10 Ago 2022 | 14:17

Líder en información económica del deporte

Clubes

Antonio Moreno (CB Remudas): “Rivalizar con el fútbol es una batalla perdida”

El presupuesto del club para este año es de 800.000 euros, tras cerrar el pasado año con beneficios. La pandemia le afectó poco a pesar de no competir con normalidad. Su objetivo es crecer en el deporte femenino español.

Antonio Moreno (CB Remudas): “Rivalizar con el fútbol es una batalla perdida”
El CB Remudas es un equipo de balonmano de las Canarias.

Alba Chiva

02 nov 2021 - 05:00

Deportes pequeños contra los grandes. El balonmano femenino cuenta con cada vez más base en España, pero la falta de recursos, el dominio de los todopoderosos fútbol y baloncesto y la escasa visibilidad motivan que las jugadoras de mayor nivel se vayan a jugar fuera, lo que a su vez es también perjudicial para el sector.

 

“Llevo más de 20 años escuchando que hay apoyo internacional al deporte femenino y sigue como antes, ha mejorado poco”, asegura Antonio Moreno, presidente del Club Balonmano Remudas. “En España no hay ley de mecenazgo”, ejemplifica.

 

“Cuando haya una ley en condiciones todo va a cambiar, las empresas harán más por el deporte como ocurre en Francia, que es un a de mejores ligas del mundo por la ley”, sostiene el presidente.

 

El club que lidera Moreno, con base en Gran Canaria, tiene un presupuesto para este año de 800.000 euros. En la temporada anterior, la entidad ingresó casi 700.000 euros, con unos beneficios de 140.000 euros. Después de 33 años en la máxima categoría no tiene deuda.

 

Los ingresos por patrocinadores se dividen en el 60% por patrocinadores que son instituciones y el 40% restante lo engloban patrocinadores privadores. En las Islas Canarias y en particular Gran Canaria, el Gobierno y las administraciones han apostado por el deporte después de la pandemia y han subido los importes de las subvenciones. Gran Canaria se sitúa en el ránking con las subvenciones más altas, con un 70% más.

 

El club cuenta con 250 abonados y emplea a treinta personas a jornada completa, una junta directiva, un gerente, director técnico, los dieciocho equipos y sus técnicos.

 

El balonmano sigue luchando entre los dos deportes dominantes en España: el fútbol y el baloncesto. “Las ayudas fiscales no hacen mucho, porque las empresas apenas invierten en deporte femenino, sólo en futbol”, destaca el presidente.

 

Antonio Moreno propone como solución invertir en deporte y en ayudas, “hacer la ley del deporte, que se invierta en deporte y se televise: si se televisa cuatro veces más, se invertirá cuatro veces más”.

 

 

En la misma línea, mientras el fútbol femenino ha ganado cada vez más popularidad en los últimos años, esto no ha arrastrado a otros deportes como el balonmano. “No me planteo rivalizar con el fútbol, es una batalla perdida”, añade.

 

El primer paso para ganar tamaño es crecer dentro de las categorías del balonmano femenino español. “Una liga funcionará si las jugadoras funcionan y crecerá si las jugadoras crecen. Si hay más competencia dentro de una misma liga, el deporte en concreto será más interesante y atractivo. “Si una jugadora mejora, compite y hace el balonmano mejor”, insiste Moreno.

 

 

Los clubes o entidades que quieran llevar a cabo un deporte o una actividad dependerán del dinero que tengan. Con menos dinero se pueden realizar menos cosas porque se tiene menos material. “Esta es una de las barreras para el desarrollo del balonmano femenino en España, no sólo depende de los técnicos sino de que los medios para la práctica también sean buenos y esto dependerá del dinero”, asegura el presidente.

 

En los últimos tiempos han aumentado el número de plataformas over-the-top (OTT) y con ellas la audiencia del deporte en general. Pero el objetivo de CB Remudas es atraer a la gente al terreno del juego a animar y ve un fuerte potencial en las redes sociales. “Es importante la retransmisión de los partidos, pero lo son más las redes sociales”, insiste Moreno. El Rocasa Gran Canaria cuenta con más de 3.000 seguidores en Instagram y 5.000 Twitter.