Líder en información económica del deporte

Fitness

Dreamfit revisa al alza sus previsiones y prevé crecer un 49% este año

La cadena madrileña prevé terminar el año con 94.000 abonados, lo que representará un crecimiento del 5,6% frente a cierre de septiembre. Para el próximo ejercicio, desembarcará en Coslada, Córdoba y L’Hospitalet de Llobregat.

Dreamfit revisa al alza sus previsiones y prevé crecer un 49% este año
Desde el fin del confinamiento en 2020, la compañía ha invertido treinta millones de euros en su expansión. 

M. L-E.

28 sep 2022 - 05:00

Dreamfit mejora previsiones. La cadena de gimnasios con sede en Madrid y fundada en 2010 prevé ingresar entre 28,5 millones y 29 millones de euros en 2022, lo que representará un crecimiento del 48,7% frente a 2021. El dato mejora notablemente los 24,5 millones de euros previstos a principios de año.

 

Para 2023, la cadena tiene firmadas tres aperturas, por lo que se situará en 26 centros. Después de inaugurar nuevos locales en Barakaldo, San Sebastián de los Reyes, Vitoria y Parla, Dreamfit ha invertido quince millones de euros para abrir en Coslada (Madrid), Córdoba y L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Desde el fin del confinamiento en 2020, la compañía ha invertido treinta millones de euros en su expansión. 

 

“De momento, tenemos que ser prudentes y ver cómo se desarrolla el próximo ejercicio, pero es un momento de estar tranquilos”, explica Rafael Cecilio, presidente y accionista mayoritario de la cadena. “Hicimos un plan de negocio en plena oleada de ómicron y fuimos muy prudentes, pero, al final, ha mejorado todo”, celebra. La cadena prevé terminar el año con 94.000 abonados, lo que representará un crecimiento del 5,6% frente a cierre de septiembre actual.

 

 

 

 

Pese a los buenos augurios, la cadena está centrada en hacer frente al aumento del gasto en suministros, ya que en algunos gimnasios se ha multiplicado por entre 2,3 y 2,5, según explica Cecilio. “Es una salvajada: de media, el gasto representaba entre 4.000 euros y 6.000 euros al mes, y ahora estamos entre 12.000 euros y hasta 16.000 euros en algunos centros”, lamenta. “Es insostenible para la industria”, advierte.

 

De esta manera, la cadena está instalando plantas fotovoltaicas en al menos la mitad de sus 23 gimnasios. Por otro lado, la cadena ha aumentado su precio hasta 34,90 euros, lo que representa casi un 30% frente a los 26,90 euros de precio de hace un año. “No descarto otra subida, hace unos meses no lo contemplaba, pero ahora lo estamos evaluando”, adelanta.

 

Por otro lado, el directivo recuerda que el final de verano ha sido “bueno” y cree que “hay ganas de retorno”, por lo que espera que octubre también sea positivo. “Estamos muy contentos, hemos recuperado más de un 10% de clientes en dos meses y esperamos terminar octubre un 12% por debajo de los clientes que teníamos en febrero de 2020”, añade.

 

 

 

 

Pese a esto, augura que noviembre y diciembre no serán de crecimiento, “con el público pensando en el turrón”, pero en 2023 “seguirá poco a poco la recuperación”. Por lo tanto, a su parecer, la recuperación se producirá a finales de 2023, por lo que 2024 “será el primer año normal”, anticipa. “Pero no llegaremos al 100% de prepandemia -matiza-; hay más penetración del fitness y más gente, pero también más competencia y gimnasios, por lo que será más difícil”.

 

También asegura que “el fitness está en un proceso de maduración” por lo que “tendrá que acostumbrarse a vivir con una rentabilidad menor, como ya le pasó al retail en su momento”. Además, “el consumo también ha cambiado, se ha rejuvenecido la cartera de clientes, pero vienen más tiempo y más días, por lo que los centros parecen más llenos con menos clientes”, añade.