12 Ago 2022 | 17:06

Líder en información económica del deporte

Fitness

DiR regresa a beneficios en 2019 tras perder 1,8 millones de euros en dos años

La cadena de gimnasios creció por encima del 7% en el último ejercicio, lo que le permitió facturar 50,3 millones de euros y ganar más de 700.000 euros.

Palco23

10 mar 2020 - 11:47

DiR regresa a beneficios en 2019 tras perder 1,8 millones de euros en dos años

 

 

DiR empieza a ver la luz después de unos años de reestructuración de deuda y recurso al crowdfunding para financiar nuevos proyectos. La cadena de gimnasios había acumulado unos números rojos de 1,8 millones de euros entre 2017 y 2018, sobre todo por sus elevados gastos financieros, pero la situación cambió en un 2019 marcado por la contención de costes y el aumento de ingresos para volver a la rentabilidad.

 

La compañía controlada por la familia Canela completó 2019 con un resultado antes de impuestos ligeramente por encima de los 700.000 euros, de manera que este año ya habría resuelto la situación de fondos propios negativos en la que se encontraba hace sólo doce meses. 

 

Se desconoce si el grupo da por completada la reestructuración del negocio que emprendió tras el estallido de la crisis económica o continuarán con la introducción de nuevos modelos de gestión que mantengan su crecimiento. 

 

De momento, en los tres últimos años se ha apoyado en la franquicia y el recurso a inversores particulares para expandir sus formatos boutique y de gimnasio de proximidad. En declaraciones a CMD, el fundador, Ramon Canela, considera que su red de 68 instalaciones entre propias y franquiciadas les da una “notoria cobertura geográfica”.

 

La apertura de nuevos centros explicaría, en parte, el crecimiento del 7,4% de la facturación, hasta 50,3 millones de euros. Es la primera vez que DiR supera esta cifra de negocio, y en parte se explica por el aumento de la cartera de abonados, que creció más de un 10% en 2019 y se situó en 114.483 personas.

 

Una de las principales losas del grupo catalán es su endeudamiento, que en 2017 y 2018 le obligaron a destinar más de 1,2 millones de euros al pago de intereses. A cierre de 2018, la cadena de gimnasios mantenía una deuda financiera superior a 21 millones de euros, de la que un 50% corresponde a los préstamos con la banca que se refinanciaron en 2018, según consta en las últimas cuentas anuales disponibles.

 

El acuerdo inicial se firmó en 2015, cuando los créditos pendientes de pago sumaban 16,53 millones de euros, de los que a cierre de 2018 restaban por pagar 9,82 millones. Ese año se estableció un nuevo calendario de pagos que establece pagos menores hasta 2020, que equivalen al 25% del importe. El 75% restante se pagará en tres cuotas anuales entre 2022 y 2024.