Líder en información económica del deporte

Media

Aston Martin acelera en F-1 y dará nombre a la escudería Red Bull

El fabricante británico compartirá los naming rights con el fabricante de bebidas y dueño del equipo, del que también será socio de innovación.

Palco23

25 sep 2017 - 11:00

Aston Martin acelera en F-1 y dará nombre a la escudería Red Bull

 

Lujo y alto rendimiento son los dos atributos por los que Aston Martin siempre ha querido diferenciarse, y ahora tendrá en la Fórmula 1 otra plataforma a través de la que potenciar esa imagen. La marca británica ha cerrado un acuerdo con Red Bull Racing, por la que compartirá los naming rights de la escudería y será su socio en la categoría de innovación a partir del Mundial de 2018. Los términos económicos no se han hecho públicos.

 

El equipo, que a partir del próximo año se llamará Aston Martin Red Bull Racing, contará con su propio centro de rendimiento avanzado. La instalación se ubicará en el campus que la escuadra tiene en la ciudad inglesa de Milton Keynes y en él se desarrollarán nuevos productos, tanto para la Fórmula 1 como para los vehículos que comercializan entre particulares.

 

La idea es continuar la filosofía de innovación y desarrollo que se ha venido aplicando en los últimos dos años, y que ha servido para lanzar al mercado el nuevo modelo Aston Martin Valkyrie, un coche del que sólo se han fabricado 150 unidades con un precio aproximado de dos millones de euros.

 

El nuevo centro de trabajo supondrá la creación de 110 nuevos puestos de trabajo, con especial peso en los departamentos de diseño e ingeniería. Su trabajo será desarrollar los futuros coches deportivos de las dos compañías, al tiempo que “permitirá una relación de trabajo más estrecha entre las dos principales marcas en sus respectivos campos”.

 

“Nuestra asociación de innovación con Aston Martin ha sido un proyecto pionero desde el primer día”, ha enfatizado Christian Horner, director del equipo de Red Bull Racing. Andy Palmer, presidente y consejero delegado de Aston Martin, ha argumentado que su decisión de elevar la apuesta por la competición responde a que “estamos disfrutando de la conciencia de marca global que ofrece una Fórmula Uno revitalizada”. En este sentido, la marca de lujo mantendrá su visibilidad destacada en los monoplazas.