Líder en información económica del deporte

Fitness

Basic-Fit frena su expansión ante la subida de precios, pero mantiene 26 aperturas en España

El banco suizo Credit Suisse ha asegurado que es poco probable que la cadena de gimnasios neerlandesa realice las 300 aperturas que tiene previstas realizar en 2023. En España, la cadena prevé alcanzar 111 centros operativos.

Basic-Fit frena su expansión ante la subida de precios, pero mantiene 26 aperturas en España
La compañía neerlandesa cerrará 2022 con unos ingresos de 802,2 millones de euros.

Miquel López-Egea

23 nov 2022 - 05:00

Basic-Fit se enfrenta a otra crisis. El banco suizo Credit Suisse ha asegurado que es “poco probable” que la cadena neerlandesa de gimnasios inaugure los entre 200 y 300 gimnasios que tiene previstos abrir en 2023 a causa del impacto de la inflación y la posible baja de demanda a causa del encarecimiento del coste de vida, que afectará al consumo de membresías en gimnasios por parte de los consumidores.

 

La cadena ya señaló hace unas semanas que estaba experimentando retrasos en la obtención de licencias para la construcción de nuevos clubes, por lo que cerrará el ejercicio con cincuenta gimnasios menos de lo previsto, rozando los 1.200 centros en el continente. Basic-Fit no podrá cumplir sus objetivos en Alemania, donde tenía previsto abrir veinte clubes antes del cierre de 2022 y sólo opera dos gimnasios actualmente.

 

En España, la cadena tiene cuatro centros en pre-venta: en el número 259 de la calle Vitoria de Burgos; en el número 15 de la Avenida del Obispo Quesada de Segovia; en el número 20 del Bulevar Louis Pasteur de Málaga y en el número 1 de la Avenida de  Palmas Altas de Sevilla.

 

Por otro lado, la compañía tiene un total de 22 centros previstos en los próximos meses en el país, con aperturas en Zaragoza, Alboraya (Valencia), Pamplona, Alicante, Torrejón de Ardoz (Madrid), San Sebastián de los Reyes (Madrid), Alcorcón (Madrid), Valladolid, Salamanca, Gijón, Oviedo, Córdoba, Málaga, Marbella, Sevilla y Narón (A Coruña). De cumplirse las previsiones de la compañía, la cadena operará un total de 111 gimnasios en el país antes de concluir 2023. De hecho, en las últimas semanas ha desembarcado con nuevos centros en Burgos, Málaga y Sevilla, alcanzando 85 gimnasios en el país.

 

 

 

 

Por otro lado, Credit Suisse ha asegurado que el grupo se está beneficiando del comportamiento del consumidor por lo que, con un crecimiento interanual de las membresías, hasta 3,2 millones de miembros, “es probable que los consumidores estén optando por gimnasios más económicos”.

 

De esta manera, la cadena ha mantenido su abono básico a 19,99 euros y su abono premium a 29,99 euros, aunque ha visto como la segunda ha aumentado un 50% en el último año, por lo que ahora representan un 32% del total.

 

“Parece probable que el consumidor de clase media esté reduciendo costes, cambiando un gimnasio de gama media o alta por uno low cost, aunque aún puede optar por las membresías premium, que siguen suponiendo un ahorro frente a los primeros”, señala la entidad bancaria.

 

Por lo tanto, Crédit Suisse sostiene que este tipo de abonos continuará incrementándose en el cuatro trimestre y en 2023, por lo que llegarán a suponer un 35% del total en 2024, cuando el entorno macroeconómico se haya enfriado.

 

 

 

 

Esta reducción implicará que Basic-Fit cierre el ejercicio con unos ingresos de 800 millones de euros y un resultado bruto de explotación (ebitda) de 200 millones de euros a causa del aumento de los gastos. La entidad ha asegurado que la cadena cuenta con contratos vigentes a precio fijo de los suministros y espera que los gastos de alquiler y personal crezcan a un nivel “bajo”. Por otro lado, la entidad cerró el tercer trimestre con 174 millones de euros de caja, por lo que “probablemente no tendrá un riesgo de financiación”, ya que, además de flexibilizar sus planes de apertura, sus clientes son “persistentes” durante los doce meses

 

Según Credit Suisse, la compañía neerlandesa cerrará 2022 con unos ingresos de 802,2 millones de euros, un 1% menos de lo previsto y para 2024 sus ingresos se situarán en 1.260 millones de euros, un 8% menos de lo previsto en septiembre de este año. Además, el ebitda será de 361,9 millones de euros, un 6% menos de lo previsto, mientras que para 2024 será de 661,8 millones, tal como estaba previsto, mientras que la deuda neta a cierre de 2022 será de 638 millones de euros, un 8% menos de lo previsto y en 2024, de 697 millones de euros, un 10% menos.

 

 

 

 

Por otro lado, la entidad estima que cerrará 2022 con 1.193 clubes, 56 menos de lo previsto en septiembre de 2022, mientras que en 2023 operará un total de 1.393 gimnasios, 107 menos de lo previsto y en 2024, 1.628 centros, 117 gimnasios menos de lo previsto. La entidad también ha revisado a la baja sus previsiones en miembros, por lo que cerrará 2022 con 3,3 millones de miembros, 100.000 socios menos de lo previsto. Para 2023, Credit Suisse estima que tendrá 3,7 millones de abonados; es decir, 400.000 socios menos de lo previsto; y para 2024, un total de 4,4 millones de socios, medio millón de lo previsto.   

 

“Mantenemos nuestras previsiones, por lo que la cadena de gimnasios low-cost tendrá una tasa de crecimiento anual compuesto (Cagr) del 20% hasta 2026, considerando sus sólidas perspectivas de crecimiento con los objetivos a largo plazo del grupo aún intactos: el modelo de negocio se mantiene resistente a pesar de la guía revisada”, asegura.