20 Ene 2022 | 02:07

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Los consejeros abandonan Open Camp tras su liquidación

El parque temático del deporte encara la recta final del plan para liquidar sus deudas, que rondaban los 13 millones de euros, mientras que los miembros del consejo finalizan su actividad en la sociedad.

G.G.R.

09 feb 2018 - 13:05

El parque temático Open Camp encara la recta final del proceso para liquidar todos sus activos y pagar sus deudas

 

 

Un paso más para el fin de Open Camp. El parque temático del deporte, que se encuentra ya en fase de liquidación, encara la recta final del proceso para liquidar todos sus activos y pagar sus deudas, que rondaban los 13 millones de euros. Además, sus miembros del consejo han sido oficialmente revocados, según el Registro Mercantil.

 

Se trata de un avance más hacia el adiós del complejo, que ha dejado sin poderes a su fundador, Paco Medina, entre otros. Dentro del máximo órgano de gobierno de la sociedad también estaba Georgina Andreu; Jose Martí; Felix Oliva, en representación de Sociedad Activa de Nuevas Inversiones; Josep Espada, por Pepitos Brothers Camp; Ignacio Fonts, por Inveready Asset Management, y Enrique Verdugo, por Carveca Import. Además, pertenecían al consejo de administración Vcitor Malet y Marco Corradino.

 

Según el auto al que ha accedido Palco23, la empresa debe presentar un plan para satisfacer con los activos que tenga todas sus deudas, que en julio se estimaron en unos 13 millones de euros, la mayoría correspondiente a socios del proyecto (en torno a ocho millones).

 

 

 

 

La compañía, que en verano anunció un parón para encontrar inversión que le permitiera continuar su actividad y promocionarsecontinúa su proceso de búsqueda de más capital. De hecho, fuentes de la compañía indican que esperan que este proceso no afecte a su convenio con el Ayuntamiento de la capital catalana, ya que confían en superar esta fase gracias a un nuevo inversor.

 

El consistorio, a través de su empresa pública Barcelona Serveis Municipals (BSM), ha comentado a este diario que no se ha rescindido el contrato. “Si la empresa desaparece afectará como cualquier cliente por el alquiler que tienen” del Anillo Olímpico de Montjuïc. Según la memoria de BSM, ya se han provisionado fondos para cubrir los impagos de Open Camp en 2016, que se sitúan en 1,2 millones, y de cara a 2018 no proyectan ningún ingreso en relación al parque temático del deporte.

 

Open Camp acordó pagar un total de 36 millones en cinco años a BSM entre canon fijo y variable e inversiones. El nuevo acuerdo hasta 2026, que se rige bajo el mismo importe de canon fijo y variable (unos 20,6 millones de euros), permitía prolongar los primeros pagos, ya que la mayoría de las inversiones se materializaron en 2016.

 

 

 

 

En su primera temporada, el parque temático del deporte contó con 105 empleos activos, 30 de ellos indirectos. De hecho, en julio los sindicatos convocaron varias concentraciones para que Ada Colau declarara de interés general y comunitario el complejo y ayudar así a Open Camp en la faceta financiera.

 

En sus inicios, la empresa cerró una ronda de financiación en la que captó 13,5 millones de euros y en la que participaron la firma de capital riesgo Inveready y Marco Corradino, fundador del portal de viajes Bravofly. En la operación también participaron hasta 15 socios más, entre ellos diferentes family office, según explicaron fuentes de la promotora de este parque de entretenimiento vinculado al deporte.

 

El objetivo de Open Camp y BSM era aprovechar las instalaciones deportivas construidas para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, ya que muchas de ellas estaban cerradas y tenían poca actividad más allá de conciertos puntuales. Las primeras previsiones apuntaron a facturar entre 20 millones y 26 millones de euros anuales.