10 Ago 2022 | 13:03

Líder en información económica del deporte

Fitness

Nautilus logra oxígeno de la banca: obtiene 70 millones de dólares para refinanciar deuda

El objetivo es refinanciar una deuda de 40 millones de dólares, pagar los intereses y reforzar la compañía de cara a cumplir con sus objetivos de negocio, tras haber cerrado los primeros nueve meses del año con pérdidas.

Palco23

05 feb 2020 - 09:19

Nautilus refuerza su financiación. El fabricante estadounidense de equipamiento para el gimnasio ha firmado dos préstamos a cinco años por un total de 70 millones de dólares (63,3 millones de euros). Uno es un crédito revolving por 55 millones de dólares (49,7 millones de euros), mientras que el otro, por 15 millones de dólares (13,5 millones de euros), es con la entidad financiera Wells Fargo.

 

El objetivo de esta operación es refinanciar una deuda de 40 millones de dólares (36,1 millones de euros), pagar los intereses y reforzar la compañía de cara a cumplir con sus objetivos de negocio. El consejero delegado de la compañía, Jim Barr, ha explicado este crédito “nos aporta más flexibilidad financiera para capitalizar la fortaleza de nuestra cartera de marcas y ponernos en buena posición para crecer de manera sostenible; invertiremos en nuestras estrategia, la plataforma digital, el equipamiento de fitness conectado, entre otras oportunidades que brinde el mercado”.

 

El fabricante estadounidense de máquinas de entrenamiento cerró los primeros nueve meses de 2019 con un descenso del 27% en las ventas, hasta 205,11 millones de dólares (185,6 millones de euros). Todas las líneas de negocio empeoraron, y la mala evolución del negocio se tradujo en unas pérdidas de 98,13 millones de dólares (88,7 millones de euros), que contrastan con el beneficio neto de 13,3 millones de dólares (12 millones de euros) que consiguió entre enero y septiembre de 2018.

 

El mal rumbo de la compañía supuso el nombramiento de un nuevo consejero delegado, James Barr, y una directora financiera, Aina Konold. El ejecutivo trabajó en Microsoft, y ahora tiene el reto de redirigir el rumbo de la compañía tras la salida de Bruce Cazenave, que abandonó la empresa tras los malos resultados presentados.