Líder en información económica del deporte

Clubes

Josep Maria Bartomeu dimite como presidente del FC Barcelona

Después de diez años al frente de la entidad, el presidente pone punto final a su mandato, tras no querer afrontar la moción de censura que se debía celebrar este fin de semana.

Marc Romero

27 oct 2020 - 21:15

Josep Maria Bartomeu dimite como presidente del FC Barcelona

 

 

Josep Maria Bartomeu ya no es presidente del FC Barcelona. El máximo mandatario de los últimos diez años del club ha presentado hoy su dimisión. El conjunto de la junta directiva del Barça que ha dimitido en bloque.

 

La junta, que tras la salida de varios directivos por el llamado Barçagate se quedó en quince miembros, estaba formada por Jordi Cardoner, Jordi Moix, Pau Vilanova, Oriol Tomàs, Joan Bladé, Javier Bordas, Dídac Lee, Josep Ramón Vidal-Abarca, Xavier Vilajoana, Marta Plana, Jordi Argemí, David Bellver y Jaume Carreter.

 

Bartomeu afrontaba desde hace días una lucha con la Generalitat de Cataluña por la celebración de la moción de censura que debía celebrarse, según los estatutos del club, este fin de semana, después que los promotores de la moción presentaran cerca de 20.000 firmas a favor de la cesión del presidente.

 

En este sentido, el presidente ha tachado al Gobierno catalán de “irresponsable”, al haber rechazado la petición del club de establecer un instrumento jurídico que le diera más tiempo para celebrar la votación, y ha dicho que la decisión de dimitir se debe a la voluntad de no poner en “riesgo la salud de los socios” para realizar el acto de votación.

 

En un tono muy crítico, el presidente azulgrana ha asegurado que “le pedimos a la Generalitat cobertura legal, como la Generalitat se la pidió al Gobierno central, pero ellos se han lavado las manos”.

 

 

 

 

Bartomeu ha asegurado que tanto él como sus compañeros de la junta directiva “queremos pasar página”. Por otro lado, el ya expresidente ha deseado lo mejor a la junta entrante y ha señalado que “espera que la comisión gestora entrante pueda tomar nuestras decisiones” para afrontar los retos de futuro, ya que “si no se aplican habrá consecuencias muy graves” para la sostenibilidad del club. El empresario Carlos Tusquets asume interinamente la gesión del club.

 

El presidente, que asumió el cargo en 2014 tras la salida de Sandro Rosell por su involucración en el caso Neymar, llevaba meses envuelto en un ambiente de inestabilidad deportiva, económica e institucional en el que el club estaba inmerso.

 

Bartomeu, que fue escogido presidente por primera vez en 2015, llegó al cargo con el objetivo de convertir al club en una entidad económica más solvente y mejor gestionada, hasta el punto de querer que el Barça fuera el primer club en facturar más de mil millones de euros en una temporada.

 

A pesar del constante crecimiento en los ingresos, la gestión económica también tiene claroscuros, debido a la escasa rentabilidad del club y la deuda al alza en los últimos ejercicios. El Barça también ha sufrido grandes derrotas en el ámbito deportivo como las de Roma, Liverpool y Bayern de Múnich en competiciones europeas. 

 

El Barça finalizó 2019-2020 con unas pérdidas de 97 millones de euros como consecuencia de la caída de ingresos provocada por el Covid-19. La entidad cerró el ejercicio con unos ingresos de 855 millones de euros, lo que implicó una caída del 13% respecto a la temporada anterior.

La junta directiva recién dimitida presupuestó ayer unos ingresos de 828 millones de euros para la temporada 2020-2021 y unos gastos de explotación de 796 millones de euros, dejando el resultado neto del club en un millón de euros.

 

Los últimos meses del mandato del presidente han estado marcado por el Barçagate, caso por el que supuestamente la junta se gastó dinero en criticar a sus propios jugadores, así como con el enfrentamiento con Leo Messi, quien tras la derrota ante el Bayern anunció que quería dejar el FC Barcelona, acusando a Bartomeu de no cumplir su palabra.