero que hasta ahora sólo se han prestado servicios por 620.000 euros. “Reclamaremos a las empresas que han monitorizado las redes sociales que completen los trabajos abonados y pendientes de realizar y, de no hacerlo, el club ejercerá las acciones legales oportunas en defensa de sus intereses”, ha explicado la entidad blaugrana. Se trata de un precio que, según el informe, está dentro del rango de precio del mercado, comprendido entre 850.000 euros y 1,3 millones de euros.

 

El denominado Barçagate ha puesto el foco en el máximo órgano de gobierno del club, la junta directiva, entre acusaciones de corrupción, fraccionamiento de facturas para eludir los sistemas de control internos y sospechas sobre el servicio real que prestaron los proveedores de monitorización en redes sociales. Todo ello provocó la dimisión en bloque seis miembros de la junta deportiva por disconformidad con la gestión actual.