17 Ene 2022 | 02:55

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

El fabricante de palas de pádel Enebe, a concurso de acreedores

La compañía alicantina ha solicitado amparo judicial para las tres sociedades del grupo, en pleno momento de reestructuración y consolidación del sector.

Palco23

07 sep 2017 - 09:15

El fabricante de palas de pádel Enebe, a concurso de acreedores

 

La reestructuración del sector del pádel en España se cobra una nueva víctima. Mientras Padelmanía negocia la venta de sus activos antes de encarar la liquidación, el fabricante de palas y complementos Enebe ha decidido también acogerse al concurso de acreedores. Esta solicitud acostumbra a realizarse ante la imposibilidad de afrontar los vencimientos de deuda. Se desconoce cuál es la situación actual de la empresa, y si espera recuperar la viabilidad.

 

El concurso fue admitido a trámite a finales de julio por el Juzgado Mercantil número 1 de Alicante, que ha admitido mantener las facultades de gestión a los actuales administradores. Eso sí, siempre bajo la tutela del administrador concursal, que, según Valencia Plaza, es Vicente Puchol. Según el medio, el concurso afecta a las sociedades Enebe, Sport Enebe y Holding Enebe Nayblan.

 

En los últimos meses se había producido el relevo generación en la dirección de la compañía, que fue fundada en los años sesenta por las familias Navarro y Blanco, primero como fabricante para la modalidad de tenis mesa y, con los años, reconvertida al pádel. Eso sí, su especialidad desde los inicios fueron los silbatos, que continúan figurando en su catálogo de producto.

 

Los problemas económicos de la empresa han tenido efectos en el plano deportivo, ya que el jugador Pitu Losada ha decidido desvincularse de la marca de la que era embajador. Durante más de seis años, había sido uno de los asesores técnicos de la compañía en el desarrollo de sus palas, un mercado en el que la abundante oferta había derivado en una presión de los precios a la baja.

 

En 2015, el último año con datos disponibles en el Registro Mercantil, la facturación agregada de las tres empresas en concurso rondó los 6,5 millones de euros. De este importe, el grueso corresponde a Sport Enebe, la filial a través de la que se canaliza el negocio de venta de artículos deportivos, con 5,6 millones. Con sede en Alicante, la empresa también había tratado de acelerar los tiempos de producción trayéndola a España, como han hecho muchos de sus competidores.