21 May 2022 | 17:53

Líder en información económica del deporte

Fitness

Un socio de Body Factory crea una nueva cadena de gimnasios en Cantabria

El grupo familiar Siec, que opera en el sector de la construcción y la hostelería, ha creado la cadena Move and Go a partir de dos centros deportivos que hasta mayo operaban como franquiciados de la histórica cadena española.

P. López

25 oct 2018 - 04:58

Move and Go es la marca de gimnasios creada por dos antiguas franquiciadas de Body Factory

 

 

Cada vez más gimnasios franquiciados optan por echar a volar sin el apoyo de la matriz. Tras quince años operando a través de Body Factory, Move and Go ha decidido crear su propia marca y gestionar de manera independiente los dos centros deportivos que tiene en Cantabria. Según ha podido saber Palco23, la nueva marca nació el pasado mayo coincidiendo con la finalización del contrato con la histórica cadena española.

 

“Cuando empezamos en el sector nos vinculamos a una marca grande y en expansión como Body Factory, lo que nos permitió crecer. Pero ahora, después de quince años trabajando con otra cadena, ya habíamos adquirido el conocimiento suficiente para hacerlo por nuestra cuenta”, explica Sylvia De Miguel, directora general del centro que Move and Go tiene en Santander.

 

Este club opera en régimen de concesión administrativa por un periodo de cincuenta años, de los cuales diez ya han expirado. La otra instalación es propia y se encuentra en Torrelavega, junto al Hotel Torresport, que es propiedad del grupo familiar Siec. Este fue el primer centro que inauguró la empresa en 2003, y está dirigido por Eva De Miguel, hermana de Sylvia, que forman parte de la familia.

 

 

 

 

“En el año 2000 la empresa empezó a diversificarse y encontró un nicho de mercado en los centros deportivos”, explica Sylvia. En la actualidad, la compañía también gestiona una explotación turística en la Cueva El Soplao, en Cantabria, y un negocio de logística sanitaria. En cuanto a la línea de fitness, la directiva admite que no ha sido fácil sortear la crisis económica.

 

“En Santander llevamos diez años sin subir los precios, el IVA no repercutió en el abonado, y pese a ser una ciudad pequeña hay una elevada competencia de centros de grandes dimensiones”, describe la directiva. En la capital cántabra operan GO Fit, que lleva el nombre de la atleta Ruth Beitia, Metropolitan, Marisma Wellness Center, BeUp, y Myst, cadena del grupo Altafit.

 

Ante esta situación, desde Move and Go aseguran que para marcar la diferencia se centran en el servicio. “Tener una plantilla amplia y que la mayoría de técnicos estén licenciados en Ciencias de la Educación Física y el Deporte es importante para nosotros. Somos muy escrupulosos en ese sentido; nos diferenciamos por la formación de nuestro equipo, y es algo que nuestros abonados valoran”, explica. En total la compañía da trabajo a 85 personas, cincuenta de ellas contratadas directamente por la cadena, mientras que el resto son empleos indirectos.

 

 

 

 

Las instalaciones de Move and Go tienen 8.000 metros cuadrados en Santander y 4.000 metros cuadrados más en Torrelavega, pero su cartera de clientes está en torno a 8.000 abonados. “No buscamos masificarlo, sino dar espacio al abonado”, comenta la directiva al incidir en la calidad del servicio como un valor de la empresa. Para abrazar la rentabilidad, la compañía apuesta por ofrecer servicios no incluidos en la cuota, como entrenamientos hipopresivos, pilates, personal training, las escuelas de natación y de pádel, entrenos de TRX o el gabinete de nutrición.

 

Desde la dirección aseguran que el hecho de que un centro sea municipal y el otro propio no genera diferencias en el modelo de gestión de cada club. “Los gestionamos como si los dos fuesen propios, porque el objetivo no cambia, el modelo de negocio es el mismo. La única diferencia es que en Santander los precios se fijaron de acuerdo a lo que se estableció desde el Ayuntamiento”.

 

 

 

 

Seis meses después de que Move and Go empezara a operar de manera independiente, la compañía no tiene pensado abrir más centros. “Estamos trabajando en establecer la marca. Después de más de diez años siendo Body Factory, lanzar y consolidar la firma propia lleva tiempo. Ahora el objetivo es que se nos conozca como Move and Go, pero en un futuro no descartamos crecer”, subraya De Miguel.

 

Body Factory, por su parte, cuenta con 19 centros operativos en España, entre sus centros propios, las concesiones administrativas y las franquicias que tiene en marcha. Desde la cadena fundada Ángel Luis García aseguran que la pérdida de presencia en Cantabria responde a “la finalización del contrato de franquicia”. Es el mismo motivo que le llevó a perder cuatro centros gestionados por terceros en la Comunidad de Madrid y Santander en 2016 y 2017.

 

Ahora, afirman estar centrados en consolidar su última apertura en Tres Cantos (Madrid). Se trata de una instalación municipal de 15.000 metros cuadrados y de un proyecto que salió adelante tras aliarse con la empresa Detefile, dedicada al asesoramiento financiero y legal de proyectos. La empresa afirma no tener ningún proyecto en marcha “aunque estamos siempre abiertos a propuestas que vayan surgiendo en el sector”, afirman.