20 May 2022 | 02:16

Líder en información económica del deporte

Clubes

El CN Barcelona ficha al ex director de la BCN World Race tras sanear sus finanzas

El club de natación, uno de los históricos de este deporte en España, ha incorporado a Xosé Carlos Fernández como director general en sustitución de Pere Carbó. Su reto más inmediato es desencallar la construcción del beach club, cuya concesión adjudicó a Evertaas por 16 millones de euros fijos y un 3% de la facturación anual.

P.López / M.Menchén

05 jun 2019 - 05:00

El CN Barcelona ficha al ex director de la BCN World Race tras sanear sus finanzas

 

 

El CN Barcelona refuerza su estructura. El histórico club de natación ha fichado como director general a Xosé Carlos Fernández, quien entre 2015 y 2018 se encargó de replantear el modelo de negocio de la Barcelona World Race como máximo responsable de la Fundación para la Navegación Oceánica de Barcelona (Fnob). El ejecutivo asume el reto de relanzar la actividad de la institución, según ha podido saber Palco23después de que Pere Carbó haya liderado la reestructuración de la entidad durante los últimos cuatro años.

 

Fuentes conocedoras del relevo señalan que ha sido decisión de la junta, pues consideran que se ha acabado un ciclo y ahora es el momento de iniciar uno nuevo, más enfocado a la generación de ingresos. Sobre Carbó, el club valora que bajo su mando “se han alcanzado numerosos hitos”, como la profesionalización de la gestión, el saneamiento de las cuentas, el reequilibrio de la tesorería y el aumento de un 10% del número de socios, hasta 6.400 inscritos.

 

Se trata de un aspecto importante para la institución que durante la crisis económica sufrió una importante fuga de abonados, pasando de 8.872 a 6.200 miembros entre 2007 y 2015, un 30% menos. Entre los mayores de edad, las cuotas mensuales oscilan entre 40 euros y aproximadamente 100 euros mensuales, que bajan a entre 34 euros y 90 euros para quienes sean hijos o nietos de socios.

 

 

 

 

Carbó llegó a un club con una deuda de 9,45 millones de euros con los bancos y otros pasivos financieros por 350.000 euros. En cuanto a la facturación, también habían mermado y bajado a 6,5 millones de euros, provocando un déficit de más de dos millones en 2015, último ejercicio con datos disponibles. El pago de las cuotas es la fuente de ingresos más importantes, representando más del 75% del total, mientras que las secciones deportivas generaron ventas por 424.000 euros.

 

El CN Barcelona asegura que el negocio ha mejorado hasta 6.917.671 euros a cierre de 2018 y que se han desarrollado “varios proyectos que aportarán estabilidad y crecimiento”. Fernández, que en su juventud fue atleta de la entidad y es socio, ahora tiene la misión de “continuar el programa de mejora continua de las instalaciones, el crecimiento de la masa social y la posibilidad de completar el proyecto de extensión de la concesión y la rentabilización de nuevos espacios mediante la mejora de la oferta a los socios”.

 

Dicho de otra manera, el reto del ejecutivo es conseguir que se desencallen todos los permisos necesarios para construir un beach club que se anunció en 2015 y que a día de hoy no se ha podido poner en marcha. La centenaria entidad era consciente de su ubicación privilegiada frente a la playa de la Barceloneta, y abrió un concurso que acabó adjudicando a Evertaas, que acudía al concurso de la mano de Nikki Beach Group, el gigante de los clubes de playa de lujo.

 

 

 

 

Si no se han producido modificaciones por los retrasos en el proyecto, el acuerdo de 2015 contemplaba el pago al CN Barcelona de tres millones a fondo perdido nada más comenzar la concesión, cifra a la que se añadiría otro millón en concepto de adelanto de rentas y una inversión de 12 millones de euros en la mejora de las instalaciones que posteriormente explotaría la compañía. A partir de ahí, pagaría una renta anual de 650.000 euros y, pasados los tres primeros años, hasta el 3% de la facturación.

 

En total, el club ocupa una superficie de 24.000 metros cuadrados a través de dos concesiones, que la Autoridad Portuaria de Barcelona aceptó unificar en 2016 para facilitar el proyecto del complejo de ocio. Ambas finalizan en 2027, pero la intención del club es conseguir una ampliación de la concesión hasta 2042, de manera que sus nuevos socios dispongan de más tiempo para amortizar la inversión y, obviamente, no se cuestione la permanencia del centenario club en su actual sede. 

 

Xosé Carlos Fernández llega al CN Barcelona tras haber sido consejero delegado de la Fundación para la Navegación Oceánica de Barcelona (Fnob), donde trabajó desde mayo de 2015 hasta julio de 2018. Anteriormente fundó Pideycome, una plataforma tecnológica para servicios de restauración y dirigió la estrategia y el desarrollo internacional de Gaes. Doctorado en filosofía por la UB, también estudió management internacional hizo un máster de finanzas por la Eada y cursó el Programa de Alta Dirección de Empresas (Pade) en Iese.