Competiciones

Especial 2022: El año en el que el deporte femenino se sentó a la mesa

2022, el año en el que la Federación de Fútbol de Rubiales dejó atrás escándalos y conflictos

La entidad ha vivido un ejercicio intenso después de conocerse que su presidente, Luis Rubiales, alcanzó un acuerdo con Kosmos, para que ésta ejerciera como intermediaria entre el organismo y las autoridades de Arabia Saudí.

2022, el año en el que la Federación de Fútbol de Rubiales dejó atrás escándalos y conflictos
Este acuerdo acabó salpicando la imagen de la federación en 2022 y hasta impactó en la redacción de la nueva Ley del Deporte, que acabó añadiendo un artículo en el que establece que ningún jugador en activo puede tener relaciones comerciales con una compe

Miquel López-Egea

28 dic 2022 - 05:00

Un año para olvidar. La Real Federación Española de Fútbol (Rfef) mira 2023 con esperanza después de un año lleno de escándalos que han afectado a su presidente, Luis Rubiales, y a la imagen del fútbol nacional, en el que se ha enfrentado con prácticamente todos los organismos futbolísticos del país. Desde la Operación Soule, iniciada por la Guardia Civil en 2017 contra contra la corrupción en la Rfef, cuando el presidente del organismo, Ángel María Villar y su hijo fueron detenidos, que la entidad no vivía un ejercicio tan intenso.

 

El pasado abril, la Rfef estuvo en el ojo del huracán después de conocerse, a través de una información de El Confidencial, que Rubiales alcanzó un acuerdo con Kosmos, empresa propiedad de Gerard Piqué, para que ésta ejerciera como intermediaria entre el organismo y las autoridades de Arabia Saudí para trasladar la Supercopa de España a Oriente Próximo.

 

Dicha comisión ascendió a cuatro millones de euros por temporada para los cuatro años de contrato. Tras salir a la luz el acuedo, la Rfef alegó que la relación económica con Kosmos era únicamente con Arabia Saudí y, por lo tanto, sin la intermediación económica de la entidad.

 

 

 

 

Hasta finales de 2018, la Supercopa consistía en una eliminatoria de ida y vuelta entre el campeón de Liga y el campeón de la Copa del Rey, pero Piqué propuso, a través de su empresa Kosmos, convertir el torneo en una final four con semifinales y final, para aumentar el valor de los derechos televisivos.

 

El central del FC Barcelona inició entonces la búsqueda de un estadio que acogiera el evento para la siguiente campaña: por un lado, el Real Madrid no se mostró favorable a acoger el torneo en el Santiago Bernabéu y, por el otro, las intenciones de Rubiales y Piqué eran jugar en el Camp Nou. Pero entonces, la posibilidad de jugar en Arabia Saudí se puso sobre la mesa.

 

El 11 de septiembre de 2019, la Federación firmó un contrato con Arabia Saudí por cuarenta millones de euros para trasladar allí la Supercopa de España para los siguientes seis años, con un valor total de 240 millones de euros a repartir entre Federación, clubes y agencia intermediaria. Este acuerdo acabó salpicando la imagen de la federación en 2022 y hasta impactó en la redacción de la nueva Ley del Deporte, que acabó añadiendo un artículo en el que establece que ningún jugador en activo puede tener relaciones comerciales con una competición en la que participe. A causa de esta norma, Piqué optó por retirarse del fútbol profesional.

 

 

Una posible inhabilitación

 

Un mes después, tras una batería de informaciones que siguieron afectando a la imagen de la federación, el Consejo Superior de Deportes (CSD) dio a conocer que estaba estudiando la posibilidad de llevar a Rubiales ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) y, por lo tanto, estaba sobre la mesa su posible inhabilitación, aunque no se hizo efectiva.

 

Las guerras de la federación no acabaron con este hecho. A finales de mayo, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de Majadahonda incoó diligencias previas contra Rubiales,  Andreu Camps, secretario general de la Rfef, y Tomás González, asesor jurídico, por un presunto delito de amenazas, coacciones y prevaricación ante la denuncia presentada por cinco clubes de la tercera categoría nacional.

 

 

 

 

El propio sueldo del presidente de la federación estuvo en el centro de la polémica. En la asamblea de la entidad y con la intención de calmar los ánimos, la federación revisó el sueldo de Rubiales tras un mes de polémicas y aprobó su nueva retribución, eliminando la parte variable existente.

 

Desde mayo, el salario base del máximo ejecutivo de la Rfef es de 634.518 euros, actualizado en base al Índice de Precios de Consumo (IPC) del 6,5% de 2021, hasta un total de 675.761 euros brutos. Además, Rubiales vio reducida hasta 3.000 euros brutos al mes la ayuda a la vivienda.

 

 

Batalla por la Copa del Rey y la Supercopa

 

Por otro lado, en su guerra por los derechos audiovisuales, en julio la Rfef aceptó el razonamiento de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (Cnmc) y acordó licitar los derechos de la Copa del Rey y de la Supercopa de España, tanto a escala nacional como internacional, por tres temporadas y no por cinco cursos.

 

La Rfef estima que los ingresos anuales derivados de la venta de los derechos televisivos nacionales e internacionales de la Copa del Rey y la Supercopa de España pueden alcanzar los 40 millones de euros por curso durante las próximas tres temporadas. El 23 de septiembre de 2022, la Rfef convocó un proceso de licitación de los derechos de ambas competiciones en partes de Europa, Asia Central, Australia, Nueva Zelanda e Indonesia.

 

Pero, otra vez, la Cnmc saltó y recomendó a la entidad un procedimiento de licitación por un máximo de tres temporadas, respetando los principios de competencia, transparencia y no discriminación.

 

En octubre, el órgano de gestión de los derechos audiovisuales de la Rfef acordó adjudicar el Lote 1B del tender de la Copa del Rey a Radio Televisión Española (Rtve), durante tres años, hasta 2025.

 

Posteriormente, acordó adjudicar el lote único de la Supercopa de España a Movistar Plus+, que se hizo así con los derechos de retransmisión del torneo durante los próximos tres años.

 

 

Primera Federación, en el punto de mira

 

En agosto, la entidad dio por finalizada otra batalla y puso fin a la disputa por los derechos audiovisuales de la Primera Federación tras el roto provocado por Fuchs Sports.

 

El organismo rector del fútbol en España alcanzó un acuerdo con la plataforma over-the-top (OTT) InStatTV para que esta ofrezca todos los encuentros de la categoría Primera Rfef hasta el final de la temporada 2024-2025, por el que la plataforma paga alrededor de cuatro millones de euros por cada año de contrato.

 

A principios de marzo, Fuchs Sports, titular hasta entonces de los derechos televisivos de la competición, comunicó que rompía su acuerdo con Footters y que, a partir de ese momento, todos los partidos se podían ver de forma gratuita en la página web de su empresa.

 

En 2022, la Rfef tenía un total de nueve procedimientos con LaLiga, entre ellos por los partidos de los lunes y los viernes; y el que suscitó el calendario de la temporada 2020-2021.

 

 

Guerra con la Liga F

 

La entidad también presentó batalla por la Liga F: en agosto, el organismo rector del fútbol español impugnó ante los órganos judiciales españoles las bases aprobadas por la patronal femenina para el desarrollo de la competición.

 

El organismo calificó las bases de la competición de “ilegales”, por ser contrarias a la normativa de Uefa y Fifa en lo relativo a las licencias de jugadoras extracomunitarias, e instó a la Liga F y al sindicato mayoritario, Futpro, a reunirse para alcanzar los acuerdos oportunos sobre la puesta en marcha de la nueva competición profesional femenina. Por otro lado, hubo un desencuentro en la Liga F, con las árbitras, que eran representadas por la federación y que acabó con una huelga en la primera jornada de la competición.

 

 

Dux, otro frente

 

En noviembre, la Rfef abrió otro frente cuando el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) anuló la resolución del Juez Único de Competiciones no Profesionales de la Rfef. En septiembre, la entidad había declarado la pérdida del derecho de Dux International de Madrid de participar en la Primera Federación para la temporada 2022-2022 y, al mismo tiempo, decretó su desinscripción de la citada categoría.

 

 

 

 

En julio, el Juez Único de Competiciones no Profesionales de la Rfef dictó resolución acordando la inscripción del club en la categoría para la temporada 2022-2023, tras corroborar que el club madrileño cumplía los requisitos demandados para competir.

 

En noviembre, la federación abrió otro frente, ya que la redacción de Ley del Deporte suprimía el informe que anteriormente se solicitaba a LaLiga ante cualquier cambio que quisiera realizar la Rfef en los estatutos.

 

Este hecho provocó que los clubes de LaLiga Santander y LaLiga Smartbank manifestaran su preocupación ante “el creciente poder de la Rfef con la redacción de la Ley del Deporte” y amenazaron con ir a la huelga.

 

 

gerard pique 980

 

 

Un Mundial para soñar

 

Pero no todo han sido golpes en la imagen de la federación en 2022: la entidad presentó la candidatura de España y Portugal para organizar el Mundial de Fútbol de 2030 en la que también entró Ucrania. De hecho, la candidatura está muy avanzada y se conocen todas las sedes posibles: España tiene once y Portugal, tres. En total, el torneo tendrá 72 subsedes, de las cuales 54 se situarán en territorio español y dieciocho en territorio portugués.

 

Los estadios preseleccionados por España para albergar el evento son Balaídos, en Vigo; Riazor, en A Coruña; El Molinón Enrique Castro Quini, en Gijón; San Mamés, en Bilbao; Anoeta, en San Sebastián; La Romareda, en Zaragoza; el Camp Nou y el Rcde Stadium, en Barcelona; el Santiago Bernabéu y el Metropolitano, en Madrid; el Nuevo Mestalla, en Valencia; la Nueva Condomina, en Murcia; la Cartuja, en Sevilla; La Rosaleda, en Málaga, y el estadio Gran Canaria, en Las Palmas.

 

Aleksander Ceferin, presidente de la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (Uefa), aseguró que el Mundial 2030 se disputará en España y Portugal, argumentando que la apuesta de los dos países es “ganadora”. El directivo llegó a declarar en septiembre que “hará todo lo posible para ayudar a estos dos países, que respiran fútbol y que disponen de una buena infraestructura para acoger el evento”, por lo que incrementó las esperanzas de ser sede del segundo evento deportivo más importante a escala global.

 

Sin embargo, al frente tendrá dos candidaturas. Uno de los rivales a batir será la candidatura presentada por Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay: el Mundial de 2030 coincide con el centenario de la primera fase final de la Copa del Mundo jugada en Sudamérica, el Mundial de Uruguay 1930.

 

 

 

 

Por otro lado, Arabia Saudí pretende posicionarse como un centro afroasiático. Es por ello que ha incluido a Grecia y Egipto en su posible candidatura. El torneo también coincide con la fecha del plan estratégico de Arabia Saudí para el futuro, Saudi Vision 2030. Es un marco estratégico para reducir la dependencia del país saudí del petróleo, diversificar su economía y desarrollar sectores como la salud, la educación, la infraestructura y el turismo.

 

El hecho de que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, se sentara junto al presidente de la Fifa, Gianni Infantino, en el partido inaugural del Mundial de Qatar, cuando la selección saudí no jugaba, alimentó las especulaciones sobre el interés en ser sede del evento.