01 Dic 2021 | 01:24

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Club de Golf Lugo retrasa su ampliación por la quiebra de su socio

Palco 23

25 nov 2014 - 04:50

El Club de Golf Lugo ha convocado de manera extraordinaria a sus accionistas para el próximo 22 de diciembre, ante la necesidad de tomar una decisión inminente sobre la ampliación de las instalaciones. La sociedad, controlada por los propios socios, se alió en 2008 con Trepia para ampliar el campo de 9 a 18 hoyos, a cambio de poder desarrollar pisos de lujo en la zona anexa. Sin embargo, el estallido de la crisis inmobiliario frenó en seco el proyecto y ahora parece haberse descartado.

 

En la junta se analizarán las distintas opciones tras la suspensión de pagos de su socio constructor, que ya había adelantado 500.000 euros al Club de Golf Lugo por la compra de los terrenos en los que debía ampliarse la instalación y sacar provecho económico con un proyecto inmobiliario adjunto. Una de las cuestiones a decidir es si, aprovechando la liquidación de Trepia, la gestora del club recompra los terrenos para seguir adelante con la ampliación, ya que la parcela incluso se encuentra recalificada y sólo les haría falta encontrar un promotor que desarrolle el proyecto.

 

Los socios mayoritarios de Trepia son actualmente Ingapán (grupo alimentario controlado por la familia lucense Chousa) y el empresario local José Antonio Orozco, presidente de Azkar, exaccionista del grupo logístico hasta que la empresa se vendió a Dachser, y uno de los implicados en el Caso Campeón por presunto tráfico de influencias.

 

Manuel Vázquez Corredoira, de Construcciones Pedrouzo, también fue accionista del proyecto, pero lo abandonó en 2009. Trepia tiene ahora un pasivo de 50.000 euros y se espera realizar un cierre ordenado de la sociedad. La administración concursal está siendo liderada por Consultoría Económico Legal Gallega, según La Voz de Galicia.

 

El Club de Golf Lugo, con una plantilla de seis personas, recortó sus ingresos corrientes un 22,14% en 2013, hasta 193.605,5 euros, según consta en el Registro Mercantil. Pese a ello, los fuertes ajustes en personal (bajan en casi 80.000 euros, hasta 111.725 euros) han permitido reducir las pérdidas. Éstas pasan de 82.147 euros a 54.431 euros. En 2011, las pérdidas fueron de 31.000 euros. Las tensiones de tesorería se habrían estado compensado con ampliaciones del crédito bancario disponible, a través de mayores garantías hipotecarias.

 

Esta entidad deportiva nació en 1992, con la construcción de un campo de golf de 9 hoyos, par 72, escuela de golf, cancha cubierta y campo de prácticas de 20.000 metros cuadrado. El nuevo presidente, Ignacio Somoza, ha tratado de romper con la gestión de la anterior junta y dar un vuelco a la entidad, ante la pérdida de socios y las dificultades para captar patrocinios. "A día de hoy el personal está cobrando al día; se está pagando a todos los proveedores y cumpliendo con los organismos y entidades oficiales", aseguró hace un año.