Competiciones

Japón no permitirá espectadores extranjeros en Tokio 2020

La organización de los Juegos Olímpicos sigue adelante a pesar de la incertidumbre derivada de la pandemia del coronavirus, pero el público extranjero puede ser uno de los damnificados. 

Palco23

09 mar 2021 - 19:00

Japón no permitirá espectadores extranjeros en Tokio 2020

 

La pandemia del Covid-19 amenaza Tokio 2020. Tras semanas de incertidumbre sobre la celebración de los Juegos Olímpicos, el comité organizador y el Comité Olímpico Internacional (COI) siguen con los planes de organizar el evento del 23 de julio al 8 de agosto. Aunque será, probablemente, sin público extranjero en las gradas.

 

Japón ha decidido organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio de este verano sin espectadores extranjeros, adelanta la agencia de noticias Kyodo, debido a la evolución de la pandemia del Covid-19.

 

El Gobierno japonés habría llegado a la conclusión de que no es posible dar la bienvenida a los seguidores extranjeros dada la preocupación pública por el coronavirus, así como por la detección de variantes más contagiosas del coronavirus, según han desvelado funcionarios a la agencia.

 

 

Además, la ceremonia inicial del relevo de la antorcha olímpica se llevará a cabo sin espectadores, a puerta cerrada, permitiendo el acceso sólo a los participantes e invitados, para evitar que se formen grandes multitudes en medio de la pandemia.

 

La presidenta de Tokio 2020, Seiko Hashimoto, escogida como sustituta de Yoshiro Mor a mediados de febrero tras su dimisión por unos comentarios sexistas, ha anticipado que la decisión sobre dejar entrar a los espectadores extranjeros se tomará antes del 25 de marzo, antes del inicio del relevo de la antorcha. Se tendrán en cuenta factores como la evolución de la pandemia en Japón y otros países, medidas de prevención y el asesoramiento científico de expertos.

 

Sebastian Coe, responsable de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, actualmente presidente de World Athletics, explica a Reuters que le gustaría que el público forme parte de Tokio 2020, aunque entiende que “si las comunidades locales están preocupadas, los atletas lo aceptarán y es una compensación para la que están preparados”.