06 Dic 2021 | 04:53

Líder en información económica del deporte

Media

Los dueños chinos de MP&Silva denuncian a los socios fundadores

El grupo inversor, liderado por la empresa estatal Everbright Securities, alega fraude comercial en una operación firmada en 2016 que valoró la agencia en 1.000 millones de dólares.

Palco23

20 mar 2019 - 17:26

Los dueños chinos de MP&Silva denuncian a los socios fundadores

 

 

Los problemas que arrastra MP&Silva podrían acabar afectando a sus fundadores. El grupo inversor chino que adquirió la compañía en 2016 ha presentado una demanda contra Andrea Radrizzani y Riccardo Silva por un presunto fraude comercial en la operación, que valoró la agencia de márketing deportivo en 1.000 millones de dólares. El movimiento se produce tras el colapso de la empresa, que hace unos meses presentó concurso de acreedores.

 

El consorcio está encabezado por el grupo estatal Everbright Securities, que se lanzó a la compra de esta compañía en pleno rally de inversiones chinas en el fútbol europeo. Esa espiral de gasto se tradujo en algunos movimientos fuera de toda lógica, y ahora buscan recuperar parte del dinero invertido con una demanda en el Tribunal Superior de Londres.

 

Los inversores han enviado sendas cartas a los antiguos propietarios, en las que alega que los contratos de derechos deportivos de la empresa no podían renovarse fácilmente, según desvela Bloomberg. Es decir, que en el momento de la compra no eran conscientes de que la retención de los contratos audiovisuales que tenía la agencia no era tan segura como podía parecer.

 

Radrizanni es actualmente presidente del club de fútbol inglés Leeds United y fundador de la plataforma de retransmisiones en streaming Eleven Sports, que en Reino Unido ha sufrido importantes problemas para rentabilizar sus acuerdos con LaLiga y la Serie A. Silva, por su parte, es propietario del grupo de medios Sport Business y del club de fútbol Miami FC.

 

Entre los motivos de la quiebra de la compañía estaría la pérdida de contactos que supuso la salida de Silva y Radrizzani de la gestión diaria, así como los constantes cambios que se produjeron en la dirección general desde 2017. A ello se le sumó la inexperiencia de los nuevos propietarios, que no tenían conocimientos sobre la industria deportiva.