01 Dic 2021 | 19:54

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Ironman Lanzarote: nueve meses de músculo para aguantar la crisis y ajuste de pruebas para 2021

El Club la Santa, organizador de la prueba, reducirá un 20& sus participantes en 2021 y espera poder reabrir en enero pese a que su público es prácticamente internacional.

Miquel López-Egea

26 nov 2020 - 05:00

Ironman Lanzarote: nueve meses de músculo para aguantar la crisis y ajuste de pruebas para 2021

 

 

Ironman Lanzarote resiste al Covid-19. El Club La Santa, organizador del Ironman de Lanzarote, cierra un año prácticamente en blanco y tendrá que adaptarse a las exigencias de 2021. Este 2020, el club sólo ha podido organizar la 4 Stage Mountain Bike Race Lanzarote y ha mantenido la International Running Challenge de manera virtual, que ha contado con 300 participantes. El club tiene un músculo económico para aguantar el cierre obligado de nueve meses.

 

Para 2021, la organización del Ironman de Lanzarote espera poder recuperar todas las pruebas, pero se tendrá que adaptar, de manera que limitará los participantes un 20% de media en las pruebas. La organización ha decidido reducir la participación por el coronavirus, por lo que se permitirá la inscripción a entre 1.300 participantes y 1.500 participantes, en comparación con los 1.700 inscritos habituales. La cifra variará en función de los protocolos aprobados. A esta reducción del negocio, se le tendrá que sumar los gastos básicos como geles, mascarillas y separadores.

 

Ironman Lanzarote es una franquicia de Ironman Group, por lo que no tiene relación empresarial con Ironman España, más allá de la marca. Como franquicia, organiza el evento desde 1992, siendo la primera prueba del grupo en España. La carrera es la más antigua de Europa y tiene entre un 45% y un 50% de público español, con un precio de más de 600 euros por inscripción, uno de los más altos de la franquicia.  

 

Club La Santa es una empresa con sede en Lanzarote, propiedad de KrogagerFonden. El fondo es administrado por los descendientes del empresario Ejlif Krogager, que operaba en el sector turístico, y su nieto Rune Knude ha pasado a ser presidente del consejo de administración. Su principal actividad es la gestión de un club deportivo y de vacaciones en la isla y además organiza varios eventos, entre ellos el Ironman de Lanzarote desde 1992.

 

 

 

 

Club La Santa, además, organiza el Ironman 70.3, la carrera de categoría S1 de la Unión Ciclista Internacional 4 Stage Mountain Bike Race Lanzarote, el Volcano Triatlón y la prueba por etapas International Running Challenge.

 

La carrera de ciclismo de montaña, que espera celebrarse el 23 de enero, reducirá la participación a 500 participantes. Por su parte, el Volcano Triatlón y la prueba de running también estarán limitadas a este número de plazas, mientras que el Ironman 70.3 tendrá 1.300 participantes.

 

“La prioridad del club es la salud de todos los participantes, por lo que tendremos que diversificar las vías de negocio y amortizar la reducción de participantes”, comenta Fabio Cabrera, director de carrera y jefe de deportes de Club La Santa a Palco23. “Las carreras han seguido vivas en 2020 por el formato virtual, hemos tenido que desarrollar una estrategia paralela para demostrar que el negocio se ha mantenido”, señala.

 

Exposición al turista internacional del 98% tras nueve meses de cierre

El club no ha podido operar desde el estado de alarma decretado en marzo, por lo que no ha podido abrir sus instalaciones con capacidad para 1.600 personas al día. La ocupación habitual era del 95%.

 

“Hemos perdido toda la facturación desde mediados de marzo, pero desde 1987 hemos generado un músculo que nos ha permitido aguantar en dique seco”, comenta Cabrera. “No habiendo hecho los mejores tres meses de nuestra vida podemos arreglarlo, cerramos en pérdidas porque el último servicio fue en marzo”, subraya.  

 

“Hemos tenido las pérdidas generadas de las pruebas virtuales, pero teníamos que demostrar a nuestro público fiel que estábamos vivos”, destaca y recuerda que “nuestro turista tiene una tasa de repetición de más de diez veces”. De esta manera, advierte que “el 100% de nuestras expectativas pasan por poder abrir en 2021 y por poder celebrar todos los eventos físicos e internacional con sus gastos pertinentes.

 

De cara a 2021, “seguimos manteniendo las reservas, pero dependemos de terceros países para poder abrir con garantías”, ya que tan solo entre el 2% y el 5% del público es español. De hecho, reconoce que “nuestros planes este año pasaban por acercarnps a los españoles porque somos el secreto mejor guardado de España”.

 

 

Ironman Lanzarote: nueve meses de músculo para aguantar la crisis y ajuste de pruebas para 2021

 

 

 

 

 El hotel cuenta con 425 empleados y durante los eventos, el personal puede llegar a 2.000 personas por turno, además de los voluntarios. La mayoría de ellos se encuentran en expediente de regulación temporal de empleo (Erte) hasta enero.

 

Además de seis bares y restaurantes y un centro de conferencias para 300 personas, la instalación cuenta con 391 apartamentos, 96 suites, una flota de 600 bicicletas de alquiler de triatlón, ciclismo de montaña, carretera, fatbikes y eléctricas y ofrece la práctica de ochenta deportes distintos y más de 500 actividades semanales gratuitas con instructor.

 

La instalación también cuenta con tres piscinas olímpicas, un lago para practicar deportes acuáticos, dos pabellones cubiertos, un estadio con pista de atletismo de 400 metros cuadrados, un área de crossfit con tres campos de vóley playa, una piscina de ocio, un gimnasio totalmente equipado, un campo de fútbol sala, diez pistas de tenis, un rocódromo, cinco pistas de pádel, un campo de golf de 18 hoyos, un campo de fútbol o un centro de submarinismo.